- KEEP the FAITH - https://ktfnews.com/es -

La Túnica Problemática de José, Parte 5

By Pastor Hal Mayer

Estimados amigos,

Estoy muy agradecido por la forma en que Dios ha obrado en nuestras vidas para lograr la reconciliación. Primero nos reconcilia consigo mismo y con nuestro Padre Celestial y luego con los que nos rodean.

Este mes concluiremos la historia de José. Comenzamos esta serie en agosto de este año, y es apropiado que terminemos este año con su última parte. Es difícil imaginar que esto ya es la quinta parte, pero ha sido una maravillosa bendición personal para mí preparar estos mensajes sobre la vida de José y su aplicación práctica a nuestras experiencias como hijos de Dios. Espero que hayan obtenido tanta bendición al escucharlos como yo al prepararlos. Si quieren refrescar su mente en la historia donde la dejamos la última vez, regresen y escuchen el último sermón de esta serie.

Jesús es el centro de esta historia aunque no se le menciona por su nombre en absoluto. La cruz de Cristo también está representada en la experiencia de José, aunque tampoco es mencionada. Sin embargo, los paralelismos con el plan de salvación y nuestra relación con Jesús son muy claros.

Antes de comenzar, inclinemos nuestras cabezas y pidamos la bendición de Dios mientras estudiamos juntos. Padre nuestro que estás en los cielos, cuán agradecidos estamos por tu amor y tu conducción providencial, incluso a través del dolor y la tragedia para triunfar en Cristo. Ayúdanos a comprenderlo mejor. Ayúdanos a aprender a depender de ti y esperar pacientemente a que resuelvas los consejos de tu voluntad. Que nuestros corazones estén abiertos a tus herramientas ordenadas para moldearnos y darnos forma a tu imagen para que puedas ser Tú a quien la gente vea cuando nos observa. Por tu gracia, restaura la imagen de Jesús en tu pueblo en estos últimos días. Ahora mientras estudiamos ayúdanos a ver más plenamente tu mano en nuestras vidas. En el nombre de Jesús, amén.

Después de venir a vivir a Egipto, Jacob vivió otros 17 años. Jacob no quiere ser enterrado en Egipto y le pide a José que se asegure de que lo lleven de vuelta a la cueva donde enterró a Raquel, la madre de José. José está dispuesto a no enterrarlo en Egipto.

Su separación en el momento de la muerte de Jacob es tan conmovedora. Puedes leerlo en Génesis 49. Jacob está enfermo y está sentado en su cama. José trae a sus dos hijos. Los hermanos de José también vienen a ver a Jacob antes de que muera. Jacob los bendice y luego llama a todos sus hijos a su lado y profetiza sobre ellos. Fíjense en lo que dice de Judá. Está en Génesis 49:10:”No será quitado el cetro de Judá, Ni el legislador de entre sus pies, Hasta que venga Siloh; Y a él se congregarán los pueblos.” Esto dice que Judá estaría en el linaje de Jesús.

Vayamos a Mateo 1:2 y veámoslo, dice así: “Abraham engendró a Isaac, Isaac a Jacob, y Jacob a Judá y a sus hermanos.” La palabra traducida “Judas” es el equivalente griego del nombre hebreo Judá. Es muy interesante que un Judas fuera el traidor de José como Jesús fue traicionado por su discípulo Judas. Sin embargo, el hermano de José fue cambiado por el poder de Dios y fue restaurado. ¿Crees que Judas podría haber sido restaurado si se hubiera apartado de su egoísmo y orgullo como Judá, el hermano de José? Además de ser restaurado por José, Judá también fue restaurado por el Dios del cielo y se le dio el privilegio de estar en la línea directa de ascendencia del Hijo de Dios. ¡Qué restauración tan asombrosa! ¡Qué poderoso testimonio del poder perdonador de Dios! Judá fue restaurado al linaje de Jesús, el gran Libertador del cual José es un tipo.

Cuando Jacob termina de bendecir a sus hijos y profetizar sobre ellos, pone los pies sobre la cama, cierra los ojos y entrega su espíritu. El capítulo 50 verso 1 comienza con estas palabras: “Y José cayó sobre el rostro de su padre, y lloró sobre él, y lo besó.” Su despedida recuerda el reencuentro con su padre después de tantos años de separación, pero ahora José tiene que dejar ir a su padre. ¿Alguna vez has dejado ir a un ser querido en la muerte? La separación es muy difícil. Lo sé porque lo experimenté con mi madre. Sabía que no viviría más que unos pocos días cuando la vi por última vez. Lloré cuando la dejé en casa esa última vez. Creo que la volveré a ver, pero sé un poco del dolor que José sintió por la pérdida de su amado padre. Hay un nudo en la garganta que es difícil de tragar. Las lágrimas fluyen libremente y su corazón siente como si fuera a romperse. Me imagino que José se sintió así. Es difícil dejar ir a un ser querido.

