- KEEP the FAITH - https://ktfnews.com/es -

La Túnica Problemática de José, Parte 3

By Pastor Hal Mayer

Estimados amigos,

A medida que nos acercamos al fin del tiempo, vamos a necesitar una experiencia como la de José. La manera en que el pueblo de Dios será tratado tendrá muchos de los mismos elementos de injusticia que tuvo en el pasado. Sin embargo, debemos mantener nuestra fe en que Dios está en control de su plan más amplio, que nos está utilizando y que está haciendo realidad nuestro destino final. Es ahora que tenemos que aprender a confiar en Él en todas las cosas y permitirle que nos prepare para el tiempo de angustia. Cualquier “pozo” o “prisión” que Dios te permita experimentar es Su manera de hacerte el hombre o la mujer que Él realmente puede usar.

Recuerden que Satanás no puede hacer nada excepto que Dios lo permita. Y si Dios le permite que nos haga algo, es por nuestro bien y por el bien de su causa. Enfadarse, enojarse, amargarse o vengarse sólo va a retrasar o incluso descarrilar el grande y maravilloso propósito de Dios para nosotros.
Antes de comenzar nuestro estudio vamos a orar.

Padre nuestro que estás en los cielos, gracias por la historia de José que tiene grandes lecciones para ayudarnos en las dificultades de la vida. Ayúdanos a entenderlos y aprenderlos. Gracias también por Jesús, del cual José es un tipo. Gracias por Su sacrificio en la cruz por nuestros pecados. Quiera Él cambiar nuestras vidas, lo rogamos en el nombre de Jesús, amén.

Recordarán que Dios permitió que José fuera encarcelado, en otro pozo – por así decirlo – para prepararlo para convertirse en el primer ministro de Egipto. ¿No es esto extraño? El mundo no piensa así. Ir a la cárcel suele significar el final de la propia carrera o de la propia reputación, no el principio. Si alguien es juzgado como culpable de un delito y es enviado a prisión, la gente no suele pensar en ascender a esa persona a un cargo más alto cuando sea liberado. Pero esto es lo que le sucedió a José. La prisión era la manera en que Dios lo posicionaba para hacer lo que quería desde el principio. ¿Crees que Dios obra de esa manera en tu vida? Lo hace en la mía, puedo verlo, especialmente cuando miro hacia atrás en mi vida. Puedo ver que Dios me ha estado preparando, a menudo a través de pruebas y dificultades, restricciones y limitaciones, dificultades e injusticias.

Cada vez que José era crucificado, Dios lo elevaba a algo mejor. Siempre que hay una crucifixión, siempre hay una resurrección, si es que somos fieles. Al final, es la misma injusticia que justifica que Dios te eleve a una posición de honor y responsabilidad. Si somos disciplinados justamente, entonces tal vez merezcamos una posición inferior; pero cuando Dios nos resucita después de que soportamos la injusticia, somos puestos fuera del alcance de aquellos que nos harían daño, especialmente nuestras almas. Somos los únicos que podemos herir nuestras propias almas. Por reacciones impías o no bíblicas a la injusticia, nos convertimos en esclavos de nuestra naturaleza carnal. Estamos prisioneros dentro de nuestros propios muros de amargura y enojo. Pero si confiamos en Dios, vivimos por principios y tenemos un verdadero espíritu de amor y perdón, nada puede causarnos un daño irreparable.

Cuando José fue vendido por sus hermanos como esclavo, miró a las estrellas y tomó las promesas como suyas. Ahora Dios prueba aún más su fe. José vio la mano de Dios al hacer que prospere en la casa de Potifar. ¿Podría ahora confiar en Dios aunque no pudiera ver las estrellas? Esta vez José es puesto en prisión, probablemente bajo tierra, donde no podía mirar hacia el cielo familiar y ver las estrellas. Pero José aún tenía su fe a pesar de que no podía verlas. Dios a menudo hace esto con nosotros. Pasamos por una prueba y si la pasamos por fe en las promesas de Dios, a veces nos lleva a un punto más profundo donde no podemos verlo ni a Él ni a Su providencia. ¿Tenemos la fe para tomar las promesas como nuestra propia posesión, para seguir creyendo que Él está con nosotros y que Sus promesas no fallarán?

Mientras José estaba en prisión, en realidad era libre en su alma. Esto es algo tremendo. Nadie puede quitarte la libertad de tu alma. Pueden perseguirte, pero no tienes que renunciar a la libertad de tu alma. No tienes que quejarte y amargarte. No tienes que permanecer en el desánimo. Todavía puedes ser una bendición para los demás dondequiera que estés, y en el proceso serás una bendición para ti mismo.

Pero, ¿no había una mejor manera para que Dios probara a José y lo preparara para una gran responsabilidad? Dios sabe lo que está haciendo. Él sabe cómo prepararnos mejor para nuestro trabajo. Sabe exactamente lo que necesita nuestro carácter. Pero lo más importante es que Él sabe que no podemos entender el sufrimiento de Cristo por nosotros mismos si no enfrentamos de igual manera la injusticia. Además, si no entramos en el sufrimiento de Cristo, somos incapaces de comprender el sacrificio del cielo al enviarlo a este mundo para salvar a la raza perdida. Nunca seremos capaces de entender lo que Jesús hizo a menos que suframos como Él. Hay un texto muy importante que nos ayudará a entenderlo. Se encuentra en 1ª Pedro 2:21-23: “Pues para esto fuisteis llamados; porque también Cristo padeció por nosotros, dejándonos ejemplo, para que sigáis sus pisadas; el cual no hizo pecado, ni se halló engaño en su boca; quien cuando le maldecían, no respondía con maldición; cuando padecía, no amenazaba, sino encomendaba la causa al que juzga justamente;”.

