- KEEP the FAITH - https://ktfnews.com/es -

La Túnica Problemática de José, Parte 4

By Pastor Hal Mayer

Estimados amigos,

Es tan bueno ser un hijo de Dios. Así como a José, Dios prospera a sus hijos, no siempre en caminos materiales sino en la gracia de su Espíritu. Estas son las posesiones más preciadas. Sólo puedes entenderlos si eres espiritual. Si eres carnal, perderás las grandes oportunidades de prosperar en la mano del Señor. Antes de comenzar este segmento sobre la vida y el ministerio de José, pidamos la presencia de Dios.

Nuestro amoroso Padre celestial, gracias por estar cuando te necesitamos y por sostenernos a través de todas las variadas circunstancias de nuestras vidas. Gracias por darnos valor en los tiempos oscuros y ayudarnos a confiar en tu fidelidad. Queremos darte las gracias por las pruebas e incluso por las injusticias. Necesitamos estas cosas para hacernos verdaderamente nobles. Rogamos por la nobleza de Dios y por los caracteres principescos. Ayúdanos a superar todos los conflictos que se producen en nuestras vidas humanas y a vivir para ti, sin importar las circunstancias en las que nos encontremos. Ahora, mientras estudiamos la vida de José, ayúdanos a ver a Jesús. Ayúdanos a comprender su amor y su gran deseo de que vivamos en paz con todos los hombres en la medida de lo posible. En el nombre de Jesús, te lo ruego, amén.

José se había mudado de la prisión al palacio. El Faraón le dio una esposa del Sacerdote de On. El sacerdote era el líder religioso más importante de la nación. El faraón sin duda vio esto como un matrimonio político. Pero ciertamente beneficiaría al sacerdote. Sin embargo, sería natural que se llegara a este acuerdo. José era un adivino a los ojos de los egipcios. Por lo tanto, él pertenecía a los sacerdotes que eran muy respetados y venerados. Casarse con la hija del sacerdote era una declaración sobre su credibilidad espiritual, y era una manera de aumentar su autoridad y posición entre los egipcios. Tal vez José no la habría elegido porque era una pagana, pero en este caso no tenemos registro de la desaprobación de Dios. José no intentó deshacer la religión egipcia, pero sin duda influyó mucho en ella a favor del Dios de Israel.

José se movió muy rápidamente para comenzar el proceso de preservar los alimentos para las grandes multitudes de Egipto. Construyó graneros, organizó un sistema de recolección y se encargó del cuidado adecuado de los granos. La nación comenzó a prepararse seriamente para la sequía y la hambruna que se avecinaba.

Uno pensaría que José contactaría inmediatamente a su familia y les haría saber de la buena nueva. Pero no lo hizo. ¿Por qué no? José había aprendido a esperar en Dios por su tiempo. José había aprendido a no exigir gratificación instantánea. Ese era su patrón. Dejó que Dios lo dirigiera. Vale la pena estar en sintonía con el Infinito, la Majestad del universo. Si José hubiera seguido sus propias inclinaciones o impulsos y se hubiera puesto en contacto con su padre, habría estropeado el plan de Dios para la maravillosa reconciliación con sus hermanos. Aquí también hay una gran lección. En nuestro mundo de gratificación instantánea, a veces nos perdemos las providencias de Dios porque no hemos aprendido a ser pacientes y a esperar por Él. No te lo pierdas. Tu vida podría ser mucho más rica si permites que Dios trabaje en Su tiempo. Aprende a ser paciente. Aprende a esperar. Esta es una gran prueba para mí también. Quiero resolver los problemas inmediatamente. Quiero saltar y hacer lo que creo que hay que hacer cuando debo esperar cautelosamente en el Señor para ver lo que Él quiere.

Durante el octavo año, la hambruna comenzó a afectar a Egipto y Canaán. Comencemos a leer en Génesis 42:1-2: ” Viendo Jacob que en Egipto había alimentos, dijo a sus hijos: ¿Por qué os estáis mirando? Y dijo: He aquí, yo he oído que hay víveres en Egipto; descended allá, y comprad de allí para nosotros, para que podamos vivir, y no muramos.”

Jacob notó la vacilación de sus hijos para ir a Egipto a comprar comida. ¿Por qué tanto titubeo? Egipto era el último lugar al que querían ir. El problema era que les traía recuerdos que los habían perseguido durante más de 20 años. Ahí es donde habían enviado a José y de todos modos, no les gustaban los egipcios. Eran una cultura diferente, una religión diferente. También tenían una reputación de negocios que no era la más placentera. Eran intrigantes y astutos. Tampoco sabían que era un hebreo que ahora estaba a cargo del negocio. Pero esos recuerdos de José y el dolor que habían causado a su padre seguían pesando en ellos como una piedra de molino sobre sus conciencias. Ir a Egipto era lo último que querían hacer.