Después de la muerte de Jacob, José obtuvo el permiso del Faraón para enterrar a su padre en Canaán. Qué séquito. Una gran procesión se abrió paso por el camino ya conocido entre Egipto y Hebrón, el mismo camino que José muchos años antes había recorrido en otra procesión como prisionero y esclavo. Su corazón fue aplastado por el dolor. Pero ahora la procesión es un tipo diferente de dolor. Los versículos 8 y 9 del capítulo 50 nos dicen que hubo “una gran compañía” con carros y caballos y toda la casa de José, sus hermanos y toda la casa de Jacob. Sólo sus hijos y sus rebaños y manadas fueron dejados atrás. Los cananeos nunca han visto un cuadro tan imponente, un funeral de estado egipcio en Canaán. Importantes egipcios no están enterrados fuera del Valle de los Reyes en Egipto. Pero el difunto no es egipcio. Es un humilde pastor de ovejas hebreo, que regresa a su patria, pero con honores del estado egipcio.
Imagínense los pensamientos de José cuando la gran piedra fue puesta de nuevo frente a la cueva de Macpelá. Debe haber estado sentado en silencio durante mucho, mucho tiempo, pensando en los acontecimientos de la vida de su padre. Debe haber pensado en cómo Dios le había enseñado a confiar en Él, no vicariamente a través de su padre, sino con su propio caminar personal con Dios. El mismo Dios de su padre y el padre de su padre estarían con él y sus hermanos. Debe haber pensado en sus hermanos y en la historia de su relación y en cómo Dios había obrado todo para su bien. Debe haber pensado en la dulce restauración que los había reunido a todos.

El nudo en su garganta debe haber sido grueso cuando se giró y abandonó el lugar de la tumba para regresar a Egipto. Lentamente y con los hombros inclinados regresa al sur. Lleva las ropas de luto del orgulloso Egipto, pero es humilde y actúa de manera muy diferente a los egipcios. Está en su tierra natal. No es un egipcio. Él es un hijo del Dios de los dioses, el Poderoso de Israel. Mira las colinas de Hebrón, el hogar de su infancia, probablemente por última vez y la única en casi 40 años.

Esa noche mira de nuevo al cielo y ve las estrellas, las mismas estrellas que vio cuando era esclavo y se dirigía hacia el sur, hacia Egipto por primera vez. Ahora está volviendo al sur por última vez, no como esclavo, sino como gobernante, el príncipe de Egipto. Cuando mira a los cielos, se le recuerdan las promesas de Dios y se le consuela grandemente que Dios estará con él tal como estuvo con sus padres. Él renueva su fe y su alianza con Dios.

Ustedes saben amigos míos, no importa quiénes sean o cuán altos estén en su posición o cuán fuertes aparezcan a los ojos de los demás, todos nos enfrentamos a momentos en nuestras vidas en los que necesitamos consuelo y aliento. Todos nos enfrentamos a momentos de pérdida y dolor. Estos son momentos en los que a través de la fe podemos tener a Jesús a nuestro lado. Estos son momentos en los que podemos mirar las estrellas y podemos tener la confianza de que el Dios de Abraham, Isaac, Jacob y José, estará con nosotros tal como estuvo con ellos.

Después de que José enterró a su padre sus hermanos se preocuparon. Creen que ahora que su padre ha muerto, José se vengará de ellos. Tienen miedo de venir a él ellos mismos, así que le envían un mensajero.

“Viendo los hermanos de José que su padre era muerto, dijeron: Quizá nos aborrecerá José, y nos dará el pago de todo el mal que le hicimos. Y enviaron a decir a José: Tu padre mandó antes de su muerte, diciendo: Así diréis a José: Te ruego que perdones ahora la maldad de tus hermanos y su pecado, porque mal te trataron; por tanto, ahora te rogamos que perdones la maldad de los siervos del Dios de tu padre. Y José lloró mientras hablaban” (Génesis 50:15-17) 

José lloró cuando escuchó esto. Sin duda estaba decepcionado de que sus hermanos no confiaran en su perdón anterior y en los magnánimos símbolos de su amor.

Aunque sus hermanos eran buenos hombres, no habían aprendido el poder de la fe en Dios que José tenía. Tampoco entendieron el carácter de José. Pero José fue amable con ellos. Les habló amablemente y les recordó la providencia de Dios. No tiene ningún interés en la venganza.

Las Escrituras dicen en los versículos 19 al 21: “Y les respondió José: No temáis; ¿acaso estoy yo en lugar de Dios? Vosotros pensasteis mal contra mí, mas Dios lo encaminó a bien, para hacer lo que vemos hoy, para mantener en vida a mucho pueblo. Ahora, pues, no tengáis miedo; yo os sustentaré a vosotros y a vuestros hijos. Así los consoló, y les habló al corazón.”