¿Puedes entregarte a Aquel que juzga con justicia? Dios es el único que puede juzgar con justicia. No comete errores. Pero aquí leemos que debemos seguir los pasos de Aquel que no cometió pecado, ni se encontró engaño en su boca, pero sin embargo fue injuriado; sufrió injustamente y fue abusado. Pero no tomó represalias, lo cual podría haber hecho fácilmente. Él podría haber llamado a un ángel para destruir a Sus enemigos, y los habría juzgado justamente. Sin embargo Él lo soportó, aun colgado en la cruz, para poder perdonarnos justamente y darnos un futuro y una esperanza. ¿Confías en Dios de esta manera?

La Biblia dice que mientras José estaba en prisión, en realidad prosperaba.

“No necesitaba atender el jefe de la cárcel cosa alguna de las que estaban al cuidado de José, porque Jehová estaba con José, y lo que él hacía, Jehová lo prosperaba.” Génesis 39:23.

¿Por qué? Eso es porque no estaba solo. Dios estaba con él. ¿Recuerdan lo que significa prosperar? No tiene nada que ver con los activos físicos. Tiene que ver con el carácter y el espíritu. José vivió en el Espíritu y prosperó. No importa las circunstancias, ni cuán difícil sea tu experiencia, puedes prosperar cuando vives en Dios. El Señor estará con ustedes como estuvo con José, y ustedes prosperarán. Es una cuestión de actitud. Tu actitud y visión determinan tu prosperidad. Mientras José estaba en prisión, determinó que sería una bendición para los demás. Él los animaba y los ayudaba a lidiar con sus problemas. Les aconsejaba y les animaba. Puedes hacer de cualquier situación o dificultad una bendición sólo con tu actitud. Si el Señor está contigo, prosperarás. Si tratas a los demás con respeto, bondad y alegría, te irá muy bien, y el Señor puede hacerte prosperar aun cuando parezcas derrotado. No son las circunstancias las que hacen prosperar a un hombre o a una mujer. Es la forma en que lo veas.

Comenzamos esta historia hoy con el capítulo 40 de Génesis. Se nos dice que algo sucedió en el palacio del Faraón y José fue presentado a dos hombres. Leamos los versículos 1-3: “Aconteció después de estas cosas, que el copero del rey de Egipto y el panadero delinquieron contra su señor el rey de Egipto. Y se enojó Faraón contra sus dos oficiales, contra el jefe de los coperos y contra el jefe de los panaderos, y los puso en prisión en la casa del capitán de la guardia, en la cárcel donde José estaba preso.” 

Imagínense lo que debe haber sido para el copero jefe y el panadero jefe encontrar en la cárcel a alguien tan feliz como José. Estaban tristes, ansiosos y asustados. Sin embargo, había un prisionero que era feliz y servicial. En realidad quería hacerles bien y ayudarles. Incluso quería hacer el bien a sus captores, incluido el guardián de la prisión. Qué extraño. La prisión es un lugar terrible y sombrío. Pero no para José. No podía ver las estrellas de noche pero tenía fe en que estaban allí. No podía respirar el aire fresco y ver el sol, pero tenía sol en su corazón y su presencia era como un soplo de aire fresco. Había algo extrañamente diferente y maravilloso en José. Aligeró las cargas de todos. Se sintieron bendecidos en su presencia como si pudieran enfrentar cualquier dificultad.

El versículo 4 nos da un poco de percepción. Aparentemente Potifar todavía confiaba en José y tal vez presentía la verdad sobre su esposa. Aunque no pudo traer a José de nuevo a su casa, le dio autoridad en la prisión o se la sugirió al guardián, sabiendo que las cosas prosperarían y que todo iría bien bajo el liderazgo de José. Escuchen esto: “Y el capitán de la guardia (Potifar) encargó de ellos a José, y él les servía; y estuvieron días en la prisión.” En otras palabras, este versículo nos da una visión que es bastante asombrosa. Potifar quería que estos prisioneros tan valiosos fueran especialmente cuidados, y puso a José a cargo de ellos.

Así que el jefe de los coperos y el jefe de los panaderos estuvieron en prisión con José por una temporada. Aparentemente, ambos estuvieron allí mientras se investigaba un presunto complot contra la vida del rey. Todos los sospechosos o posibles sospechosos fueron arrestados y puestos bajo custodia. Aunque fueran inocentes, el Faraón no podía arriesgarse.

Mientras estaban allí, José habló con ellos y aprendió mucho sobre la corte de Faraón. Esta fue en parte la manera en que Dios lo preparó para su futuro papel. Aprendió sobre el carácter del rey. Aprendió sobre la identidad de la corte, sus costumbres y prácticas. Aprendió lo que influía en el pensamiento del público. Aprendió muchos detalles sobre el gobierno y cómo se administraban las leyes. Conoció las condiciones generales que prevalecían en Egipto en ese momento. Mientras estuvo en la prisión real, añadió a su riqueza de conocimientos una comprensión profunda del palacio del Faraón y de las actividades del gobierno del Faraón.

