- KEEP the FAITH - https://ktfnews.com/es -

“Para un Tiempo Como Éste” – Parte 3

By Pastor Hal Mayer

Al concluir nuestro estudio de la historia de Ester, llegamos ahora a la parte más emocionante en la que las lecciones de la liberación del pueblo de Dios reflejan la liberación del remanente. A través de esta asombrosa historia Dios nos revela los principios de la crisis final y los medios por los cuales liberará a su pueblo. Recordemos que hay una ley superior que rige el universo. Ninguna ley humana puede contradecir las leyes del cielo sin que le siga un desastre. Nadie en el universo sabe esto mejor que Satanás. Dios continuamente hace que los esfuerzos de Satanás contra el pueblo de Dios se vuelvan contra él mismo. Nos quedamos asombrados al ver la luz salir de la oscuridad, la esperanza salir de la desesperación, la fe salir del desánimo y la fuerza salir de la debilidad.

Pero antes de comenzar nuestro estudio, pidamos que la presencia de Dios esté con nosotros. Padre nuestro que estás en los cielos, es en el nombre de Jesús que venimos a ti hoy buscando tu bendición para nuestro estudio de la Biblia. Necesitamos tu Espíritu Santo para discernir tu dirección y tu trabajo en las sombras. Queremos tener fe, y sentimos que la historia de Ester nos ayudará a entender los principios de la fe en tiempos de problemas. Estamos llegando a la crisis final, y queremos aprender las lecciones que nos estabilizarán cuando estemos bajo ataque. Queremos aprender los principios que nos animarán a aguantar cuando todo parezca perdido. Queremos tener una visión del poderoso Dios del cielo que es capaz de liberarnos de las peores dificultades. Así que por favor envíanos tu dulce espíritu para mostrarnos cosas maravillosas de tu libro sagrado. En el nombre de Jesús, amén.

Para comenzar, me gustaría dirigir su atención por un momento a un pasaje muy interesante de la Biblia. Se encuentra en 2ª Corintios 13:8. Por favor, vayan allí si pueden. La escritura dice así: “No podemos contra la verdad, sino por la verdad”. Es una ley del cielo que incluso los esfuerzos de los enemigos de Dios ayudarán a la causa de Cristo. Si eres perseguido porque eres fiel a la verdad, es bueno, porque te hace fuerte en la fe. Si eres tratado con injusticia por tus compañeros creyentes, te beneficiarás, y la causa de Dios se beneficiará. Esa misma injusticia es el medio que Dios usa para establecer y madurar tu influencia.

En los dos últimos mensajes hemos estudiado los principios de la gran controversia en la historia de Ester, y hemos descubierto que Ester representa específicamente al pueblo remanente. La historia es un tipo, o una ilustración de la crisis final en la gran controversia, pero también vemos elementos clave de la controversia general. Por ejemplo, tenemos una mujer que fue destronada por su desobediencia. Tenemos otra mujer que ocupa su lugar, representando diferentes etapas de la iglesia de Dios. Hay un hombre que representa a Dios Padre. Tenemos otro hombre que representa a Cristo y un hombre que representa a Satanás. En la historia vemos el mensaje del santuario, el tiempo de angustia, el anticristo, la ley dominical, el decreto de muerte, y muchos otros detalles. Pero lo más importante es que hemos estudiado el panorama general, los grandes principios de la gran controversia como el carácter de la iglesia de Dios, la lealtad a Dios vs. la lealtad a Satanás, la verdadera adoración vs. la falsa adoración y la mano amiga de Dios detrás de las escenas.

Si temes el futuro, el mensaje de hoy es para ti. Si te preocupa el resultado de las dificultades en tu vida, el mensaje de hoy es para ti. Si tienes relaciones dolorosas y conflictos en tu iglesia o en tu casa, este mensaje es para ti.

El momento de la crisis había llegado. El decreto de muerte había sido emitido contra los judíos. Ester sabía que tenía la gran responsabilidad de exponer al conspirador Amán. Era una misión peligrosa. Por tres días Ester ayunó y oró por la liberación junto con toda su gente. ¿Crees que en el tiempo de angustia el remanente hará mucho ayuno y oración? Esa es una de las razones para los tiempos de angustia. Están diseñados para acercarnos a Cristo y a nuestro Padre en el cielo. El gran momento de dificultad como nunca antes lo ha habido, va a llevar al pueblo remanente a una conexión tan cercana con Dios que estará listo para entrar por las puertas del cielo.

