- KEEP the FAITH - https://ktfnews.com/es -

A la Hora que No Pensáis

By Pastor Hal Mayer

Estimados amigos,

Bienvenidos al Ministerio Guardad la Fe. Creo que hemos llegado al tiempo en que el verdadero pueblo de Dios será discriminado por sus propios hermanos en la fe. Sé que tal vez es una declaración muy fuerte pero es la verdad. La mayoría del pueblo de Dios tiene su cabeza escondida en la arena. No quieren saber lo que sucederá en el futuro y no están prestando atención. Mis estimados, estamos llegando al momento del fuerte clamor; a los juicios de Dios; a la lluvia tardía; y ni siquiera están interesados en recibirla. Piensan que eso es fanatismo, lo denominan legalismo. Casi no puedo creer que hemos llegado a un tiempo como el actual.

Hoy en día, pocos pastores están realmente dispuestos a predicar el mensaje de los tres ángeles, especialmente el mensaje del tercer ángel que advierte a las personas a apartarse de las falsas doctrinas y enseñanzas de Roma y sus hijas caídas. Gracias a Dios por aquellos que lo están haciendo, porque hay algunos, pero como los pastores más jóvenes siguen la enseñanza de los más viejos, tenemos un problema. Están siendo entrenados para predicar sermones evangélicos y evitan predicar el mensaje distintivo que Dios ha llamado a dar al mundo en la última generación. De hecho, a los pastores de hoy se les enseña a demonizar a aquellos que aún enseñan el mensaje de los tres ángeles. Se les está enseñando a oponerse a aquellos que aún defienden la verdad. Los fieles son en su mayoría mayores ahora y ya no tienen las voces más fuertes.

Sin embargo, necesitamos hombres y mujeres jóvenes que sean fieles a la verdad y que no tengan miedo frente a la oposición. Necesitamos hombres y mujeres jóvenes que vivan el mensaje y lo compartan con sus amigos y conocidos seculares, así como con sus compañeros de iglesia y amigos evangélicos. Serán ridiculizados, acusados, tergiversados y presionados, pero no fallarán.

Aquellos que coordinan el ataque sistemático contra los maestros que enseñan el mensaje de los tres ángeles, las doctrinas del remanente y la última generación, no tienen idea de que están luchando contra Dios. No se dan cuenta que han comenzado un movimiento profético identificado como el último ataque a la verdad antes del cierre del tiempo de gracia. Están tratando de dejar sin efecto el testimonio del verdadero Espíritu de Dios. Este es el último engaño de Satanás. Estos maestros quieren que piensen que no tenemos que preocuparnos por la venida de Cristo en el futuro cercano. Quieren que piensen que no vamos a tener una ley dominical en el corto plazo ni a ver el cumplimiento de las declaraciones claras del libro El Conflicto de los Siglos sobre cómo van a ocurrir los eventos de los últimos tiempos. Ellos quieren que duerman tranquilamente sin preocupaciones.

Al comenzar nuestro estudio de hoy, es bueno que demos un vistazo a lo que el Espíritu dice a las iglesias. Pero primero vamos a orar.

Nuestro querido Padre celestial, vemos como se están preparando para el ataque final. Pero Tú estás mejor preparado que aquellos que se te oponen. Estás preparado para cada emergencia. Te rogamos que nos des la visión espiritual para entender y conocer que todas las cosas están llegando a su fin y pronto. Padre nuestro, danos el poder para vencer y derrotar al enemigo en cada paso. Por favor muéstranos como vivir por Jesús en medio de las tinieblas que vienen sobre nosotros y que cubrirán a la gente. Queremos recibir la lluvia tardía y para ello necesitamos pureza. Necesitamos a Jesús viviendo en nosotros y te ruego que nos des la gracia necesaria para profundizar nuestro caminar con Cristo, para vivir en Él y con Él. Gracias por estar con nosotros al estudiar tu Palabra hoy. En el nombre de Jesús, amén.

Amigos, por favor vayamos en nuestras biblias a Mateo 24. Conocemos muy bien este capítulo pero hoy me voy a enfocar en una parte que no nos resulta tan familiar. Quisiera que pensemos acerca de qué nos instruye Jesús a hacer. Él no quiere que nos perdamos cosa alguna y por eso nos ha advertido que hagamos algo.