Era costumbre que el día del cumpleaños de Faraón él se ocupara de los casos legales pendientes. Tres días antes del cumpleaños estos dos hombres tuvieron sueños durante la noche. José les preguntó por qué se veían tan tristes. Los versículos 7 y 8 dicen que José les preguntó: “Y él preguntó a aquellos oficiales de Faraón, que estaban con él en la prisión de la casa de su señor, diciendo:
¿Por qué parecen hoy mal vuestros semblantes? Ellos le dijeron: Hemos tenido un sueño, y no hay quien lo interprete. Entonces les dijo José: ¿No son de Dios las interpretaciones? Contádmelo ahora.” José se ofrece a interpretar los sueños. Después de todo, él sabe algo sobre sueños, ¿no? Ha tenido sus propios sueños. Pero noten que José no se atribuye el mérito de la interpretación. Él le da el crédito a Dios. José no había perdido la confianza en Dios. Siente que Dios está guiando y dirigiendo sus pasos incluso en esta prisión. No ha perdido la fe en la voluntad de Dios ni siquiera en la cárcel.

“Entonces el jefe de los coperos contó su sueño a José, y le dijo: Yo soñaba que veía una vid delante de mí, y en la vid tres sarmientos; y ella como que brotaba, y arrojaba su flor, viniendo a madurar sus racimos de uvas. Y que la copa de Faraón estaba en mi mano, y tomaba yo las uvas y las exprimía en la copa de Faraón, y daba yo la copa en mano de Faraón. Y le dijo José: Esta es su interpretación: los tres sarmientos son tres días. Al cabo de tres días levantará Faraón tu cabeza, y te restituirá a tu puesto, y darás la copa a Faraón en su mano, como solías hacerlo cuando eras su copero.” Versículos 9-13.

Después de que José le cuenta al copero la interpretación del sueño, vemos un lado muy humano de José. Noten los versículos 14 y 15: “Acuérdate, pues, de mí cuando tengas ese bien, y te ruego que uses conmigo de misericordia, y hagas mención de mí a Faraón, y me saques de esta casa. Porque fui hurtado de la tierra de los hebreos; y tampoco he hecho aquí por qué me pusiesen en la cárcel.” 

Les cuenta su historia y les explica que fue colocado allí injustamente. Tal vez vio una oportunidad de trabajar para el Faraón. Aunque ese era el plan de Dios, no debía ser tan pronto. Ni tampoco para que fuera en alguna pequeña tarea. Tal vez José pensó que podría trabajar como uno de los coperos bajo el mayordomo en jefe, ganarse la confianza del rey y seguir adelante con su vida. Pero Dios tenía otros planes más grandes de lo que José podría haber imaginado. En vez de subir la escalera del progreso, José debía desarrollar más fe a través de la desilusión y las circunstancias desalentadoras, y entonces Dios lo elevaría sorprendentemente a los más altos niveles de poder.
“Habla bien de mí con el Faraón”, dijo. José estaba cansado de la prisión, deseaba ser libre. Aunque estaba resignado a la voluntad de Dios, pensó que si el mayordomo decía una buena palabra acerca de él, podría ayudar un poco a Dios. Amigos, está bien ser humano. Pero como seres humanos, debemos poner nuestra confianza en Dios para que haga las cosas a su tiempo y a su manera. Confíen todo a su amorosa providencia. Los deseos de José no estaban equivocados; eran naturales. Y Dios los entiende. Cristo los experimentó, así que Él también los entiende. Él no nos condena por sentimientos y deseos humanos, siempre y cuando confiemos en que Él haga las cosas a su debido tiempo.

El jefe de los panaderos pensó que como el sueño del copero tenía una buena interpretación, el suyo también sería bueno. Sin embargo el sueño no era nada bueno. Pero el mensajero de Dios debe decir la verdad, por difícil que sea. Estos hombres eran sus amigos ahora. Pero no ocultó la verdad:

“Viendo el jefe de los panaderos que había interpretado para bien, dijo a José: También yo soñé que veía tres canastillos blancos sobre mi cabeza. En el canastillo más alto había de toda clase de manjares de pastelería para Faraón; y las aves las comían del canastillo de sobre micabeza. Entonces respondió José, y dijo: Esta es su interpretación: Los tres canastillos tres días son. Al cabo de tres días quitará Faraón tu cabeza de sobre ti, y te hará colgar en la horca, y las aves comerán tu carne de sobre ti. Al tercer día, que era el día del cumpleaños de Faraón, el rey hizo banquete a todos sus sirvientes; y alzó la cabeza del jefe de los coperos, y la cabeza del jefe de los panaderos, entre sus servidores. E hizo volver a su oficio al jefe de los coperos, y dio éste la copa en mano de Faraón. Mas hizo ahorcar al jefe de los panaderos, como lo había interpretado José.” Versículos 16-22. 

Esta interpretación debe haber dado a todos los que conocieron a José un gran respeto que iba mucho más allá de sus principios de gestión y carácter. ¡Aquí había un hombre que entendía los sueños! Esto lo convirtió en una especie de adivino a los ojos de los egipcios que lo conocían. Sin embargo, José dio la gloria al Dios del cielo. En vez de volverse orgulloso y jactancioso, José intentó humildemente hablarles del Dios al que servía, el verdadero Dios, el Dios que está muy por encima de los dioses egipcios.