Al tercer día, Ester se puso su vestimenta real. Espiritualmente hablando, el pueblo de Dios debe ponerse sus ropas reales si van a obtener la liberación. Esta vestimenta real es el carácter de la justicia de Cristo. El pueblo remanente de Dios debe hacerlo individualmente, pero como consecuencia toda la iglesia, es decir, los que quedan después del gran zarandeo, también se lo pondrán colectivamente. Es en la hora más oscura cuando el pueblo de Dios brilla con la mayor belleza de carácter.

Las escrituras dicen que Ester estaba de pie en la corte interior de la casa del rey. “Cuando el rey vio a la reina Ester de pie en la corte, ella obtuvo el favor de sus ojos y el rey extendió a Ester el cetro de oro que tenía en su mano. Así que Ester se acercó y tocó la parte superior del cetro.”

Qué símbolo tan poderoso y adecuado de la actitud de Dios hacia su pueblo. Él ama a su iglesia. Siempre está ansioso por saber de ella. Quiere ayudarla y animarla. Lo mismo ocurre con el alma arrepentida. Aquellos que se acerquen a Dios recibirán un cetro extendido de bienvenida. Qué preciosa ilustración es ésta del amor de Dios. Si hay algo que nuestro Padre en el cielo quiere más que nada, es que los pecadores vengan y pidan perdón y misericordia.

Permítanme leer una cita del Volumen 6 del Comentario Bíblico, pág. 1072. “La salvación para el hombre que Cristo ganó con un sacrificio tan grande, es la única que tiene valor, es la que nos salva del pecado: la causa de todas las calamidades y desgracias de nuestro mundo. La misericordia ofrecida al pecador constantemente lo está atrayendo a Jesús. Si responde y acude arrepentido y confesando sus pecados, si con fe se aferra a la esperanza puesta ante él por el Evangelio, Dios no despreciará al corazón quebrantado y contrito. De esta manera no es debilitada la ley de Dios, sino que se quebranta el poder del pecado y el cetro de la misericordia se extiende al pecador penitente (Carta 11, 1890).”

Ester 5:3, “Dijo el rey: ¿Qué tienes, reina Ester, y cuál es tu petición? Hasta la mitad del reino se te dará.”

Era costumbre en la cultura oriental que el rey concediera una petición antes de que ésta se hiciera por cortesía. ¿Pero no te parece que esto también es típico de nuestro Padre en el Cielo? ¿No conoce nuestras necesidades y nuestras peticiones antes de que se las pidamos? ¿No está dispuesto a concederlas (según su conocimiento de lo que es mejor para nosotros) incluso antes de que las pronunciemos? Y sobre todo, ¿no está dispuesto a conceder el perdón al pecador arrepentido incluso antes de que lo pida? Todo lo que está esperando es la petición sincera.

Asuero sabe que Ester quiere algo, y que no ha venido a verle por asuntos ordinarios. Esta es una petición muy inusual. El Rey y la Reina no solían cenar juntos. Sin embargo, esta petición fue entregada en persona, y con un gran riesgo personal. Además, Ester invitó a otro hombre a venir con ellos al banquete – el primer ministro. Este asunto urgente debe referirse a algo de gran importancia para el estado. Ya una vez, Ester había advertido al rey de una amenaza a su vida y su trono. No se atreve a negarse a cumplir con su petición por su propio bien. Pero su curiosidad tuvo varias horas para provocar disturbios e intensificarse. Esto no era sólo un banquete de mero placer o entretenimiento. En el banquete, él le pregunta por segunda vez qué es lo que desea. No está realmente preparado para su respuesta.

Versículos 6-8: “Y dijo el rey a Ester en el banquete, mientras bebían vino: ¿Cuál es tu petición, y te será otorgada? ¿Cuál es tu demanda? Aunque sea la mitad del reino, te será concedida. Entonces respondió Ester y dijo: Mi petición y mi demanda es esta: Si he hallado gracia ante los ojos del rey, y si place al rey otorgar mi petición y conceder mi demanda, que venga el rey con Amán a otro banquete que les prepararé; y mañana haré conforme a lo que el rey ha mandado.”