José no necesita justicia. Dios le ha dado justicia, tanto real como poética. Sus sueños se han cumplido. Está prácticamente a cargo de la nación más grande de la tierra. No necesita más justicia. Su corazón es puro. Ha aprendido a perdonar. Deja a sus hermanos con Dios. Puede ver que Dios los ha transformado y que ya no son lo que eran.

Amigos míos, esto es exactamente lo que Jesús hace con nosotros. Cuando Él nos perdona nos cambia de lo que éramos a lo que Él es. Nos transforma. Su trabajo en nuestras vidas se vuelve obvio para todos. Y le entristece cuando sacamos a relucir nuestro pasado y tememos que no nos ha perdonado realmente.

José vivió aproximadamente otros 70 años hasta los 110 años de edad.

Pide que no sea enterrado en Egipto, sino puesto en un ataúd hasta la partida de Israel hacia la Tierra Prometida. Poco se imaginaban que pasarían 400 años hasta que finalmente fuera sepultado y que una terrible esclavitud intervendría. ¿Por qué la esclavitud? Dios no quería que se sintieran demasiado cómodos en Egipto. Quería que anhelaran la tierra prometida a sus padres. Es interesante notar que el ataúd de José estaba allí para recordar a los egipcios lo que José había hecho por ellos. Sin embargo, finalmente se volvieron contra Israel (en la providencia de Dios) y olvidaron a José. Pienso que es irónico que los hijos de los hermanos de José fueran puestos en esclavitud como José. Sus vidas se volvieron difíciles como la suya. Aprendieron lo que era sufrir injustamente. ¿Se acuerdan de la Escritura que dice que Dios visita la “iniquidad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen; y que muestra misericordia a miles de los que me aman y guardan mis mandamientos”? Eso es Éxodo 20:5, 6.

La historia de José es una historia asombrosa de perdón y semejanza con Cristo, con tipos y símbolos, así como aplicaciones personales y prácticas a nuestras propias vidas. Pero también es una historia que revela los principios del Conflicto de los Siglos y que habla especialmente a la Última Generación. Tal vez al estudiar la historia usted mismo, verá más ejemplos de esto que los que cubriremos hoy. Este mes quiero desafiarlos a pensar más allá de la historia inmediata y maravillosa de José y a comprender el significado más profundo.

Hay un poderoso versículo en las Escrituras que habla acerca de los que viven en los últimos días. 1ª Timoteo 3:16: “E indiscutiblemente, grande es el misterio de la piedad: Dios fue manifestado en carne, Justificado en el Espíritu, Visto de los ángeles, Predicado a los gentiles, Creído en el mundo, Recibido arriba en gloria.”

Mis estimados, el misterio de la piedad se cumplió en Cristo cuando se manifestó en la carne. Pero también debe cumplirse en la Última Generación cuando están llenos del carácter y la gloria de Dios a través de Jesús que mora en ellos. Ellos se convierten en el misterio de la piedad al vivir en santidad para Dios. ¿No quieres ser parte de ese gran movimiento al final de los tiempos?

Las historias del Antiguo Testamento son a menudo ilustraciones de todo o parte del plan de salvación o de la Gran Controversia entre Cristo y Satanás. Cada historia ilustra un aspecto diferente de cómo Dios trata con su iglesia a través del tiempo. Las Escrituras nos dicen que las historias del Antiguo Testamento fueron ejemplos para nosotros. En 1ª Corintios 10:11 leemos, “Y estas cosas les acontecieron como ejemplo, y están escritas para amonestarnos a nosotros, a quienes han alcanzado los fines de los siglos.” La historia se repite. Los principios, características y conflictos en las historias del Antiguo Testamento tienen un gran significado porque nos suceden a nosotros también.

José era también un tipo de Cristo manifestado en la carne, particularmente en su papel de reconciliador con sus hermanos. Pero hay muchos paralelismos entre José y Jesús. Veámoslos y también los paralelismos con la Última Generación.

El Conflicto de los Siglos entre Cristo y Satanás, con la participación de todos en la tierra, así como de las huestes angélicas invisibles, es un tema que va a través de las Escrituras. Muchas de las personas en las historias del Antiguo Testamento ilustran a los personajes de la Gran Controversia, aunque no siempre en detalle porque son hombres caídos; pero en las posiciones que mantienen en relación con los demás y los eventos que ocurrieron, son tipos del conflicto más grande que está ocurriendo en el universo. La historia de José no es una excepción.