Dicen las Escrituras en el verso 23: “Y el jefe de los coperos no se acordó de José, sino que le olvidó.”

¿Qué te parecería haber hecho algo realmente bueno por alguien y a cambio, pedirle un favor pero ser olvidado? Mi suposición es que el copero no quería que nadie recordara su tiempo en prisión y puede haber tenido dificultades para averiguar cómo plantear el asunto. Después de todo, su propio carácter estaba bajo sospecha. José no se preocupó mucho por ello durante unos días o incluso unas semanas. Sabía que le llevaría tiempo organizar una cita en el palacio. Pero después de que pasaron los meses, sin duda comenzó a pensar que el copero se había olvidado de él. Qué decepcionante. Se había hecho buen amigo del copero en la cárcel, pero ahora parecía que la amistad no significaba nada. ¿Alguna vez has invertido en una amistad sólo para que el otro individuo la deje ir como si tuviera poco significado? Por supuesto que sí. Y es difícil de aceptar.

Pasaron semanas, mes tras mes, y luego un año entero. José finalmente perdió la esperanza. Luego vino la lucha con Dios. ¿Por qué yo, Dios? ¿Por qué estoy aquí en el calabozo, solo y olvidado? Una vez más sólo hubo silencio. ¿Qué sería de sus sueños aquí en el calabozo? Sólo el silencio habitual. ¿Había estado equivocado? ¿Había estado equivocado su padre? Sólo silencio. Tal como fue cuando se comprometió con Dios en su camino a Egipto con los ismaelitas – sólo silencio. ¿Por qué Dios no le hablaría y lo consolaría? En los momentos en que José realmente necesitaba a Dios, parecía que no estaba allí. ¿Dónde estaba Dios? ¡Silencio!

Parecía que nada iba a salir como se esperaba para José. Sus perspectivas parecían empeorar. Sus creencias acerca de Dios, como le dijeron su padre y su abuelo, parecían tan equivocadas, o al menos insatisfechas. Pero de nuevo debemos aprender que la prosperidad y el éxito son diferentes de lo que la mayoría de los cristianos esperan. La idea cristiana popular es que lo bueno llega a los buenos y lo malo llega a los malos. Esto debe ser derribado en nuestro pensamiento. La realidad es a menudo exactamente lo contrario.

Pero entonces, ¿por qué ser fiel a Dios si la recompensa es la adversidad (un pozo o una prisión)? José fue castigado por el mismo pecado que resistió y superó con éxito. ¡Imagina eso! El mismo pecado que él venció. ¿Por qué ser bueno? ¿Por qué hacer lo que es correcto? No tiene sentido. ¿No había Dios después de todo?

Pero el Señor nunca abandonó a José. Sabía que José necesitaba silencio. El silencio requeriría que confiara en Dios. Pero supongamos que el copero se acordara de José. Aunque José no podría haber regresado a la casa de Potifar por razones obvias, podría haber sido puesto en libertad, y habría habido un gran regocijo en Hebrón, incluso la visión de que esta era la voluntad y providencia de Dios. Pero, ¿habría cumplido eso los propósitos de Dios al traer a los hijos de Israel a Egipto para que pudieran llegar a ser una nación? ¿Habría podido salvar a su familia? José iba a proveer un lugar seguro para su familia para que pudieran convertirse en una gran nación bajo Dios. ¿No es eso lo que Jesús es para nosotros? Jesús es el lugar seguro para el pueblo de Dios. Él los protegerá y los abrigará. Tuvo que pasar por el dolor y el sufrimiento para convertirse en el lugar seguro donde podemos escondernos cuando nuestra alma está en peligro.

¿Por qué debemos frustrar los propósitos de Dios? Regocíjense cuando suceden cosas malas. Esta es la manera en que Dios te refina y te prepara. Es también Su manera de organizar tu futura victoria y triunfo. Piensa en ello. Los hermanos de José lo arrojaron a un pozo. Fue malvado y doloroso. Pero, ¿realmente lo lastimó? Lo vendieron como esclavo. Fue malvado y humillante. Pero, ¿realmente le dolió? Fue enviado al calabozo por una mentira de la Sra. Potifar. Fue un terrible error judicial. Pero, ¿realmente lo hirió? La ingratitud del copero era triste e imperdonable. Pero, ¿le dolió de verdad a José? El tiempo de Dios siempre es el correcto. Todos Sus planes necesitan tiempo para madurar. El gran reloj del cielo siempre tiene razón. Nada es por azar.

Dios controlaba todo para que José pudiera desarrollar un carácter perfecto. Dios lo preparó para ser primer ministro y salvar a su familia y a la nación de Egipto. El tiempo de Dios estaba involucrado. Lo que realmente nos duele son nuestros propios pecados, nuestros compromisos y nuestras malas actitudes.

Nuestras vidas no están menos supervisadas por Dios hoy en día, ¿verdad? Puede que no reconozcamos la mano de Dios, pero Él está allí. Perfeccionar el carácter es un proceso lento. No sucede de la noche a la mañana. Pero Él es bueno en eso. La santidad no madura de la noche a la mañana. El propósito de Dios no es castigar sino perfeccionar.