Ahora la curiosidad de Asuero es realmente intensa. Él sabe que esto no es una petición impulsiva en la mente de Ester. Esto está bien considerado. Apenas puede esperar a escuchar lo que Ester quiere. ¿Por qué ella está haciendo todo este esfuerzo para llamar su atención? ¿No le ha dicho ya que puede tener hasta la mitad del reino? Lo que es más, Ester ha quebrantado la ley para venir a verlo. Esto sólo podía significar una emergencia apremiante. ¿Pero por qué estaba retrasando su petición?

¿Qué crees que motivó a Ester a ofrecer un segundo banquete al rey y a Amán? Sin duda Ester quería aumentar la curiosidad del rey, y quizás él estaría mejor preparado para el gran shock que ella le iba a causar. Tal vez quería más tiempo para orar y recuperar la compostura antes de hacer su petición.
Pero esto no era un asunto ordinario. Sin duda el Espíritu Santo la impulsó a esperar hasta el día siguiente para exponer a Amán, ya que solo Dios podía saber lo que pasaría esa misma noche. La Providencia tenía un plan más grande.

¿Y no crees que, en medio de todos nuestros planes y propósitos, Dios se encuentra en las sombras ordenando los eventos de tal manera que se cumpla su voluntad y propósitos? El remanente no tiene nada que temer si están orando como Ester. Pueden ser atacados por todos lados, pero están seguros en la mano de Dios, porque Él está vigilando por los suyos.

Mardoqueo estaba de vuelta en la puerta, pero ya no llevaba saco y cenizas. Confiaba en la liberación de Dios y desafió audazmente la ley. Pudo haber estado convenientemente ausente, pero no lo estaba. De la misma manera, Jesús no se ausenta de los problemas de su pueblo. Él está allí con ellos. Las escrituras específicamente dicen que “Entonces salió Amán ese día alegre y de buen corazón; pero cuando Amán vio a Mardoqueo en la puerta del rey, que no se puso de pie ni se movió por él, se llenó de indignación contra Mardoqueo.”

Amán fue a su casa y habló con su esposa y sus amigos y les contó con orgullo su historia. Versículos 11 y 12: “y les refirió Amán la gloria de sus riquezas, y la multitud de sus hijos, y todas las cosas con que el rey le había engrandecido, y con que le había honrado sobre los príncipes y siervos del rey. Y añadió Amán: También la reina Ester a ninguno hizo venir con el rey al banquete que ella dispuso, sino a mí; y también para mañana estoy convidado por ella con el rey.” Amán estaba seguro de que tenía el favor de la reina y que este gran privilegio lo beneficiaría. La reina le había mostrado un favor especial y comenzó a sentir que su segunda conspiración tendría éxito, especialmente si la reina no sospechaba nada.

Pero la ira de Amán aún ardía en él. En el versículo 13 dijo “Pero todo esto de nada me sirve cada vez que veo al judío Mardoqueo sentado a la puerta del rey.”

Su esposa y amigos le sugirieron que construyera una horca para colgar a Mardoqueo al día siguiente, y esto sería antes de la fecha efectiva del decreto de muerte. Debieron pensar que Amán podría obtener fácilmente el permiso para colgar a un hombre. Sugirieron que fuera lo suficientemente alta para ser vista por toda la ciudad. Ahora, este era un castigo inusual ya que los persas no solían ejecutar a la gente por medio de la horca. Esta horca sería hecha de madera; por lo tanto Mardoqueo sería colgado en un árbol, otro tipo de Cristo.

Amán hizo construir la horca y determinó ir a ver al rey temprano en la mañana y pedir la vida de Mardoqueo. Sabía que tenía que actuar rápido porque se sabría que la horca era para Mardoqueo.

Creo que el capítulo más interesante de toda la historia es el capítulo seis. Estoy leyendo ahora el versículo 1. “Aquella misma noche se le fue el sueño al rey, y dijo que le trajese el libro de las memorias y crónicas, y que las leyeran en su presencia. Entonces hallaron escrito que Mardoqueo había denunciado el complot de Bigtán y de Teres, dos eunucos del rey, de la guardia de la puerta, que habían procurado poner mano en el rey Asuero. Y dijo el rey: ¿Qué honra o qué distinción se hizo a Mardoqueo por esto? Y respondieron los servidores del rey, sus oficiales: Nada se ha hecho con él.”

El rey debe haber estado preocupado por la razón de Ester para acercarse a él de una manera tan inusual. Puede haber tenido un sentido de presentimiento para su propia vida. Después de todo, Ester le había advertido una vez antes, y probablemente sin esperar una citación real. Ahora se da cuenta de que ha pasado por alto un detalle. Ha olvidado hacer algo especial para Mardoqueo.