Jacob es el jefe de la familia. Él es el padre y representa a nuestro amoroso Padre Celestial, cuyo interés y cuidado por Sus hijos y Su iglesia es grande. A medida que la historia se desarrolla, vemos las disputas y los asuntos desagradables que tienen lugar en la iglesia de Dios en aquellos días.

A José se le dan dos sueños proféticos. Entonces se convierte en el profeta de sus hermanos, que eran la iglesia de su tiempo. Odian a su profeta y quieren hacerle daño. ¿No es esto lo que Cristo fue para Israel: su Mesías, su más grande Profeta? Sin embargo, su iglesia lo despreciaba, lo odiaba y le hacía daño. Miqueas 7:6 dice: “Los enemigos del hombre son los hombres de su propia casa.” La iglesia remanente es identificada en las Escrituras como la que tiene el Espíritu de Profecía (Apocalipsis 19:10). Hay muchos que odian a los profetas y mensajeros de Dios hoy en día de la misma manera. Los maltratan y tratan con ellos de manera que a menudo reflejan las mismas características que los hermanos de José revelaron en el trato que le dieron.

Como ven, estimados amigos, no tienen que preocuparse tanto del mundo a veces sino por los de la iglesia de Dios. Los que te traicionarán son los que te conocen, los que conocen tus secretos. Ustedes pueden esperar un mejor trato de aquellos que no son miembros de la casa de la fe que de aquellos con quienes ustedes adoran cada semana.

Los hermanos de José le tenían envidia. Se llenaron de tanto odio contra él que tuvieron que tomar sus rebaños y recorrer un largo camino durante mucho tiempo. Su padre se preocupó por ellos y envió a su hijo a ver cómo estaban. También envió regalos con su hijo para ellos. Persiguieron a José, desperdiciaron los regalos y lo vendieron como esclavo.

La iglesia de Dios también se descarrió. Dios estaba preocupado por ellos, así que envió a su Hijo Jesús en un viaje para encontrar a sus hermanos perdidos. Él envió dones espirituales que ellos despreciaron y desperdiciaron mientras lo perseguían; y como Judá, Judas lo vendió por el precio de un esclavo a sus enemigos. ¿Crees que este tipo de traición ocurrirá al final de los tiempos? Yo lo creo. De hecho, Jesús lo predice en Mateo 24:10: “Y entonces muchos se ofenderán, y se entregarán unos a otros, y se odiarán unos a otros.” Verán amigos míos, el tiempo de los problemas va a ser más difícil para los hermanos creyentes que para el mundo. Así que será mejor que nos acostumbremos. No puedes esperar que tus compañeros miembros de la iglesia te protejan. Algunos de ellos se rebajarán al nivel más bajo de indignidad humana para hacer tu vida miserable. Necesitamos una experiencia como la de José para que podamos responder de manera semejante a la de Cristo.

Los hermanos de José comieron la comida que su padre envió, pero rechazaron y persiguieron al mensajero. Vivían de los beneficios sin tener que rendir cuentas a su padre por su comportamiento. ¿No es eso lo que hizo Israel? Participaron de los beneficios de ser la iglesia de Dios, pero rechazaron a Aquel que les había dado esos mismos beneficios. Jesús describió la rebelión de su iglesia en Mateo 21:33-39: “Oíd otra parábola: Hubo un hombre, padre de familia, el cual plantó una viña, la cercó de vallado, cavó en ella un lagar, edificó una torre, y la arrendó a unos labradores, y se fue lejos. Y cuando se acercó el tiempo de los frutos, envió sus siervos a los labradores, para que recibiesen sus frutos. Mas los labradores, tomando a los siervos, a uno golpearon, a otro mataron, y a otro apedrearon.

Envió de nuevo otros siervos, más que los primeros; e hicieron con ellos de la misma manera. Finalmente les envió su hijo, diciendo: Tendrán respeto a mi hijo.

Mas los labradores, cuando vieron al hijo, dijeron entre sí: Este es el heredero; venid, matémosle, y apoderémonos de su heredad. Y tomándole, le echaron fuera de la viña, y le mataron.”

¿Crees que el mismo problema existe en la iglesia de Dios hoy en día? ¿No proclamamos que trabajamos para el Divino Labrador, pero en realidad estamos haciendo lo nuestro, y cuando nos envía mensajeros de advertencia, los ridiculizamos, los acusamos y asesinamos sus reputaciones? No sé ustedes, pero yo he visto esto muchas veces.

José es crucificado dos veces en la historia, primero por su iglesia, es decir, por sus hermanos (al menos simbólicamente) en su esfuerzo por librarse de su influencia. Aunque en realidad no lo mataron (sí lo habían planeado al principio), lo crucificaron en sus mentes. Lo enviaron a Egipto como esclavo, pensando que se librarían de él para siempre. Nunca pensaron en el principio de que después de cada crucifixión, hay una resurrección. No podían apreciar el valor del acto que tan perversamente habían realizado.