Pero Dios había decidido hacerles el bien aunque ellos habían hecho el mal. ¿No es Dios maravilloso, amigos míos? Eso es lo que Él planea hacer por ti también. Poco sabían los hermanos de José que Dios leía sus corazones. Vio que estaban listos para el arrepentimiento después de 22 años de cargar la culpa. Vio que anhelaban quitar la culpa de sus pechos. Vio que querían reconciliación. Había llegado el momento de que se cumpliera el maravilloso propósito de Dios de convertir a la familia en una nación civilizada, no cualquier nación, sino Su nación, Su iglesia. Sí, Dios iba a transformar incluso a estos hombres malvados y afligidos por la conciencia en Su iglesia. Sí, Dios iba a transformar incluso a estos hombres malvados y afligidos por la conciencia en Su iglesia. Dios los había estado preparando para la experiencia espiritual de su vida que tendrían en Egipto. Él permitió que sus corazones fueran atormentados por la culpa y el remordimiento mientras veían a su padre afligirse. Y a medida que la hambruna aumentaba, las familias se desesperaban. Los hermanos no tenían razones adecuadas, así que diez de ellos se fueron a Egipto, dejando a Benjamín en la casa.

Solo imaginen la escena. José ha establecido un gran edificio cerca de su palacio desde el cual podría supervisar el proceso de distribución. Sin duda tenía ayudantes para tratar con los egipcios. Pero Egipto ahora era vulnerable al ataque de los países vecinos, ya que ellos eran los únicos con comida. Serían la envidia de todas las naciones de alrededor. Por lo tanto José tenía que tener cuidado con la seguridad. Sin duda también le dio a su buen amigo Potifar algunas responsabilidades adicionales. Pero al tratar con extranjeros, José mismo se encargaba del negocio. Necesitaba asegurarse de que no vinieran espías para espiar la tierra en busca de una posible invasión.

Imaginen cómo habrá sido. José está sentado en una hermosa mesa al final de una gran y majestuosa habitación con su túnica de prínicpe egipcio. Sus sirvientes están allí para atender todos sus deseos y necesidades. Su mayordomo está a su lado para supervisar todos los asuntos relevantes una vez que se hayan tomado las decisiones de José para que éste pueda concentrarse en su trabajo. Ahora, realmente es un príncipe. Su túnica (el símbolo de su autoridad) es tan proporcionalmente imponente para sus hermanos como lo fue la túnica que su padre le había dado hace casi un cuarto de siglo, que ellos habían estado tan ansiosos por quitarle. Ahora deben contar con ello de nuevo, aunque por el momento no sabían que era José el de la túnica. Esa túnica va a meter a sus hermanos en más problemas de los que puedan imaginar. Ahora en vez de causarle problemas a José, la túnica les causará serios problemas a ellos.

Cuando sus hermanos entran en la habitación de repente ve sus caras familiares. No los esperaba. Pero él los conoce. Apenas puede contenerse, pero se ha entrenado con gran autocontrol. Las preguntas comienzan a inundar su mente. ¿Son los mismos que la última vez que los vio en esa horrible noche, cuando lo vendieron tan fríamente como esclavo, a pesar de su angustiosa súplica? ¿O eran diferentes ahora? Grandes emociones agitaron su alma mientras los recuerdos inundaban su mente. Tenía que ser cauteloso. Así que decidió disfrazarse y actuar como un egipcio, aunque realmente hubiera preferido darse a conocer. Anhelaba decírselo, pero sabía que no podía, al menos no todavía.

Se dirigen a su mesa. Génesis 42:6 dice que “se postraron ante él con el rostro en tierra”. Se inclinan profundamente y con respeto. José es recordado instantáneamente de sus sueños muchos años antes. Su primer sueño se ha cumplido. Sus emociones sin duda, se alternan de la angustia a la compasión mientras observa esta asombrosa escena profetizada muchos años antes. José había sido acusado por sus hermanos muchas veces de ser un espía, para espiar su comportamiento y decírselo a su padre. ¿Se acuerdan? Así que decidió acusarlos de lo mismo. “Entonces se acordó José de los sueños que había tenido de ellos, y díjoles: Espías sois; por ver lo descubierto del país habéis venido.” (versículo 9).

Los hermanos de José le contestan lo que nos dice el versículo 10 y 11: “Y ellos le respondieron: No, señor mío: mas tus siervos han venido a comprar alimentos. Todos nosotros somos hijos de un varón: somos hombres de verdad: tus siervos nunca fueron espías.” Tratan de hablarle de su familia. Cuando mencionan a su padre, el corazón de José se rompe. Anhela saber sobre su amado padre. ¿Todavía está vivo? ¿Qué le ha pasado desde la última vez que lo vio? Pero debe controlarse y mantener la compostura, por lo que esconde sus emociones detrás de su acusación y de nuevo los acusa de ser espías.

De nuevo intentan explicar sus circunstancias familiares dando más detalles: “Tus siervos son doce hermanos, hijos de un solo hombre en la tierra de Canaán; y he aquí, el menor es hoy con nuestro padre, y el otro no.” La mente de José se apresura a pensar qué hacer. Quiere ayudarles más de lo que se imaginan, pero primero tiene que averiguar algunas cosas. No hay rencores, no hay venganza en José. Sólo tiene que probarlos para ver qué clase de hombres son ahora.

Cuando mencionan a su hermano menor, su corazón siente como si lo cortaran con un cuchillo. Piensen en el autocontrol que José debe haber tenido en esta situación. Cuando mencionan que “uno no lo es”, se da cuenta de que pueden pensar que está muerto o al menos que es un esclavo perdido en alguna parte. Ciertamente no quieren decir nada acerca de que su hermano está en Egipto como esclavo. José está tan sorprendido y atónito que tal vez sólo puede pensar en una cosa y decir: “Sois espías”.