En ese momento, aunque no hay suficiente luz para ver con claridad, se hace evidente que hay alguien en la corte. Los sirvientes le dicen que es Amán y lo acompañan.

Amán no tiene oportunidad de hablar de su propósito antes de que el rey le haga la pregunta candente en su mente. “¿Qué se hará con el hombre al que el rey se complace en honrar? Amán pensó en su corazón, ¿a quién le gustaría honrar el rey más que a mí?”

Después de todo, las cosas le habían ido tan bien. Había sido ascendido. Ahora era el primer ministro. Era el único otro invitado al banquete de la reina. ¿A quién podría honrar el rey más que a él? Así eran los orgullosos pensamientos de Amán. Pero Amán tenía un propósito más grande en mente, y vio lo que pensó que era su oportunidad.

Amán responde: “Traigan el vestido real que el rey usa para vestirse, y el caballo en el que el rey monta, y la corona real que está puesta sobre su cabeza: Y que esta ropa y caballo sean entregados a uno de los más nobles príncipes del rey, para que se vista al hombre que el rey desea honrar, y lo lleve a caballo por la calle de la ciudad, y proclame ante él: “Así se hará con el hombre que el rey desea honrar”.

Necesitas saber que esto estaba prohibido bajo pena de muerte. En Persia, a nadie se le permitía usar la ropa real que un rey había usado. Esto se castigaba con la muerte en circunstancias normales. Sin embargo, el rey podía hacer excepciones en casos en los que el rey deseaba mostrar su especial favor.
“Entonces el rey dijo a Amán: Date prisa, toma el vestido y el caballo, como tú has dicho, y hazlo así con el judío Mardoqueo, que se sienta a la puerta real; no omitas nada de todo lo que has dicho.”

Casi se puede ver la cara de Amán volverse roja y luego blanca. Su boca se abre brevemente en shock y sorpresa. Amán es el noble príncipe que otorga este gran honor a su peor enemigo. Ahora no hay forma de que pueda pedir la vida de Mardoqueo al rey. El rey inmediatamente sospecharía de una conspiración, tal vez contra el mismo rey. Pero no se atreve a desobedecer la orden del rey.

También puedes imaginar la conmoción que Mardoqueo recibe tan temprano en la mañana cuando los sirvientes de Amán se presentan en su casa y lo convocan, lo visten con las ropas del rey, lo ponen en el caballo del rey, colocan la corona del rey en su cabeza y Amán lo hace desfilar por la ciudad justo cuando la gente se está ocupando de sus asuntos. Puedes imaginar la risa que se produce dentro de Mardoqueo. Tal vez puedas escuchar la manera suave en que Amán llevó a cabo su proclamación. “Así se hará con el hombre que el rey desea honrar”. “Así se hará con el hombre que el rey desea honrar”. Esta no fue una ocasión alegre para Amán.

Además, ¿notaron que Asuero se refirió a Mardoqueo como el judío? Aparentemente, las crónicas del rey relataban la nacionalidad y ocupación de Mardoqueo, y el rey se las repetía a Amán. Esto iba en contra de la acusación de Amán contra los judíos. Él había extrapolado que si un hombre judío se rehusaba a inclinarse por su religión, todos se rehusarían a rendirle un homenaje. Tal vez el rey había hecho lo mismo y ahora estaba a favor de todos los judíos por lo que Mardoqueo había hecho, pensando que si Mardoqueo era tan leal, también podía confiar en los otros.

Pero retrocedamos un minuto. Piensen en lo que Amán le sugirió al rey Asuero. ¿Por qué iba Amán a sugerir, pensando en sí mismo, que desfilara por la ciudad en el caballo del rey, con las vestiduras del rey y con la corona real en la cabeza? ¿Crees que es una coincidencia? ¿Es posible que Amán estuviera planeando un golpe de estado? ¿Es posible que Amán quisiera asesinar a Asuero y convertirse en rey en su lugar? Es muy posible que Amán, lleno de conspiración, asesinato y codicia, quisiera esta dignidad porque quería preparar al pueblo para que lo vieran como el próximo rey, el heredero aparente. ¿Puedes recordar en la gran controversia algún momento en que Satanás quiso ser como el Dios Altísimo? Por supuesto que puedes. Leámoslo. Isaías 14:12-14.