Los hermanos de José despreciaban al profeta José y su mensaje. Esto los llevó a tratarlo con falta de respeto y deshonor. Cuando lo vendieron como esclavo, él murió para ellos a todos los efectos. Pensaron que se habían deshecho de él y que nunca lo volverían a ver ni a oír hablar de sus sueños y profecías. José sufre por sus hermanos, así como Cristo sufrió por nosotros a pesar de que lo maltratamos. Sí, es verdad, nuestros pecados -los pecados de la Última Generación- han hecho a Cristo lo que los judíos le hicieron a Él cuando estuvo aquí en la tierra.

¿Recuerdan cuando Cristo fue tratado de esta manera por su iglesia? Cuando Cristo fue crucificado, ¿no pensaron los líderes judíos que nunca más lo volverían a ver? Pensaron que se habían librado de Él para siempre. Sin embargo, un día lo verán venir en las nubes de gloria. Jesús mismo les dijo: “De aquí en adelante veréis al Hijo del Hombre sentado a la diestra del poder y viniendo sobre las nubes del cielo.” Esto está en Mateo 26:64. Justo antes de que Jesús venga de nuevo debe haber una resurrección especial, la cual encontramos en Apocalipsis 1:7. Aquí dice que “todo ojo lo verá, y también los que lo traspasaron.” Esto incluye a Herodes, a Caifás, a los soldados que clavaron los clavos en sus manos y costado, y la multitud burlona; todos ellos verán la gloria de Cristo viniendo en las nubes del cielo. Cuando vuelvan a ver a Jesús, será demasiado tarde para arrepentirse y reconciliarse. Lo verán en toda su gloria, en toda su majestad y poder. Cuando los hermanos de José lo vieron, él también estaba sentado a la derecha del poder. Después de que los redimidos hayan pasado 1.000 años en el cielo, ellos también estarán sentados a la diestra del poder cuando los malvados los vean de nuevo.

En segundo lugar, José fue crucificado por la señora Potifar, que representa al mundo secular. Ella quería venganza y librarse del hombre que había despreciado su anarquía en el nombre de su Dios. Sin embargo, ese complot también fue frustrado. Nunca imaginó en su más descabelladas ideas que José algún día se elevaría por encima de su propio marido en poder y autoridad. Tampoco podía apreciar el significado de lo que acababa de hacer.

Cristo pasó exactamente por el mismo tipo de crucifixión en la cruz. Él fue crucificado en los corazones y mentes de los judíos (Su iglesia) quienes orquestaron su muerte en las manos crueles de los romanos. Tanto la iglesia como el mundo secular estaban en desacuerdo con Cristo y su misión. Ninguno podía apreciar la importancia de lo que habían hecho para cumplir su misión. Estaban tan cegados por el odio malicioso o la política astuta que no podían atravesar la oscuridad para entender y apreciar la luz. La luz resplandecía en las tinieblas, pero “las tinieblas no la entendieron” (Juan 1: 5).

Hay otra lección que debería ser clara para nosotros. Cuando somos crucificados por otros, cuando somos maltratados, juzgados injustamente, maliciosamente ridiculizados, o cruelmente caracterizados, tenemos a Cristo a nuestro lado tal como lo hizo José. Debemos resplandecer como él resplandeció en las tinieblas, aunque los que nos han hecho esas cosas no puedan comprender la luz. Él nos resucitará después de humillarnos en el polvo, así como lo hizo con José. Era como si Cristo estuviera mostrando a José y a nosotros, algo de la cruz y de su carácter a través de la propia experiencia de José.

Aquí hay otro paralelo. José y Jesús fueron malinterpretados y tergiversados por los mismos que deberían haberlo sabido mejor. Pero José, como Jesús, permaneció fiel y leal bajo la tentación, el abuso y la presión.

Aquí hay otra. El carácter de José no estaba manchado por la maldad del Egipto sin Dios, ni tampoco el carácter de Cristo estaba manchado por la maldad de esta tierra.

Y otro. Mientras estaba en Egipto, José tomó la ignominia y el castigo injustamente por el bien de su maestro Potifar, que simboliza al César o al estado secular. De la misma manera, Jesús también tomó injustamente del estado la ignominia y el castigo por el buen nombre de su Padre. José era inocente, pero fue castigado como un malhechor. También lo era Jesús. Ambos fueron madurados o perfeccionados a través del sufrimiento. Ambos fortalecieron su ministerio futuro a través de la injusticia y el sufrimiento, de José al Primer Ministro y Príncipe de Egipto y de Jesús como Príncipe de los Príncipes, Rey de Reyes y Señor de Señores. Ni José ni Jesús podían ver el futuro, pero confiaban en el amor y la bondad de su Dios para ser vencedores.