Más de 20 años antes, había protestado contra sus acusaciones y les rogó que no lo vendieran como esclavo, pero no le hicieron caso. Ahora les hace sentir como si no le interesa escuchar sus protestas.

Luego, lleva a cabo un plan para poner a prueba su historia, pero en realidad para poner a prueba a sus caracteres. “En esto seréis probados: Vive Faraón que no saldréis de aquí, sino cuando vuestro hermano menor aquí viniere. Enviad uno de vosotros, y traiga a vuestro hermano; y vosotros quedad presos, y vuestras palabras serán probadas, si hay verdad con vosotros: y si no, vive Faraón, que sois espías. Y juntólos en la cárcel por tres días.” (versículos 15-17) Ahora van a entender cómo se debe haber sentido cuando lo arrojaron injustamente al pozo.

Tal vez José los puso en la misma prisión que él había estado en la casa de Potifar: la prisión del rey. Después de todo, se trataba de prisioneros de Estado, no de delincuentes comunes. ¡Qué ironía! Todos irán a prisión, excepto uno. Después de todo, todos lo habían metido en la cárcel en el pozo en el desierto y luego lo habían enviado a la prisión de la esclavitud. Tres días, comparados con los tres años que tal vez José había estado en prisión, no eran nada.

José había estado en prisión, pero era libre en su corazón y en su mente. Sus hermanos sin embargo, están en prisión pero no son libres. Habían estado en su propia prisión, la prisión de la culpa, durante casi un cuarto de siglo. Ahora se castigan a sí mismos por su culpa. ¡Qué irónico que los metan en la cárcel en el mismo país al que habían vendido a José!

A los tres días se ablanda y los deja salir. “Si sois hombres de verdad, quede preso en la casa de vuestra cárcel uno de vuestros hermanos; y vosotros id, llevad el alimento para el hambre de vuestra casa: Pero habéis de traerme a vuestro hermano menor, y serán verificadas vuestras palabras, y no moriréis. Y ellos lo hicieron así.” (versículos 19-20).

José estuvo pensando mucho en esos tres días mientras están en prisión y se da cuenta de que deben estar bajo mucha culpa. Él ve aquí la necesidad de ayudarles a resolver su pecado y culpa y darles una herencia espiritual. ¿No es eso lo que Jesús hace por nosotros?

Ahora José oye la cosa más asombrosa. Delante de él, en un idioma que puede entender, se reprochan a sí mismos, pensando que no puede entenderlos. Sus hermanos hablan abiertamente sobre el trato que le habían dado muchos años antes. Escuchen sus palabras en los versículos 21-22:” Y decían el uno al otro: Verdaderamente hemos pecado contra nuestro hermano, que vimos la angustia de su alma cuando nos rogaba, y no le oímos: por eso ha venido sobre nosotros esta angustia. Entonces Rubén les respondió, diciendo: ¿No os hablé yo y dije: No pequéis contra el mozo; y no escuchasteis? He aquí también su sangre es requerida.”

Cuando se refieren a él, apenas puede contener sus emociones. Ellos ven la causa y el efecto, aunque todavía no lo entienden. Esto es muy alentador para José, pero muy emotivo. Se da vuelta y entra en otra habitación y llora. Cuando recupera su control, vuelve a hablar con ellos.

Cuando regresa, tienen problemas para decidir quién se va a quedar prisionero. Ninguno de ellos quiere imponerlo a los demás, otra buena señal. Así que José tomó la decisión de quién iba a quedarse en Egipto. Tomó a Simeón y lo ató. ¿Por qué Simeón? Simeón había sido quizás el más duro y el más celoso en atormentarlo. Y Simeón fue vengativo. Había sido uno de los dos hermanos que mataron a todos los hombres de Siquem cuando el hijo de su líder violó a su hermana.

José los deja ir, excepto a Simeón. No tiene intención de dejar que sus familias mueran de hambre. Él los ama. Pero quiere que todos ellos sientan el dolor para poder ver a sus caracteres. Exige que su hermano menor regrese la próxima vez para verificar que no son espías. Pero no puede evitar una tierna amonestación, “y no moriréis”. Piensan que José los está amenazando y así es como se encuentra, pero está mucho más preocupado por el bienestar espiritual de sus hermanos y sus familias. En egipcio instruye a su mayordomo para que llene sus bolsas con maíz y ponga su dinero en ellas.

¿Se imaginan a José esa noche, contándole a su esposa lo que había pasado? Descarga su corazón de lo mucho que los ama y quiere ayudarlos. Le cuenta toda la historia de su infancia. Le cuenta cómo lo habían maltratado. Pero ahora las cosas se han dado vuelta. Puedo imaginarlo haciendo eso, ¿pueden imaginarlo ustedes?

“Y abriendo uno de ellos su saco para dar de comer a su asno en el mesón, vio su dinero que estaba en la boca de su costal. Y dijo a sus hermanos: Mi dinero se me ha devuelto, y aun helo aquí en mi saco. Sobresaltóseles entonces el corazón, y espantados dijeron el uno al otro: ¿Qué es esto que nos ha hecho Dios?” (versículos 27-28). Todavía se están reprochando a sí mismos. Y cuando llegan a casa, todos encuentran su dinero en sus sacos. Ahora están realmente asustados. Saben que los egipcios son maquinadores y maestros de la organización. Sospechan que esto es una trampa.