Todos son dispuestos a pruebas y tribulaciones debido al bien que esas experiencias logran en nuestras vidas. Incluso nuestros errores, por los cuales nos infligimos dolor a nosotros mismos, Dios los usa. El carácter no se hereda. Dios tiene que tomar medidas para organizar los cambios en nuestro carácter que se ajusten a sus planes y nos preparen para un hogar en el cielo.

José pasó dos años completos en prisión. Sin duda una vez más pasa por todas las preguntas de su alma. ¿Por qué estoy aquí en este lugar olvidado por Dios? ¿Qué propósito tiene todo este problema? Una vez más recuerda las estrellas. Él considera que es parte de un plan más amplio y que Dios va a cuidar de todo eso. Poco se imagina que el siguiente paso en su experiencia será una sorpresa completa y casi abrumadora. Poco se da cuenta de que todas sus dificultades y entrenamiento están a punto de terminar.

No sabemos cuánto tiempo estuvo José en prisión. Algunos piensan que fueron más de diez años. Algunos piensan que fueron más de tres años. Sabemos que fueron más de dos años porque el mayordomo se olvidó de él al menos durante ese tiempo. Sin paciencia y confianza, José no podría haber sido el hombre en el que se convirtió. Sin paciencia y confianza, José no habría tenido la capacidad de tratar a sus hermanos con compasión y bondad. Necesitamos poner nuestra resistencia en la recta final. Nos hace cosas que nada más en el mundo podría hacer. Cambia nuestra perspectiva. Nos revela nuestro interior. Incluso ayuda a resolver sentimientos de amargura y enojo. Confiar pacientemente en Dios finalmente trae la victoria sobre las partes más oscuras de nuestras vidas. Las pone detrás de nosotros para que podamos seguir adelante. Pero si nos preocupamos y damos vueltas sobre nuestras pruebas y dificultades, si nos permitimos la amargura y la ira hacia aquellos que nos han ofendido, nunca llegaremos al nivel de poder de carácter que Dios planea para nosotros.

Temprano en la mañana, antes del amanecer, se enviaron mensajeros desde el palacio del Faraón por toda la ciudad. Los hogares se estaban despertando cuando llamaron a las puertas designadas. Los mensajeros reales traían órdenes para que el consejo en pleno asistiera al rey. ¿Qué tipo de emergencia requeriría un consejo tan temprano? Cientos de hogares comenzaron a vibrar de emoción y ansiedad. ¿Qué podría ser? ¿Por qué todo el mundo? ¿Por qué todos los sabios, magos, adivinos, sacerdotes y consejeros además del consejo supremo?

Mientras la gran asamblea se reunía lo más rápido posible, se corrió la voz por toda la ciudad. Potifar estaba entre los convocados al palacio. Después de todo, él estaba a cargo de la seguridad y debía estar presente.

Cuando el consejo comenzó, el Faraón relató su sueño. Pero la auspiciosa asamblea se quedó atónita y sin palabras. Aquí había cientos de sabios, consejeros, adivinos, magos, filósofos, sacerdotes y adivinos, pero ninguno tenía ni siquiera una conjetura con una posibilidad razonable. Ni una pista. Tal vez se corrió la voz por toda la ciudad sobre el sueño y que nadie tenía la capacidad para decir su significado. La ciudad entera estaba en un apuro. Los sueños eran presagios del futuro en Egipto, y cuando el Faraón tenía sueños tan inusuales, debía haber cosas serias para Egipto.

Faraón le cuenta al concilio acerca de las siete vacas delgadas que se comen las siete vacas gordas y las siete mazorcas magras de maíz que se comen las siete mazorcas gordas de maíz. Mientras la vasta asamblea escucha los sueños del Faraón, un silencio mortal cae sobre la multitud. ¿Qué podrían significar los sueños? Nadie se mueve. Nadie quiere aventurarse a adivinar el significado porque temen estar equivocados. Y este es un mensaje muy importante.

De repente, hay un movimiento a un lado del trono. Alguien se abre paso hacia adelante y se inclina ante el Faraón. La asamblea está en silencio. Es el copero jefe. ¿Qué sabrá él del sueño? Ellos escuchan sus palabras: “Entonces el jefe de los coperos habló a Faraón, diciendo: Me acuerdo hoy de mis faltas. Cuando Faraón se enojó contra sus siervos, nos echó a la prisión de la casa del capitán de la guardia a mí y al jefe de los panaderos. Y él y yo tuvimos un sueño en la misma noche, y cada sueño tenía su propio significado. Estaba allí con nosotros un joven hebreo, siervo del capitán de la guardia; y se lo contamos, y él nos interpretó nuestros sueños, y declaró a cada uno conforme a su sueño. Y aconteció que como él nos los interpretó, así fue: yo fui restablecido en mi puesto, y el otro fue colgado.” Versículos 9-13.

Noten que el copero no admite que estuvo en prisión; eso habría sido demasiado vergonzoso. Sólo dice que fue mantenido bajo arresto domiciliario en la casa Potifar el capitán de la guardia. Y con él estaba un sirviente, no un prisionero de Potifar. Potifar está cerca del trono observando y escuchando atentamente todo lo que se dice y se hace. Una sonrisa cálida y consciente crece en su rostro. El individuo no podía ser otro que su servidor de confianza José.

Noten que el copero no da ninguna sugerencia. Teme que si el Faraón no la acepta, o si no funciona, las consecuencias recaerán sobre él. Tal vez siente que el Faraón no confía mucho en él, así que es muy cuidadoso de no recordarle ni hacer sugerencias que puedan ser contraproducentes en la investigación, como el descubrimiento de que José está realmente en prisión.