“¡Cómo has caído del cielo, Oh lucero de la mañana[a], hijo de la aurora! Has sido derribado por tierra, Tú que debilitabas a las naciones. Pero tú dijiste en tu corazón: Subiré al cielo, Por encima de las estrellas de Dios levantaré mi trono, Y me sentaré en el monte de la asamblea, En el extremo norte. Subiré sobre las alturas de las nubes, Me haré semejante al Altísimo.”

Asuero no tenía ni idea de lo que Amán estaba planeando. Pero la mano oculta de la providencia de Dios estaba trabajando para sacar todo esto a la luz para que el rey tuviera confianza en su iglesia y consecuentemente en el Dios de los judíos. ¿No es eso lo que Dios está tratando de lograr a través de su pueblo remanente hoy en día? Quiere que los hombres y mujeres del mundo aprendan a conocer y entender al verdadero Dios. Y quiere usar a Su iglesia para hacerlo. Pone a la iglesia en pruebas y en posiciones difíciles para llamar la atención sobre ellos para que revelen su carácter al mundo. Pero, ¿creen que Dios puede hacer esto mientras su iglesia está en rebelión? Ciertamente no. Tiene que esperar hasta que tenga un remanente que represente colectivamente su justicia. Y cuando su estructura organizada se niega a hacerlo, tiene que usar un remanente del remanente. Escuchen esto, “Pues aunque tu pueblo, oh Israel, sea como la arena del mar,

Solo un remanente de él volverá. La destrucción decidida rebosa justicia.” Eso es de Isaías 10:22. No me parece que todos los Adventistas del Séptimo Día vayan a hacer esto por él, ¿verdad? Me temo que ni uno de cada 20 se está preparando para la crisis.

Escuchen esta declaración: “Es una solemne declaración la que hago a la iglesia, de que ni uno de cada veinte de aquellos cuyos están registrados en los libros de la iglesia se halla preparado para terminar su historia terrenal, y que estaría tan ciertamente sin Dios y sin esperanza en el mundo como el pecador común.-SC 52 (1893). Aquellos que han tenido oportunidades de oír y recibir la verdad y que se han unido a la Iglesia Adventista del Séptimo Día, llamándose el pueblo de Dios que guarda los mandamientos, y que sin embargo no poseen más vitalidad ni consagración a Dios que las iglesias nominales, recibirán las plagas de Dios tan ciertamente como las iglesias que se oponen a la ley divina.-19MR 176 (1898).” Eventos de los Últimos Días, pág. 176.

Dios conoce los planes de Satanás y ha trabajado continuamente para frustrarlos. Él sabe plenamente lo que nosotros sólo podemos saber vagamente. Vale la pena, hermanos y hermanas, confiar plenamente en Él, a pesar de las circunstancias y dificultades. No tememos por el futuro cuando nuestro futuro está en manos de Dios.

Versículos 12 y 13: “Después de esto Mardoqueo volvió a la puerta real, y Amán se dio prisa para irse a su casa, apesadumbrado y cubierta su cabeza.  Contó luego Amán a Zeres su mujer y a todos sus amigos, todo lo que le había acontecido. Entonces le dijeron sus sabios, y Zeres su mujer: Si de la descendencia de los judíos es ese Mardoqueo delante de quien has comenzado a caer, no lo vencerás, sino que caerás por cierto delante de él.”

Aparentemente, Amán tenía su propio gabinete de “hombres sabios” o magos. Estos eran sus consejeros. Ellos podían ver que las cosas se iban a volver en contra de Amán.

Versículo 14: “Aún estaban ellos hablando con él, cuando los eunucos del rey llegaron apresurados, para llevar a Amán al banquete que Ester había dispuesto.”

En el banquete, el rey está ansioso por preguntarle a la reina cuál es su petición. Ella responde clara y llanamente que está en peligro de muerte.

“Entonces la reina Ester respondió y dijo: Oh rey, si he hallado gracia en tus ojos, y si al rey place, séame dada mi vida por mi petición, y mi pueblo por mi demanda. Porque hemos sido vendidos, yo y mi pueblo, para ser destruidos, para ser muertos y exterminados. Si para siervos y siervas fuéramos vendidos, me callaría; pero nuestra muerte sería para el rey un daño irreparable. Respondió el rey Asuero, y dijo a la reina Ester: ¿Quién es, y dónde está, el que ha ensoberbecido su corazón para hacer esto? Ester dijo: El enemigo y adversario es este malvado Amán. Entonces se turbó Amán delante del rey y de la reina.”