Le cuentan a su padre todo lo que pasó. Pero cuando le dicen que la condición para regresar a Egipto a por más comida era que Benjamín debía ir con ellos, Jacob apenas puede soportarlo. Tienen que verlo llorar por José otra vez. La angustia de Jacob no tiene límites. Veámoslo en los versículos 35-36: “Y aconteció que vaciando ellos sus sacos, he aquí que en el saco de cada uno estaba el atado de su dinero: y viendo ellos y su padre los atados de su dinero, tuvieron temor. Entonces su padre Jacob les dijo: Habéisme privado de mis hijos; José no parece, ni Simeón tampoco, y a Benjamín le llevaréis: contra mí son todas estas cosas.”

Sorprendentemente, Rubén hace una declaración precipitada en el versículo 37:”Y Rubén habló a su padre, diciendo: Harás morir a mis dos hijos, si no te lo volviere; entrégalo en mi mano, que yo lo volveré a ti.” Jacob no puede aceptar eso. Rubén es más bien apasionado e irracional. Jacob no va a matar a sus dos nietos. ¿Por qué debería haber más derramamiento de sangre? “Y él dijo: No descenderá mi hijo con vosotros; que su hermano es muerto, y él solo ha quedado: y si le aconteciere algún desastre en el camino por donde vais, haréis descender mis canas con dolor a la sepultura.” (versículo 38). Jacob estaba realmente afligido, y los hermanos sabían que ellos eran la causa de ello.

Pero la hambruna no disminuyó; “había dolor en la tierra”. Jacob les pide que regresen a Egipto para comprar más comida. Judá, el que tuvo la idea de vender a José como esclavo, habla. En Génesis 43:3-5 dice, “Y respondió Judá, diciendo: Aquel varón nos protestó con ánimo resuelto, diciendo: No veréis mi rostro sin vuestro hermano con vosotros. Si enviares a nuestro hermano con nosotros, descenderemos y te compraremos alimento: Pero si no le enviares, no descenderemos: porque aquel varón nos dijo: No veréis mi rostro sin vuestro hermano con vosotros.” Además todos podrían ir a la cárcel y quién sabe qué pasaría si se reabriera la acusación de espionaje.

Jacob sigue sufriendo y culpa a los hermanos por ello. Pero Judá ahora ofrece una propuesta que muestra su cambio de opinión. “Y dijo Israel: ¿Por qué me hicisteis tanto mal, declarando al varón que teníais más hermano? Y ellos respondieron: Aquel varón nos preguntó expresamente por nosotros, y por nuestra parentela, diciendo: ¿Vive aún vuestro padre? ¿Tenéis otro hermano? y declarámosle conforme a estas palabras. ¿Podíamos nosotros saber que había de decir: Haced venir a vuestro hermano? Entonces Judá dijo a Israel su padre: Envía al mozo conmigo, y nos levantaremos e iremos, a fin que vivamos y no muramos nosotros, y tú, y nuestros niños. Yo lo fío; a mí me pedirás cuenta de él: si yo no te lo volviere y lo pusiere delante de ti, seré para ti el culpante todos los días: Que si no nos hubiéramos detenido, cierto ahora hubiéramos ya vuelto dos veces.” (versículos 6-10).

Jacob se ablanda y acepta dejar ir a Benjamín porque ve la necesidad y la desesperación de la situación. Pero envía un regalo para apaciguar al primer ministro. Mientras se despide de ellos, se puede escuchar la agonía en su corazón, como dice en el versículo 14, “¡Que el Dios Todopoderoso permita que ese hombre les tenga compasión y deje libre a su otro hermano, y además vuelvan con Benjamín! En cuanto a mí, si he de perder a mis hijos, ¡qué le voy a hacer! ¡Los perderé!”

¿Pueden imaginarse los pensamientos que pasan por la mente de Jacob? ¿Qué hay de las promesas de Dios? Si él perdiera más hijos, ¿cómo se cumplirían las promesas? Si Dios iba a hacer de su familia una gran nación, ¿cómo podría hacerlo si se están muriendo? La fe de Jacob es puesta a prueba. Parece que los hermanos de José fueron responsables de la débil fe de Jacob. El dolor que han causado es tan terrible. Era difícil para Jacob ver más allá de lo que creía que era la realidad y confiar en Dios.

Como sus hermanos entran antes que José, esta vez él está listo para ellos. Pero ve a Benjamín y está profundamente conmovido. Cómo anhela abrazarlo y decirle quién es. Se dirige a su mayordomo y le dice que “traiga al que está en la cárcel” (versículos 16-18). Cazad, preparad, porque van a comer juntos. José se da cuenta de que se acerca el momento de la reconciliación. Van a comer juntos una vez más. Comer juntos, amigos míos, es el gran evento de unión de la vida. Eso es lo que hacen las familias cuando se reúnen para una reunión. Y eso es justo lo que Jesús quiere hacer cuando todo el universo se reconcilie una vez más. Se llama la cena de las bodas del Cordero. ¿Vas a estar allí? Es casi la hora, ya lo sabes.