Pero el Faraón está tan ansioso por sus sueños que ni siquiera piensa en lo que está haciendo. Llama apresuradamente a este hombre. Potifar envía mensajeros a su palacio y trae a José.

Aunque la orden del Faraón es urgente y están haciendo que José venga apresuradamente, José sabe sin embargo que debe parecer respetable. Así que se toma el tiempo necesario para afeitarse y cambiarse de ropa. Sabe lo que se espera en la corte. Sabe que no puede ir con su ropa de prisión. Esto sería terriblemente irrespetuoso, y podría desacreditar el propósito para el que ha sido llamado. Recuerden siempre prepararse para causar la impresión correcta, amigos míos.

Cuando José entra en el palacio, se queda atónito. Aquí está la asamblea más noble de todo Egipto. Se quedan en silencio mientras se acerca al trono. Puede sentir la ansiedad en el aire, ya que todos los ojos están puestos en él. Se puede oír la caída de un alfiler. El suspenso es inmenso. Tal vez por el rabillo del ojo, José ve a Potifar de pie erguido, los brazos cruzados con una leve sonrisa en la cara – una sonrisa que ya ha visto antes, una sonrisa de aprobación.

El faraón da a conocer su petición: “Y dijo Faraón a José: Yo he tenido un sueño, y no hay quien lo interprete; mas he oído decir de ti, que oyes sueños para interpretarlos.” Versículo 15.

José responde con confianza y nobleza diciéndole al Faraón que es Dios quien interpreta los sueños. “No está en mí”, dijo en el versículo 16. “Dios le dará al Faraón una respuesta de paz.” Él implícitamente dice que Dios ha enviado estos sueños para advertir al Faraón y ofrecerle una solución al problema. Esto es reconfortante y alentador para el Faraón. Siente que hay un propósito divino detrás de estos sueños inquietantes y que puede tener confianza en lo que José está a punto de decirle.

Faraón le cuenta sus sueños a José y le explica por qué los magos no podían decir el significado, haciendo aún más obvio el contraste entre su falsa religión y la confianza de José en el verdadero Dios.

Sin vacilar, José interpreta los sueños. Para él, el significado es obvio, no por sus habilidades personales sino porque el Espíritu Santo le revela el significado exacto. Amigos míos, esta era la verdad presente en ese momento. Este era el mensaje para el mundo. Era un mensaje de advertencia y un mensaje de salvación. Es exactamente el tipo de mensaje que el pueblo de Dios tiene que dar en los últimos días. ¿No es maravilloso? Si Dios va a preservar a un pueblo para sí, primero enviará un mensaje de advertencia. Y en los últimos momentos de la historia de la tierra, Dios ahora envía otra advertencia para la reunión final de su pueblo. Tú eres el mensajero. Tú eres el que Dios ha escogido para traer a la luz la preparación que se necesita hacer para la crisis y el tiempo de angustia que está viniendo sobre el mundo, así como José fue el que explicó la preparación que se necesitaba hacer para el tiempo de angustia de Egipto.

“Entonces respondió José a Faraón: El sueño de Faraón es uno mismo; Dios ha mostrado a Faraón lo que va a hacer.” (Versículo 25). Ambos sueños se refieren a la misma cosa. Los siete se refieren a años, habría siete años de abundancia y siete años de escasez. “Y el suceder el sueño a Faraón dos veces, significa que la cosa es firme de parte de Dios, y que Dios se apresura a hacerla.” (Versículo 32). José afirma que este es un mensaje claro de Dios y que es muy importante que el Faraón haga algo al respecto para preservar a Egipto.

Ahora el rey está atónito. La interpretación tiene mucho sentido y es muy clara. ¿Cómo es que el Dios de José es tan amable de decirle lo que se viene? Los dioses paganos no hacen eso. Su confianza en José da un salto enorme.

El Espíritu Santo incita a José a dar algunas recomendaciones sabias. Recuerden que el Señor estaba con José para hacerlo prosperar. “Por tanto, provéase ahora Faraón de un varón prudente y sabio, y póngalo sobre la tierra de Egipto. Haga esto Faraón, y ponga gobernadores sobre el país, y quinte la tierra de Egipto en los siete años de la abundancia. Y junten toda la provisión de estos buenos años que vienen, y recojan el trigo bajo la mano de Faraón para mantenimiento de las ciudades; y guárdenlo. Y esté aquella provisión en depósito para el país, para los siete años de hambre que habrá en la tierra de Egipto; y el país no perecerá de hambre.” (Versículos 33-36). 

Imagina la satisfacción de Potifar. Aquí está el joven que ama. Aquí está el joven que le causó tanta prosperidad. Ahora está recomendando el curso más prudente al Faraón. El orgullo de Potifar difícilmente puede ser escondido. Algún día aprovechará la oportunidad para recordar al Faraón que él entrenó a José (por así decirlo), lo que sin duda influirá en su carrera política de la manera más positiva.