Veamos los versículos 32 al 51. Prestemos atención a las palabras de Jesús acerca del conocimiento.

“De la higuera aprended la parábola: Cuando ya su rama está tierna, y brotan las hojas, sabéis que el verano está cerca.”

Entonces, ¿cómo sabemos que el verano está cerca? Vemos los nuevos brotes, las nuevas hojas y las ramas pequeñas y tiernas. Estas son señales de que el verano está cerca, ¿verdad? Hace poco tiempo salí a mi jardín después de haber estado lejos. Noté nuevas hojas en las plantas de mora. Las vi saludables brillantes a la luz del sol. Tengo conocimiento y este conocimiento me dice que vamos a tener una buena cosecha de moras. Ahora leamos el versículo 33.

“Así también vosotros, cuando veáis todas estas cosas, conoced que está cerca, a las puertas.” 

¿A qué conocimiento se refiere Jesús? Él está hablando sobre el conocimiento de que la segunda venida de Cristo está cerca. El versículo 31 nos dice eso. Aquí está.

“Y enviará sus ángeles con gran voz de trompeta, y juntarán a sus escogidos, de los cuatro vientos, desde un extremo del cielo hasta el otro.” 

Jesús está tratando de decirnos que cuando veamos los eventos que están ocurriendo en el mundo que nos rodea cumplen la profecía bíblica, sabemos que estamos muy cerca y que debemos prepararnos para el tiempo de angustia, la gran tribulación mencionada en los versículos 21 y 22. Escuchemos atentamente estas palabras.

“Porque habrá entonces gran tribulación, cual no la ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá. Y si aquellos días no fuesen acortados, nadie sería salvo; mas por causa de los escogidos, aquellos días serán acortados.” 

Yo quiero ser uno de los elegidos, ¿y ustedes? Quiero estar tan cerca de Jesús que no haya nada que me separe de su amor y poder. Necesito su poder. Ustedes necesitan su poder. De lo contrario, no seremos vencedores, no recibiremos la lluvia tardía y no seremos los elegidos, sino que nos perderemos y lucharemos contra el mensaje.

Yo no quiero pelear contra el mensaje de Dios, ¿y ustedes? Sin embargo, parece que hoy muchos están enseñando que no estamos cerca del fin del tiempo. Ellos dicen: “Las leyes de adoración mencionadas en Apocalipsis 13 no van a suceder en el corto plazo. No tenemos que pensar en la crisis que viene y la persecución. Entonces, no se preocupen. Tranquilícense porque Jesús los ama y los perdona. No tienen que ser perfectos, incluso en Cristo.”

Permítame señalarles que Jesús está muy preocupado por vuestra actitud hacia los Diez Mandamientos, porque revela vuestra actitud hacia Cristo. Él quiere que vivamos por Sus mandamientos y tengamos la victoria sobre cada pecado.

Pero la enseñanza que prevalece hoy es que no podemos vencer el pecado, incluso si Cristo vive en nosotros. Esto es enseñar a un Cristo que es débil e inefectivo. Es hacer un Cristo sin poder y hacer al enemigo más fuerte.

Lo sorprendente es que el evangelio enseña que Cristo no solo nos perdona y nos limpia, sino que también nos da poder. Nuestros corazones, cuando se unen a Su corazón, se vuelven invencibles contra todos los dardos de fuego del enemigo.

“Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno.” Efesios 6:16

La fe en el poder de Cristo y no en nuestro propio poder, nos da poder sobre el enemigo y todos, nótese que dije de “todos” – los dardos de fuego del maligno. Satanás no es más poderoso que Cristo en mi vida.

Si Cristo no puede salvarme perpetuamente (Hebreos 7:25), entonces Él no es Cristo. Él no solo es capaz de salvar al hombre en la cuneta, al drogadicto o a la prostituta. “Hasta lo sumo” significa que Él puede incluso lidiar con los pequeños males habituales que permito en mi vida. Él puede salvarme de mis pecados socialmente “aceptables”, de mis pequeñas adicciones, de mi lengua de fuego y todas mis debilidades.