Cuando José fue llevado ante el Faraón, lo hizo sin reputación. Tal como Cristo siempre glorificó al Dios del cielo. Ambos tomaron decisiones en contra de sus propios intereses, por principio. Ambos estaban en silencio bajo acusaciones falsas.

Tanto José como Jesús devolvieron bien por mal. José probó a sus hermanos y Jesús probó a sus hermanos espirituales para desarrollar su lealtad y restaurarlos. Tanto José como Jesús se convirtieron en el salvador de sus propios hermanos.

José dio a sus hermanos abrigos principescos como para honrarlos como compañeros de gobierno con él. Jesús va a hacer lo mismo con los redimidos. Aun ahora se nos da Su vestidura principesca de justicia, pero Él planea tenernos sentados con Él en Su trono y también gobernar con Él.

José nunca dijo nada sobre la venganza o los problemas que sus hermanos le habían causado. De la misma manera, Jesús nos trata como si nunca hubiéramos pecado y nos hubiéramos apartado de Dios o le hubiéramos causado algún problema. ¿No es maravilloso? ¡Qué seguridad!

¡Es maravillosamente obvio que José es un tipo de Cristo! Hay paralelismos claros y conmovedores que nos dan la seguridad de que Cristo está haciendo lo mismo por nosotros. La vida de José es una ilustración del plan de redención de muchas, muchas maneras.

Ahora permítanme llamar su atención sobre otro punto importante. El profeta de Dios para el remanente ha sido despreciado y ampliamente ignorado. Mientras que hay quienes abiertamente ridiculizan y condenan al profeta de Dios del tiempo-del-fin, la mayoría simplemente ignoran los mensajes de instrucción de Dios a la Última Generación. Esto es tan serio como lo que le hicieron los hermanos a José. No podemos lastimar físicamente al profeta, pero mostramos la misma falta de respeto al ignorar y rechazar el mensaje. ¿No podríamos crucificar al profeta en nuestras mentes hoy? La iglesia de hoy no es diferente de la iglesia de los días de José. Creemos que podemos deshacernos del profeta ignorando el claro consejo de Dios. Pero Dios todavía nos hace responsables por la luz que Él ha tenido la gracia de darnos.

Cuando la familia de José tuvo hambre, vinieron a José. Cuando tenemos hambre espiritual, debemos ir a Jesús. Él nos alimenta y nutre como lo hizo José con su familia.

Ahora hablemos de la Última Generación por unos minutos más.

La Última Generación tiene el don profético pero es ampliamente ignorado o rechazado. Dios también envía a otros mensajeros a la iglesia con alimento espiritual, advertencias y reprensiones. Pero son rechazados en su mayor parte.

El pueblo de Dios vive de las bendiciones espirituales que Él ha provisto abundantemente a Su iglesia, pero a menudo se alejan de Sus mensajeros y a veces se vuelven contra ellos. Los mensajeros de Dios del tiempo-del-fin deben decir la verdad tanto a la iglesia como al mundo, así como José dijo la verdad a sus hermanos y al jefe de los panaderos.

El mensaje de José como príncipe de Egipto era la verdad presente en ese momento. Era un mensaje para el mundo. Era un mensaje de advertencia y un mensaje de salvación. Pero también fue un mensaje de preparación para la crisis que se avecina. Es exactamente el tipo de mensaje que el pueblo de Dios tiene que dar en los últimos días. Si Dios va a preservar a un pueblo para sí mismo, primero envía un mensaje de advertencia para que puedan tomar las medidas apropiadas para protegerse a sí mismos. Y en los últimos momentos de la historia de la tierra, Dios ahora envía otra advertencia para hacer la reunión final de Su pueblo y prepararlo para la última crisis. Tú eres el mensajero. Tú eres a quien Dios ha escogido para sacar a la luz la preparación que hay que hacer para la crisis y el tiempo de angustia que se avecina en el mundo. Ese mensaje incluye el mensaje del sábado y otras verdades descuidadas como el mensaje del santuario. De la misma manera, José fue el enviado para explicar la preparación que había que hacer para el tiempo de angustia de Egipto.

Noten que el mensaje tenía que ver con el alimento. Los egipcios debían almacenar alimentos para sí mismos para el día de la hambruna. José fue el que tuvo toda la comida durante el tiempo de la crisis. El mensaje en los últimos días es también acerca de almacenar alimento, alimento espiritual en tu alma, para que en el tiempo de hambruna espiritual, no te pierdas. Tu alma debe ser fortalecida con las verdades de la Palabra de Dios. Escuchen esta declaración de El Conflicto de los Siglos, página 652: “Sólo los que hayan fortalecido su espíritu con las verdades de la Biblia podrán resistir en el último gran conflicto. Toda alma ha de pasar por la prueba decisiva: ¿Obedeceré a Dios antes que a los hombres? La hora crítica se acerca. ¿Hemos asentado los pies en la roca de la inmutable Palabra de Dios? ¿Estamos preparados para defender firmemente los mandamientos de Dios y la fe de Jesús?”