El faraón está profundamente impresionado y conmovido por la humildad y la visión clara de José. Aquí hay un joven que es tan sabio y comprensivo. Amigos míos, esto es lo que Dios puede hacer con los jóvenes que confían sus caminos a Él y permiten que el mismo Dios que prosperó a José guíe y dirija sus vidas. Para los niños que escuchan este mensaje, quiero decirles que el Dios del cielo tiene un propósito para ustedes también. Para aquellos jóvenes que están escuchando este mensaje, quiero decir que José estaba en el Egipto corrupto. Había tentaciones a su alrededor para comprometer su integridad. Pero se apartó de todas esas atracciones mundanas y mantuvo su mirada atenta a la gloria de Dios. Si haces lo mismo, Dios te bendecirá y te colocará donde Él pueda realmente usarte. Y para los adultos que escuchan este mensaje, quiero animarlos a que no importa lo que pase, podemos mirar más allá de las tinieblas y por fe aceptar que el plan de Dios para nosotros será hecho perfecto. En Su tiempo, Él nos llevará al lugar donde podamos servirle poderosamente.

“El asunto pareció bien a Faraón y a sus siervos,” (Versículo 37). ¿Por qué era bueno a sus ojos? ¿Fue por causa de José, o porque Dios había hecho que José prosperara? Todos en esa vasta asamblea estaban satisfechos y se sentían bien con la propuesta. “y dijo Faraón a sus siervos: ¿Acaso hallaremos a otro hombre como éste, en quien esté el espíritu de Dios?” (Versículo 38). ¿Escucharon eso? Faraón comprende que José tiene el Espíritu de Dios. Sin querer revela la vida interior de José, su vida secreta, lo oculto de su poder.

El faraón nombra a José como primer ministro. ¿Qué vio la corte en José que les hizo querer exaltar a José, un mero esclavo, por encima de ellos mismos? Interesante idea, ¿no? Ellos sintieron que Dios estaba en él. José era un médium tan transparente que sentían la presencia de Dios. A través de él sintieron que Dios estaba con ellos. ¡Qué testimonio de su vida secreta!

José se disminuyó a sí mismo. Estaba totalmente fuera de su vista, y así Dios fue visto. ¿Pensó José que el Faraón le daría la posición que le había aconsejado crear? No, no lo creo. Era un hebreo, un extranjero, una raza diferente, una religión diferente, un esclavo y un prisionero bajo una nube de criminalidad, y no podía imaginarlo. Sin duda pensó que había personas bien calificadas en el gobierno de Egipto que podían hacer lo que él aconsejaba. Además, aún era un joven sin experiencia. Sólo tenía 30 años. Nunca había estado conectado con la corte, y mucho menos supervisado. Su único contacto fue a distancia, como sirviente de Potifar y como amigo del mayordomo y panadero. Pero José tenía una dignidad silenciosa. Él tenía una fuerza central que Dios había desarrollado por medio de pruebas severas. Y fue esta fuerza interior derivada de su confianza en las promesas de Dios la que dio confianza al Faraón en su liderazgo.

José se traslada de la cárcel a su propio palacio, que le fue dado por el Faraón (qué contraste, José sabía cómo ser humillado y cómo ser engrandecido). Se va a trabajar, y durante siete años almacena granos. Ahora presten atención a lo que Dios está haciendo aquí. El plan de Dios es hacer de Israel una gran nación. Planea traerlos a Egipto. Así que en vez de llevarlos allí, organiza una hambruna después de siete años de abundancia para que la familia de José se vea forzada a venir a comprar comida. Esta hambruna no es sólo por la comida. Se trata de reconciliación.

Amigo mío, cuando te has alejado de Dios como lo hicieron los hermanos de José, tienes hambre en tu corazón. Cuando le das la espalda a Dios, tienes hambre y sed. Puedes tratar de disfrazarlo. Puedes tratar de satisfacerlo a tu manera, pero estás en una hambruna espiritual. Esta es la manera en que Dios te guía de regreso. Es la manera de Cristo de encontrar a sus perdidos hermanos y hermanas. Piensa en ello; puedes volver a Dios. Si te has alejado, puedes volver. Puedes estar satisfecho con el pan del cielo y el agua de vida. Ya no tienes que vagar más. Puedes venir a Jesús y reconciliarte, así como los hermanos de José descendieron y se reconciliaron con él. No esperes. Hazlo ahora. Jesús te está llamando, amigo mío.

La hambruna no sólo está en Egipto, sino también en todas las naciones de alrededor. Toda la gente viene a ver a José. José se convierte en la figura internacional más importante políticamente de la época. Se convierte en el punto focal de naciones enteras.

Dios hace todas estas cosas grandes, no sólo para poder traer a Israel a Egipto, sino también para tratar con los caracteres de José y sus hermanos. Además, Él quiere enseñar a los egipcios y cananeos acerca de Sí mismo. Pero hay más. Dios lleva a José y a su familia en estas grandes y costosas maniobras para que José pueda construir una reserva de confianza en Dios a través de 400 años de esclavitud. Quería que todo Israel mirara las estrellas de noche y confiara en que las promesas de Dios son para cada uno de ellos personalmente, como lo fueron para José; y esas promesas son para la iglesia colectivamente, como lo fueron para la familia de José. Dios a veces pasa nuestras vidas también por maniobras costosas, sólo para que podamos aprender a mirar las estrellas y hacer nuestras sus promesas.

Dios está pensando en el futuro. Conoce las grandes leyes de la herencia. Tiene que poner a toda la familia en el fuego para que crezcan mucho más alto, para que su influencia hereditaria sobre sus hijos en las generaciones venideras tenga el carácter (si eligen ser leales a Dios) de ser un pueblo peculiar, una nación real, el pueblo de Dios. Además, tendrían esta maravillosa historia para recordarles, incluso en los tiempos más oscuros, el buen trato de Dios con ellos.