Pero los hermanos de José tienen miedo. Les preocupa que no se les invite sólo a comer. Creen que puede ser una trampa. Todavía están sufriendo toda esa culpa. Así que naturalmente están desconfiando.

Versículo 19: “Entonces se acercaron al mayordomo de la casa de José” Explicaron lo que pasó con su dinero. Pero la respuesta del mayordomo los desconcertó. Habló respetuosamente sobre su padre y su Dios. “Está bien, no tengan miedo —contestó aquel hombre—. El Dios de ustedes y de su padre habrá puesto ese tesoro en sus bolsas. A mí me consta que recibí el dinero que ustedes pagaron. El mayordomo les trajo a Simeón,” (versículo 23) Observen a quién le da el crédito el mayordomo por devolver su dinero. José lo ha entrenado bien para reconocer al Dios del cielo. Sus hermanos deben haber pensado que el mayordomo tenía compasión de ellos por todos los problemas que su amo les había causado. Obviamente, ni siquiera entonces comenzaron a sospechar que el primer ministro era el mismo José.

Pero su atención se distrajo cuando les trajo a Simeón. Probablemente había pasado un año o más desde la última vez que lo vieron. Simeón ha estado en prisión. Sin duda, José se aseguró de que se le cuidara razonablemente, pero, aun así, era una prisión. Todos querían saber cómo le había ido.

“Y vino José a casa, y ellos le trajeron el presente que tenían en su mano dentro de casa, é inclináronse á él hasta tierra.” (versículo 26). Imagínense el asombro de José ante este regalo de su padre. Estas son las cosas con las que creció, las cosas que ama: nueces, almendras, higos y otras frutas, lo poco que le queda después de que la hambruna ha devastado la tierra por un tiempo. Joseph pregunta por su padre. Pero noten que se inclinaron por tercera vez al responder. ¿Recuerdan que el segundo sueño incluía a su padre y a su madre? Ahora, esta vez con el hijo de su madre Benjamín presente, ellos simbólicamente en nombre de su padre y madre, así como de ellos mismos, se inclinan de nuevo cumpliendo el segundo sueño.

“Y alzando él sus ojos vio á Benjamín su hermano, hijo de su madre, y dijo: ¿Es éste vuestro hermano menor, de quien me hablasteis? Y dijo: Dios tenga misericordia de ti, hijo mío.” (versículo 29).

Pero José casi no puede contenerse. “Entonces José se apresuró, porque se conmovieron sus entrañas a causa de su hermano, y procuró donde llorar: y entróse en su cámara, y lloró allí.” (versículo 30). Entonces lavó su cara y volvió con ellos.

Los egipcios no podían comer con extranjeros, y aunque José hubiera anhelado comer con sus hermanos, siguió jugando al egipcio. Y José se sentó solo, y los otros egipcios se sentaron solos, y los hermanos de José se sentaron solos.

Los hermanos se dieron cuenta de que todos estaban sentados en el orden de sus edades y se sorprendieron. Fue entonces cuando se dieron cuenta de que a Benjamín se le había dado cinco veces la cantidad de comida que a ellos. Recuerden que el propósito de José era ver si sus hermanos habían cambiado. José observaba todo.

Ahora pasamos al capítulo 44. José manda que llenen sus sacos, pongan su dinero en el saco, y pongan su copa de plata en el saco de Benjamín. José iba a tratarlos injustamente, como ellos lo habían hecho con él. Sin embargo, no tiene la intención de hacerles daño, sólo ver si habían cambiado.

Temprano por la mañana, no se habían alejado mucho de la ciudad cuando oyeron los sonidos de los caballos que venían detrás de ellos. El mayordomo desmontó y los acusó de robar la copa especial de adivinación de su amo, utilizada por los sacerdotes para su adoración ritual. Esto era una cosa egipcia que realmente no le importaba a José. Pero podría parecer que estos hombres estaban tratando de acceder a los secretos egipcios robando la copa de la adivinación. “…diles: ¿Por qué habéis vuelto mal por bien? ¿No es ésta en la que bebe mi señor, y por la que suele adivinar? habéis hecho mal en lo que hicisteis.”

Protestaron y estaban tan seguros de que eran inocentes que ofrecieron que el culpable moriría y que todos ellos serían sus sirvientes. Pero el egipcio sentenció que sólo el culpable sería el sirviente. El mayordomo buscó, irónicamente, empezando por el mayor, aunque sabiendo dónde estaba la copa todo el tiempo.

A medida que se movía de uno a otro, encontró el dinero pero eso no le interesaba. A medida que avanzaba, uno tras otro, los hombres se sentían cada vez más satisfechos de que no encontraría la copa, ¡y mucho mejor para sorprenderlo! Los egipcios tenían una reputación de intriga y sabotaje.

Pero finalmente llegó al saco del más joven, Benjamín, ¡y ahí estaba! El versículo 13 dice que los hermanos rasgaron su ropa. No tenían forma de probar que Benjamín era inocente. Ni siquiera Benjamín podía protestar y darse por inocente. En lo que a ellos respecta, no había defensa.