La gente vino a José por el alimento que era la verdad presente para ese tiempo. Aquí amigos míos, hay una lección interesante. La última generación, así como José, será la que tenga la verdad presente, el alimento espiritual al final de los tiempos y a la que el mundo vendrá para ser alimentado. Tendrán muchas preguntas cuando vean el caos, la confusión y los disturbios, y el fiel pueblo remanente de Dios será el único que tendrá las respuestas. Los alimentarán espiritualmente, de la misma manera que José alimentó físicamente a las multitudes. Jesús los guiará y los usará para salvar “mucha gente viva”, tal como lo hizo con José. Ellos deben proveer a los hambrientos, tanto al mundo como a la iglesia, con la verdad presente.

La verdad presente de José no fue escuchada por la iglesia hasta que fueron sorprendidos por la crisis. Algunos del pueblo de Dios escucharán el mensaje de antemano, particularmente aquellos que vienen del mundo. Pero aquellos que crecen en la iglesia generalmente no respetan el mensaje como deberían. Puede que no lo reconozcan hasta que sea demasiado tarde; o por la misericordia de Dios, lo reconocen cuando se sorprenden por la crisis.

Es interesante que José trajera comida a sus hermanos, pero ellos se negaron a compartirla con él. En cierto modo, tuvo su propia hambruna en el pozo mientras que sus hermanos comían la comida que él les traía. También lo enviaron a una tierra de hambre espiritual. Pero para ser restaurados, Dios tuvo que llevar a los hermanos de José a través de una hambruna física propia, así como una hambruna espiritual de culpabilidad. Es asombroso como Dios hace que se cierre el círculo completo.

El mundo en los días de José estaba más dispuesto a escuchar y obedecer la advertencia que la iglesia. La iglesia no estaba totalmente preparada para rendirse y humillarse hasta que llegó la crisis. ¿Crees que eso es probable que le suceda a la Última Generación? Por cierto, muchas cosas en la vida de José aún no se han cumplido en la iglesia remanente de Dios, pero son proféticas y sucederán.

Durante la crisis venidera, habrá hambre en la tierra, no de pan y agua, sino de oír la palabra de Dios (Amós 8, 11). La última generación, como José, estará allí con el alimento espiritual de los depósitos espirituales de Dios para proveer para la gente.

Los almacenes eran los lugares donde el pueblo egipcio traía su exceso de producción. Durante la época de hambruna, se convirtieron en dispensarios de alimentos para nutrir y preservar a la gente. La gente venía al almacén a recoger comida para ellos y sus familias. De la misma manera, el pueblo remanente de Dios será como almacenes con alimento espiritual para dar a aquellos que tienen hambre espiritual. Así que amigos míos, mientras estamos en un tiempo de abundancia espiritual, guardemos en nuestros corazones las verdades para este tiempo para que tengamos algo que compartir a la gente en el tiempo de crisis.

José tenía sueños. La Última Generación también soñará sueños y verá visiones. Probablemente recuerdes haber leído eso en Joel 2:28. “Y después de esto derramaré mi Espíritu sobre toda carne, y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas; vuestros ancianos soñarán sueños, y vuestros jóvenes verán visiones.”

José fue enviado de su iglesia en Hebrón al mundo por la persecución de sus hermanos para que el mundo pudiera escuchar la verdad y estar preparado para la crisis. Dios a menudo permite que la Última Generación sea despreciada, rechazada y traicionada por sus propios compañeros creyentes para que puedan dispersarse y alcanzar al mundo con el amor de Dios y Su último mensaje de advertencia. Piensa en ello. La persecución siempre difunde el mensaje. Si usted es perseguido en un lugar, vaya a otro lugar. Encontrarás mucho trabajo que hacer para ganar almas a la verdad. Tal vez en nuestros días sufrimos a menudo a manos de nuestros compañeros creyentes en la providencia de Dios para que no nos volvamos espiritualmente perezosos.

El mundo no se da cuenta de cuánto le deben a la preservación de Dios en nombre de su pueblo. Se vuelven contra ellos así como los egipcios se volvieron contra la iglesia hebrea y los hicieron esclavos. El mismo espíritu gobierna el mundo de hoy, y cuando sea ventajoso, tratarán de esclavizar al pueblo de Dios obligándolo a obedecer las leyes del hombre en lugar de las leyes de Dios.