Dios es grande. Él permite una hambruna en toda la tierra para que la familia de José bajara a Egipto y se convirtiera en una nación. Nunca lo habrían elegido por su cuenta. Jacob tal vez sí, pero no estaba solo ahora. Tenía que lidiar con las influencias de su familia y no confiaba en sus hijos. Habría sido demasiado difícil tomar esa decisión. Así que Dios les ayudó un poco… bueno, mucho. ¿Crees que Dios moverá el cielo y la tierra por ti, como lo hizo por José y su familia? Por supuesto que lo haría. Y lo hará. Dios tiene un destino para ti como lo tuvo para ellos. Al final de los tiempos, esto es exactamente lo que Él planea hacer con Su pueblo – hacer de ellos una gran nación.

¿Por qué Dios no le dijo a Jacob que iba a haber una hambruna para que pudiera prepararse? Eso sería fácil. Pero eso habría frustrado Su plan para Israel. ¿No es asombroso que Dios a menudo trabaja detrás de las escenas, vigilando a los suyos? A veces nos mantiene en la oscuridad, pero organiza el mejor conjunto de circunstancias perfectamente diseñadas para nuestras necesidades específicas de carácter. Él sacrificaría mucho para salvarte y darte un destino y una herencia entre los santos de Dios. ¡Increíble! Él moverá a las naciones para que esto suceda. Cuando las cosas parecen ir mal, ¿por qué no miramos el panorama general? Aunque no podemos ver el futuro, ¿por qué no confiar en Dios? Él lo tiene todo en Su mano. Entonces, ¿por qué enfadarse con los pequeños desprecios? ¿Por qué molestarse cuando alguien es cruel o injusto? ¿Por qué guardar rencor? Aprende a perdonar y deja que Dios se ocupe de ello.

Tal vez mi querido amigo, hayas experimentado la injusticia en tu vida. Tal vez usted ha sido tentado a amargarse y enojarse o ha dejado que los sentimientos de enojo envenenen su alma. Si ese es el caso, ten valor. Dios permitió que esto sucediera por tu bien y por el bien de aquellos que te lo hicieron. Tú eres parte del plan más grande de Dios. Te usará si se lo permites. Puedes ser positivo, incluso si sufres una gran injusticia a manos de otros.

No tienes que vivir en un mundo de frustración o amargura. Dios te llama a algo más alto. Puedes salir en una noche despejada y mirar las estrellas, las mismas estrellas que José vio. Y puedes tomar las promesas de Dios como tuyas. Necesitas hacer eso. Te dará un gran valor. Cuando mires al cielo, piensa en lo que José debe haber pensado. Tu corazón puede ser reparado. Dios quiere hacer eso por ti. Él ordena que pases por este tipo de experiencias sólo para que Él pueda reparar en tu corazón más de lo que pensaste que era necesario. Él quiere darte el carácter noble de José que puede soportar las dificultades y las pruebas. ¿Podrías darle tu corazón? ¿Puedes confiarle tu futuro? ¿Puedes confiar en Él con tu presente, con todo el dolor, la pena y el dolor? Tú Puedes, ya lo sabes. Hazlo ahora.

Es un gran consuelo dejar ir la ira. Trae gran paz. Deja que Dios trate con los hermanos de José que están en tu vida. Él se encargará, los disciplinará y los castigará si lo necesitan. Puede que no tengas ni idea de cómo está tratando Dios con ellos. Pero puedes confiar en Él. Puede que se sientan culpables ahora mismo por lo que te han hecho. Ellos pueden estar sufriendo del estrés de saber que han sido injustos contigo, pero debido al orgullo u otras cosas que suceden en sus vidas, son incapaces de reconciliarse. Dale tiempo a Dios. Continúa con tu vida. No vivas en el pasado con todos sus problemas, dolor y persecución. ¿Qué dices? ¿Por qué no? Serás mucho más feliz.

Si no estás lidiando con estas cosas ahora mismo, quizás lo hayas hecho en el pasado. Ciertamente lo harás en el futuro. La historia de José está ahí para que la conozcamos y la entendamos para que cuando seamos abusados injustamente, podamos recordar el profundo amor y cuidado de Dios y Su plan personal para cada uno de nosotros.

Dios te bendiga y te guarde mientras piensas profundamente en las cosas de tu vida, para que puedas entender Su más grande propósito y el destino final de tu alma si sales victorioso. Oremos.
Padre nuestro que estás en los cielos, qué grande eres. Queremos aprender la poderosa lección de cómo confiar en Ti a través de todas las circunstancias de nuestras vidas. No siempre tenemos las respuestas. A menudo, estás en silencio. Pero podemos confiar en que Tú tienes un plan maestro, un plan que nos traerá un futuro y una esperanza y un lugar en tu reino. Por favor, ayúdenos a no dejar que nuestras circunstancias nos desalienten. Por favor, ayúdanos a no dejar que las acciones de los demás nos ofendan o amarguen. No queremos vivir en ese tipo de mundo. Gracias por tu cuidado personal para nosotros. Y gracias por Jesús que es nuestro Señor y Salvador, nuestro Protector y nuestro Refugio. En su santo nombre, te lo ruego, amén.