Imagínense lo que estaba pasando en la mente de Judá mientras caminaban de regreso a la ciudad. Sin duda recordaba cuán injustamente había maltratado a José, y ahora su conciencia junto con sus hermanos, era golpeada de nuevo. Sabía que Benjamín no se había llevado la copa. También sabía que estaban siendo falsamente acusados. Pero, ¿por qué? Estaban atrapados. Estaban indefensos y no tenían más remedio que volver a la ciudad. Judá sabía que tenía una gran responsabilidad que pondría a prueba su integridad. Había prometido a su padre que no dejaría a Benjamín en Egipto. Sin duda se preocupaba ansiosamente por lo que le diría al egipcio. ¿Qué sería de él, de su familia y de su hermano Benjamín? El futuro parecía oscuro y malo. La tragedia era todo lo que podían ver. ¿Creen ustedes que para entonces Judá tenía la fe para mirar las estrellas? ¿Creen que los hermanos pudieron ver el triunfo a través de la tragedia? Lo dudo mucho. Todavía no tenían experiencia en la fe. Todavía vivían bajo una enorme nube de culpa que les impedía desarrollar una fe fuerte. Sin embargo, no tuvieron más remedio que someterse a la prueba. Verán amigos míos, esta es una gran lección. Cuando vivimos bajo una nube de culpabilidad, es imposible desarrollar una fe fuerte. Debemos arrepentirnos, hacer las cosas bien y vivir por los principios de Dios si queremos madurar espiritualmente.

Regresan a la casa de José. Todavía es temprano por la mañana. Pero José está vestido y con su capa real de autoridad y juicio. De nuevo se inclinan ante José en cumplimiento de sus sueños. José los acusa de nuevo. Entonces Judá habla. Se dirige humildemente a José y le dice: “He aquí que somos siervos de mi señor” (versículo 16). ¿Creen ustedes que Judá podría haber dicho eso si hubiera tenido el mismo espíritu egoísta, defensivo, orgulloso y vengativo de hace 20 años? Pero no hay autojustificación. “Dios ha descubierto la iniquidad de tus siervos”, dice. No hay intento de eludir la culpa, no hay intento de minimizar su pecado, no hay intento de esconderlo. Judá presentó a todos los hermanos como culpables, no sólo a Benjamín. Esto impresiona a José. Está claro que apoyarían a Benjamín. No lo abandonarían. ¡¡Qué cambio!!! ¡Qué diferente grupo de hombres eran!

Los hermanos podrían haber asumido que Benjamin era culpable. Podrían haberlo dejado en Egipto solo y sin esperanza. Aquí está el niño mimado y complacido que podrían haber resentido como José. Pero honorablemente, no lo hacen. Aunque está bajo una nube de acusaciones, es su hermano. Su problema es su problema. Son una familia. Desde su punto de vista, esto era delicado y necesitaba ser manejado muy sabiamente. Aunque parecía culpable, no podían dejarlo en Egipto. Pero tenían preocupaciones mayores. Aquí está la potencial extinción de toda la familia y de la nación prometida. No son hombres de fe fuerte. Han olvidado las promesas y les falta la fe para darse cuenta de que Dios las cumplirá.

El corazón de José está con sus hermanos. Pero su plan es enviarlos a todos a ver cómo reaccionan al dejar a Benjamín, la única persona que queda en su familia que les recuerda a José y a lo que le habían hecho años antes. Si aún estaban enojados, podrían desquitarse con Benjamín. Así que José los presiona. Sentencia que sólo Benjamín sería su sirviente. “Y él respondió: Nunca yo tal haga: el varón en cuyo poder fue hallada la copa, él será mi siervo; vosotros id en paz a vuestro padre.” (versículo 17).

¿Dejarían a Benjamín en Egipto y se irían a casa? ¿Lo dejarían en manos de la justicia egipcia? Habían vendido a José como esclavo, sabiendo que era inocente. ¿Cómo tratarían ahora a Benjamín? ¿Eran los mismos hombres? ¿O eran diferentes ahora?

Nótese que fue Judá quien se adelantó. Fue él quien sugirió que se podría obtener ganancias con la venta de José. El traidor ahora se adelanta para cumplir su promesa a su padre de seguridad y protección para Benjamín. Su promesa no era frívola ni pasajera. Lo decía en serio. Y José pudo verlo.

Escuchemos sus palabras comenzando en el versículo 18:”Entonces Judá se llegó a él, y dijo: Ay señor mío, ruégote que hable tu siervo una palabra en oídos de mi señor, y no se encienda tu enojo contra tu siervo, pues que tú eres como Faraón.” Judá cuenta la historia de lo que sucedió antes de que vinieran por segunda vez. Luego le cuenta a José el dolor de su padre por la pérdida de José diciendo, “Entonces tu siervo mi padre nos dijo: Vosotros sabéis que dos me parió mi mujer; Y el uno salió de conmigo, y pienso de cierto que fue despedazado, y hasta ahora no le he visto; Y si tomareis también éste de delante de mí, y le aconteciere algún desastre, haréis descender mis canas con dolor a la sepultura. Ahora, pues, cuando llegare yo a tu siervo mi padre, y el mozo no fuere conmigo, como su alma está ligada al alma de él, Sucederá que cuando no vea al mozo, morirá: y tus siervos harán descender las canas de tu siervo nuestro padre con dolor a la sepultura.”