Del mismo modo, en la crisis final, la iglesia de Dios estará en peligro mortal y le rogarán que la libere. Escuchen esta declaración de El Conflicto de los Siglos, pág. 679.

“Los tiempos de apuro y angustia que nos esperan requieren una fe capaz de soportar el cansancio, la demora y el hambre, una fe que no desmaye a pesar de las pruebas más duras. El tiempo de gracia les es concedido a todos a fin de que se preparen para aquel momento. Jacob prevaleció porque fue perseverante y resuelto. Su victoria es prueba evidente del poder de la oración importuna. Todos los que se aferren a las promesas de Dios como lo hizo él, y que sean tan sinceros como él lo fue, tendrán tan buen éxito como él. Los que no están dispuestos a negarse a sí mismos, a luchar desesperadamente ante Dios y a orar mucho y con empeño para obtener su bendición, no lo conseguirán. ¡Cuán pocos cristianos saben lo que es luchar con Dios! ¡Cuán pocos son los que jamás suspiraron por Dios con ardor hasta tener como en tensión todas las facultades del alma! Cuando olas de indecible desesperación envuelven al suplicante, ¡cuán raro es verle atenerse con fe inquebrantable a las promesas de Dios!”

Ester oró fervientemente antes de entrar en el palacio del rey. Oró durante toda la experiencia. Sin la oración, no habría tenido éxito. De la misma manera, el pueblo remanente de Dios debe orar fervientemente para que Dios los prepare para la crisis, y cuando llegue, rogarle por su liberación.

Ahora el rey estaba enojado. ¿Quién se atrevería a tocar a su reina? ¿Cómo podría confiar en Amán con su propia vida ahora? Imagina también cómo debe sentirse Dios con los enemigos de su iglesia. El Rey Asuero sale al jardín y cuando regresa, Amán le suplica a Ester por su vida. Pero Asuero ordena que Amán sea colgado en la misma horca que hizo para Mardoqueo.

Mardoqueo no fue ejecutado, sino que fue Amán quien se encontró en la horca. Y qué apropiado. Fue en la cruz que Satanás trató de destruir a Cristo, pero la cruz fue en realidad la gran victoria que finalmente destruirá a Satanás. En el momento en que Jesús murió, Satanás supo que estaba acabado y que un día sería expuesto por la iglesia remanente de Cristo y finalmente moriría a manos de Cristo. Cristo asumiría entonces el pleno e indiscutible gobierno de este mundo. Vean esto.

“El mismo día, el rey Asuero dio a la reina Ester la casa de Amán enemigo de los judíos; y Mardoqueo vino delante del rey, porque Ester le declaró lo que él era respecto de ella. Y se quitó el rey el anillo que recogió de Amán, y lo dio a Mardoqueo. Y Ester puso a Mardoqueo sobre la casa de Amán.”

Es muy interesante que Mardoqueo se convierta en todo lo que Amán fue y más. El rey lo hace el gran visir en su lugar, o primer ministro. Ahora hablará en nombre del rey. La propiedad de Amán se le da a Ester, y ella coloca a Mardoqueo sobre ella. En la gran controversia, ¿quién tiene las llaves del pozo sin fondo? ¿Quién se pone sobre el dominio de Satanás cuando el conflicto termina? Es Cristo el Poderoso. Al final, Mardoqueo es un tipo de Cristo que es honrado y glorificado. El capítulo 9:4 nos dice que “Mardoqueo era grande en la casa del rey, y su fama se extendió por todas las provincias: porque este hombre Mardoqueo se hizo cada vez más grande”. ¿No va a ser Cristo, a lo largo de la eternidad, cada vez más grande? A medida que aprendamos más y más, lo alabaremos más y más.

A Mardoqueo se le da la autoridad de conceder a los judíos la libertad de luchar por sus vidas usando el anillo del rey como primer ministro. También les dio permiso para matar a sus enemigos y confiscar sus posesiones. En Susa solamente, hubo 500 hombres asesinados incluyendo los 10 hijos de Amán.

Ahora llegamos al último versículo del capítulo 10. Versículo 3, “Porque Mardoqueo el judío fue el segundo después del rey Asuero, y grande entre los judíos, y estimado por la multitud de sus hermanos, porque procuró el bienestar de su pueblo y habló paz para todo su linaje.”