Hay algunas lecciones personales que podemos aprender de José. Cuando seas cortado, planea en Dios expandiendo tu trabajo para el Señor. Cuando seas cortado, no te quejes; deja que él purifique tu carácter.

No te desanimes. Los mismos que se han alejado de ti y te han rechazado en la crisis bien podrían volver un día por respuestas. Sé amable con ellos. Te van a necesitar algún día. Tal vez Dios le dará una misión para ellos, y una gran restauración puede tener lugar.

Si usted está disgustado por alguien, perdone. Si eres maltratado, puedes esperar en Dios. Obviamente él ve algo en ti que vale la pena purificar y refinar y Él te levantará. Recuerda que con cada crucifixión, hay una resurrección. Pero debemos aprender a tener paciencia y aprender a confiar en Dios. Debemos aprender a alejarnos del mal y aprender a someternos personalmente a la injusticia. Ese es un asunto difícil para mí.

Cuando seas incomprendido, aprende a ser amable y respetuoso. Cuando te traten mal, aprende a ser amable a cambio. La injusticia es una buena lección, ¿no crees?

A veces después de ponerte a prueba, Dios quiere sorprenderte a ti y a otros dándote responsabilidades especiales, y a veces muy rápidamente. Incluso puede sorprender a tus enemigos. Piense en lo que la Sra. Potifar debe haber pensado al ver a José elevado a primer ministro, el príncipe de Egipto. José había ganado a través de su integridad la misma libertad y poder que ella había sugerido que le correspondería si pecaba con ella. Quizás temblaba al pensar en lo que le había hecho a José. ¿Se vengaría ahora? Pero José no era de ese tipo. Había sido reivindicado; pero lo que es más grande y mucho mejor es que él la había perdonado, incluso mientras estaba languideciendo en prisión.

Tal vez una de las lecciones personales más importantes que podemos aprender de la vida de José es que el perdón quita la amargura del corazón. Elimina la envidia, el odio y los celos. Elimina los sentimientos de enojo, resentimiento y represalias. El perdón es algo maravilloso. Cuando usted perdona, sana su propia alma y trae alivio a los corazones agobiados por el pecado.

José fue del pozo a Potifar. Pasó de Potifar a la cárcel. Fue de la prisión al palacio, y de mendigo a príncipe. ¿Crees que Jesús va a hacer lo mismo por ti? Yo creo que sí. Creo que Jesús nos va a llevar a ti y a mí a través de experiencias difíciles para que podamos aprender estas lecciones de fe. La fe es un principio que perdona incluso cuando estás siendo crucificado.

Hermanos y hermanas, no se rindan. No se desanimen.

Cuando tus amigos se vuelvan en tu contra, no te rindas.

Cuando tus circunstancias te presionen, no te rindas.

Cuando tu familia te presione, no te rindas.

Cuando se te acabe el dinero, no te rindas.

Cuando tu ministerio es limitado, no te rindas.

Cuando tu casa sea embargada, no te rindas.

Cuando tu reputación esté manchada, no te rindas.

Cuando cometas errores, no te rindas.

Cuando te metas en problemas, no te rindas.

Cuando te abofeteen, te golpeen, te desnuden, te cuelguen en una cruz o te envíen a prisión, no te rindas.

Cuando sea abusado, acusado o maltratado, no te rindas.

Amigos míos, no se rindan. Miren las estrellas. Miren a Jesús. Él los sostendrá durante el juicio. No ores para que no te vengan pruebas. Ora para que sobrevivas espiritualmente y que Dios honre tus oraciones.

En los tiempos difíciles sólo el carácter nos ayudará a salir adelante. Algunos pueden no haber tenido el tiempo para desarrollar la fe fuerte de la experiencia en la verdad y en el mensaje. Pero si estás en Cristo ahora y vives por Su ley y cedes a Su gracia y poder, estarás preparado.

Miren las estrellas, amigos míos. Son símbolos de la providencia de Dios y de su promesa de llevarlos a través de lo que se necesita para prepararse para el cielo. Consideren las pruebas y la desgracia como oportunidades para crecer. Consideren el abuso y el maltrato como una oportunidad para perdonar más profundamente.

Oremos. Padre nuestros que estás en los cielos, ¡qué bendición es estudiar la vida de José! Ayúdanos a tener un carácter como él, ayúdanos a salir de nuestro dolor y amargura y mirar a las estrellas, ayúdanos a ver más allá de los desafíos del momento y mirar a Jesús que nos sostiene y guarda bajo su cuidado. Que podamos tener compasión de quienes son perseguidos y maltratados por otros y confortemos a los quebrantados. Que iluminemos a los que están en tinieblas, que animemos a los descorazonados. Guárdanos fieles en Ti no importa lo que nos pase, lo rogamos en el nombre de Jesús, amén.