José casi no soportaba escuchar esta historia. Se sorprende al oír hablar de sí mismo. Pero su corazón se desgarra al enterarse del dolor de su padre. Entonces el más grande sacudón de todos llega a sus oídos. El mismo que lo vendió como esclavo se ofrece ahora como voluntario para ser esclavo en lugar de su hermano. “Como tu siervo salió por fiador del joven con mi padre, diciendo: Si no te lo vuelvo a traer, entonces yo seré culpable ante mi padre para siempre; te ruego, por tanto, que quede ahora tu siervo en lugar del joven por siervo de mi señor, y que el joven vaya con sus hermanos. Porque ¿cómo volveré yo a mi padre sin el joven? No podré, por no ver el mal que sobrevendrá a mi padre.” (versículos 32-34).

Incluso los hermanos de Judá apenas pueden creer lo que oyen. José apenas puede soportarlo. ¡Estos hombres realmente han cambiado! No son los mismos hombres malvados que una vez conoció. Es suficiente. Su propio corazón está roto. José ya no puede contenerse. Se vuelve hacia su mayordomo y ordena que todos los egipcios abandonen la sala rápidamente. Sus hermanos se preguntan qué está pasando. El capítulo 45:2 dice que José “lloró en voz alta”, tan fuerte que los egipcios lo oyeron, hasta en la casa de Faraón.

Ahora es el turno de sus hermanos de estar conmocionados. ¿Cómo es que este estoico egipcio llora como un bebé? Y ahora está hablando en su propio idioma hebreo! Reconocen débilmente la voz, y de repente se dan cuenta de que han estado tratando todo el tiempo con su propio hermano que ahora es el señor de todo Egipto.

Ahora es el turno de sus hermanos de estar conmocionados. ¿Cómo es que este estoico egipcio llora como un bebé? ¡Y ahora está hablando en su propio idioma hebreo! Reconocen débilmente la voz, y de repente se dan cuenta de que han estado tratando todo el tiempo con su propio hermano que ahora es el señor de todo Egipto.

“¡Yo soy José!”, exclama, con lágrimas en las mejillas, “¿Vive mi padre todavía?” Sus hermanos están absolutamente asombrados y temblorosos de haber estado a merced de su hermano maltratado. Inmediatamente tienen miedo de la venganza. José trata de tranquilizarlos. Habla en su lengua materna, “Entonces dijo José a sus hermanos: Acercaos ahora a mí. Y ellos se acercaron. Y él dijo: Yo soy José vuestro hermano, el que vendisteis para Egipto. Ahora, pues, no os entristezcáis, ni os pese de haberme vendido acá; porque para preservación de vida me envió Dios delante de vosotros. Pues ya ha habido dos años de hambre en medio de la tierra, y aún quedan cinco años en los cuales ni habrá arada ni siega. Y Dios me envió delante de vosotros, para preservaros posteridad sobre la tierra, y para daros vida por medio de gran liberación. Así, pues, no me enviasteis acá vosotros, sino Dios, que me ha puesto por padre de Faraón y por señor de toda su casa, y por gobernador en toda la tierra de Egipto.” (versículos 4-8).

“Daos prisa, id a mi padre y decidle: Así dice tu hijo José: Dios me ha puesto por señor de todo Egipto; ven a mí, no te detengas.”

¡Qué reunión! ¡Qué sorpresa! El Faraón reafirmó la invitación y le dio carros, provisiones y transporte para hacerlo posible.

Pero ahora viene el gran símbolo de la restauración. En el versículo 22, José les cambia las vestiduras a sus hermanos. Estos no son los humildes abrigos de los pastores. Estos son los abrigos reales de los príncipes de Egipto, como el que los había metido en tantos problemas al venir a Egipto la primera vez. José les está pidiendo simbólicamente, en esencia, que se unan a él para gobernar Egipto. Los trata con gran respeto. ¿No es eso lo que Jesús hace con nosotros? Él cambia nuestra vestimenta de trapos sucios y nos da las vestiduras reales de Su justicia y nos ofrece el privilegio de gobernar con Él.

José le da cinco abrigos a Benjamín y 300 piezas de plata. No hay celos, no hay envidia. Todo está perdonado. Simbólicamente todo queda atrás. La puerta de su pecado está cerrada. José los ha perdonado plena y completamente.

José también quería ayudar a su padre a creer. Él le dio a su padre regalos, incluyendo comida y las “cosas buenas de Egipto”, como dice el versículo 23. Sin duda incluía también algunas prendas de la realeza.

Imaginen el shock de Benjamín al escuchar la historia por primera vez. Sin duda tiene dificultades para comprender lo que han hecho sus hermanos. Pero hay una cosa más muy dolorosa que hacer. Los hermanos de José deben contarle a su padre sobre el cuarto de siglo de mentiras e hipocresía. Ya es bastante difícil explicárselo a Benjamín. Ahora tienen que confesárselo todo a su padre. José los estaba llamando a Egipto. Pueden imaginarse los pesados pensamientos que estos hombres tuvieron en su largo viaje de regreso a casa. ¿Cómo le contarían a su padre todas las mentiras y engaños? ¿Cómo podrían explicar su traición y el dolor que le han causado? ¿Cómo podría perdonarlos? Pero no tienen otra opción. Tienen que decírselo y contarle todo.