¿No es eso lo que Cristo va a hacer por su semilla espiritual, su iglesia? Él va a hablarles de paz después de que su gran crisis haya terminado. Él va a ser grande entre ellos, su héroe. Y más que nada, buscará su bienestar eterno como Mardoqueo lo hizo cuando fue elevado a ser el segundo en el mando después del rey.

He aprendido algo en mi vida. Después de cada crucifixión, hay una resurrección. Dios permitió que Mardoqueo fuera humillado en el polvo. Él fue la causa del decreto de muerte. Pero como Cristo, cuando el tiempo de los problemas terminó, se levantó para ser más fuerte y poderoso de lo que podría haber sido si no hubiera pasado por la crisis. Estas cosas son buenas para el pueblo de Dios. Una crisis siempre las madura. Necesitan la crisis final para eliminar su terrenalidad y todos los afectos de este mundo.

Hablando del tiempo de angustia, Elena de White dice: “Sin embargo, la historia de Jacob es una garantía de que Dios no desechará a los que han sido engañados y tentados y traicionados en el pecado, sino que han regresado a Él con un verdadero arrepentimiento. Mientras Satanás busca destruir a esta clase, Dios enviará a sus ángeles para consolarlos y protegerlos en el tiempo de peligro. Los asaltos de Satanás son feroces y decididos, sus engaños son terribles; pero el ojo del Señor está sobre su pueblo, y su oído escucha sus gritos. Su aflicción es grande, las llamas del horno parecen estar a punto de consumirlos; pero el Refinador los sacará como el oro probado en el fuego. El amor de Dios por sus hijos durante el período de su más severa prueba es tan fuerte y tierno como en los días de su prosperidad más soleada; pero es necesario que sean colocados en el fuego del horno; su terrenalidad debe ser removida para que la imagen de Cristo pueda ser perfectamente reflejada. Volumen 4 del Espíritu de Profecía, pág. 438.

Los planes de Satanás fueron contrarrestados por la mano de la Providencia. Al final, esto es lo que le pasará a Satanás en la gran controversia también. Sus planes no tendrán éxito en última instancia. En este momento se le debe permitir llevar a cabo su agenda tanto en el mundo como en la iglesia, pero al final será derrotado. El pueblo remanente de Dios debe pasar por una terrible prueba, pero es por su bien y por la seguridad eterna del universo.

¿Crees que Dios tiene un lugar para ti en todo esto? El propósito de Dios al darnos la historia de Ester es ayudarnos a ver cómo podemos encajar en la gran controversia. Él tiene un lugar para ti, mi amigo. Él te ha traído al reino para un momento como éste. Tienes el maravilloso privilegio de trabajar con Cristo hasta el momento de los problemas como nunca antes. Cristo te llama ahora a ser una Ester. Te llama a ser parte del remanente del remanente, para que puedas representarlo plenamente en tu carácter. Qué experiencia tan poderosa nos espera a ti y a mí. Que Dios nos ayude a estar listos para ello preparándonos ahora, obedeciendo el consejo de Cristo a través de su fuerza y poder, sacando a los Amanes de nuestras vidas, consagrándonos a través de la oración y la súplica por la victoria sobre nuestros pecados. Nunca seremos victoriosos entonces, si no lo somos ahora.

Y lo más importante, la historia de Ester es para animarnos durante los tiempos oscuros de nuestras vidas. Dios tiene un lugar para nosotros en su trabajo. Él tiene el futuro resuelto. Nos ha llamado al reino para un momento como éste.

Oremos. Nuestro amado Padre que estás en el cielo. Es con corazones agradecidos que vemos la asombrosa visión general de Tu plan para que Tu pueblo pase la crisis final en la historia de Ester. Por favor ayúdanos a tener fe. Por favor ayúdanos a tener confianza en que puedes proteger a Tu pueblo. Por favor ayúdanos a tener el coraje de Ester, y a ser fieles a nuestra confianza y nuestro deber. Que aprendamos las lecciones de carácter ahora, para que cuando el remanente pase por un momento de problemas como nunca antes, podamos decir que hemos sido traídos al reino para un momento como este. Gracias querido Padre, por Jesús que vigila a su verdadera iglesia, su pueblo remanente. En el precioso nombre de Jesús oramos, amén.