¡Qué confesión! Imaginen su humildad cuando se presentan ante él. ¿Pueden imaginarse a Judá contando ahora toda la historia de su propio pecado contra su hermano y su padre? Allí está arrodillado, confesando su pecado y suplicando el perdón de su padre. Imaginen sus lágrimas mientras abren el sórdido pasado, limpian sus almas de su iniquidad y piden perdón. Jacob no puede creerlo. Tomó un poco de tiempo convencerlo. Sus hijos le han mentido todos estos años. ¿Cómo puede creerles ahora? Pero José había enviado suficientes provisiones para que no hubiera duda de que era realmente la verdad.

Imaginen los sentimientos de Jacob cuando oye la verdadera historia: primero conmoción e incredulidad, luego enojo, luego lástima y luego gozo cuando ve la evidencia. Imagine sus pensamientos cuando se dé cuenta de la culpa que sus hijos han tenido durante un cuarto de siglo. “Iré a verlo antes de morir”, dice.

El capítulo 46 nos dice que Dios intervino con Jacob. Él sabe que Jacob necesita más aliento y seguridad para levantarse y mudarse completamente a Egipto. Le da una visión. Dios le dice que aunque sus hijos le han mentido, aunque lo hayan encubierto todo, que Él está en control. Lo ha usado. Él estuvo armando todo para que se hiciera Su voluntad, incluso a través de la traición de ellos. Le asegura que su hijo José está vivo y que debe bajar a Egipto. También le asegura que traerá a su familia de regreso a Canaán. Dios le asegura que está cumpliendo su promesa de hacer de él una gran nación. Los israelitas pueden ganar mucho estando en Egipto, porque es la más desarrollada de todas las naciones en ese tiempo. Ellos son semibárbaros. Pero el estar en Egipto les ayudará a desarrollarse y madurar como nación.

Entonces, Jacob va a Egipto. Está acostumbrado a obedecer a Dios. Deja a un lado sus temores y aprehensiones y acepta ir con su hijo. Recorren el mismo camino por el que José fue tantos años antes.

Imaginen su reunión. La confianza de Jacob en Judá es restaurada, y Jacob envía a Judá delante de él para guiar el camino. José sube en su carro para encontrarse con su padre. El versículo 29 dice que cuando vio a su padre, “…se manifestó a él, y se echó sobre su cuello, y lloró sobre su cuello largamente.” Imagínate a estos dos hombres sosteniéndose el uno al otro, lágrimas de alegría cayendo tan rápido que no pueden decir palabra. ¿Fue la reunión entre Cristo y Su Padre muy parecida cuando Cristo ascendió de la tierra? ¿Va a ser nuestra reunión con Jesús algo así?

José lo lleva a conocer al Faraón. No le comenta al Faraón todos los problemas que sus hermanos le han causado. En su mente eso está perdonado y olvidado. Los trata como si nada hubiera salido mal. ¿No es así como Jesús nos trata cuando nos arrepentimos? ¿No será esa la manera en que Él nos tratará cuando seamos llevados ante el trono de Su Padre? Será como si nada hubiera salido mal. ¡Qué respeto! ¡Qué amor!

Amigos míos, la historia de la reconciliación de José con sus hermanos, por maravillosa que sea, es sólo un pequeño reflejo de lo que Jesús ha hecho por nosotros. Es un ejemplo en miniatura del amor que Él derramó sobre toda la raza humana. También es una ilustración fiel del tipo de dinámica que le ocurrirá a la última generación de la tierra, tanto entre ellos como en el mundo. No olvidemos que Jesús nos permite pasar por pruebas y dolor para que pueda unirnos a Él. Cuando todo sea perdonado y estemos en la tierra nueva, ¡qué reunión será! ¿Puedes imaginarlo? ¿Estarás tú allí?

Amigo mío, tal vez has vagado mucho tiempo lejos de Dios. Tal vez tengas una conciencia culpable que te consume y te impide tener una fe real y viva. Tal vez quieras arreglar las cosas con Dios y con tu prójimo. ¿Te dice algo la historia de José? ¿Te ves a ti mismo en la vida de José o en la vida de sus hermanos? ¿No puedes pasar una nueva página en tu experiencia y vivir en Dios? Amigo mío, Jesús anhela caer sobre tu cuello y llorar de perdón. Él anhela tomarte en Sus brazos y olvidar el pasado. Pero tienes que venir a Él, tal como eres. Puedes acercarte a Él. ¡Qué alivio! ¡Qué alegría será la tuya! ¡Qué esperanza de que tú también puedas tener vida eterna! Dale tu corazón ahora mismo.

Oremos. Nuestro amante Padre celestial, te damos inmensas gracias por el perdón de Jesús. La historia de José nos recuerda Su amor perdonador. Ayúdanos a entenderlo plenamente a la luz de nuestra transgresión. Ayúdanos a perdonar a quienes nos maltratan así como lo hizo José. A medida que nos acercamos al fin del tiempo tendremos muchas experiencias como la de José cuando seamos rechazados por nuestros amigos cercanos, familiares o hermanos creyentes. Que podamos vivir para Ti y evitar las reacciones que te deshonran. Ayúdanos a ver cómo usarás a tu pueblo fiel en estos últimos días. En el nombre de Jesús, amén.