Este es el Cristo al que servimos. Jesús nos ama tanto que está dispuesto a enviar a todo el cielo para derrotar al enemigo en tu vida y en la mía. El problema es que a menudo no queremos una relación tan estrecha con Jesús. No queremos una relación de corazón con Aquel que puede estar más cerca de nosotros que un hermano o una madre o un padre.

Escuchemos esta poderosa declaración de Testimonios para la Iglesia, vol. 6, pág. 98: “Cuando alguien renuncia al pecado, que es la trasgresión de la ley, su vida será puesta en conformidad con la ley, en perfecta obediencia. Esta es la obra del Espíritu Santo. La luz de la Palabra estudiada cuidadosamente, la voz de la conciencia, las súplicas del Espíritu; producen en el corazón verdadero amor a Cristo, quien se dio como sacrificio completo para redimir toda la persona: el cuerpo, el alma, y el espíritu. Y el amor se manifiesta por la obediencia. La línea de demarcación será clara entre los que aman a Dios y guardan sus mandamientos, y aquellos que no le aman y desprecian sus preceptos.”

Noten que es el amor por Cristo lo que trae perfecta obediencia a su ley. Cristo en nosotros transforma nuestros caracteres a su semejanza y así le obedecemos en perfecta obediencia. Amigos, esto no es imposible de lograr. Cada promesa de Cristo nos da poder en la batalla con el enemigo.

Leamos ahora el versículo 34 de Mateo 24.

“De cierto os digo, que no pasará esta generación hasta que todo esto acontezca.”

¿De qué generación está Él hablando? Está hablando de la última generación. Todo su discurso trata sobre los eventos de los últimos días, por eso Él debe estar hablando de nosotros y no de aquellos que vivían en su época a quienes les dijo estas palabras. Él estaba hablando de lo que debemos observar y cómo entender las señales de los tiempos. Y ahora dice que la generación que vea estas cosas no pasará hasta que todas las profecías se cumplan y todas las tentaciones del enemigo sean vencidas. Eso no significa que no vas a morir, o que no voy a morir. Él está diciendo que siempre habrá quienes crean y enseñan la verdad presente hasta que Jesús venga. Esa generación vivirá en los últimos días hasta que todo esté cumplido.

Tal vez debería señalar que a menudo ha habido predicadores que hablaron sobre el fin del mundo. Noé fue uno. También Enoc, quien habló directamente de la segunda venida, según se registra en el libro de Judas. La generación que cree las palabras de Jesús, las palabras de los apóstoles y las palabras de los profetas no pasará hasta el fin.

El enemigo puede lanzar un ataque a la verdad de Dios. El enemigo puede usar incluso a aquellos que son respetados y venerados en la iglesia de Dios. El enemigo puede encontrar formas de infiltrarse entre el pueblo de Dios y tratar de desalentarlos o distraerlos de su mensaje, pero Cristo dice que siempre tendrá personas que creen y enseñan a un Cristo poderoso que puede evitar que se caigan (Judas 24)… Cristo siempre tendrá personas que se mantendrán firmes en las enseñanzas de las Escrituras y prestarán atención a los mandamientos de Dios a través de la fe de Jesús.

Aquellos que enseñan que es imposible vencer el pecado están enseñando lo contrario de las Escrituras. Están enseñando a un Cristo débil y sin poder. Esto es justo lo que el enemigo quiere que pienses, que Cristo es incapaz de evitar que caigas en la tentación, incluso pequeñas tentaciones. Sí, Él puede ayudarte a vencer al alcohol, puede ayudarte a combatir las drogas, pero quiere ayudarte a superar tu lengua carnal, tu apetito, tu café y chocolates, pescado y pollo, películas, pornografía y todos tus pecados secretos. Por otro lado, el enemigo quiere que renuncies a la buena batalla, por lo que su mensaje será que no tienes que luchar. Cualquiera que te diga que no puedes ser perfecto y que no puedes obedecer completamente a Cristo, debes sospechar que no está enseñando la verdad del evangelio.

¿Qué quiere decir Jesús cuando usa el término “vencer” una y otra vez en el libro de Apocalipsis? Ocho veces utiliza el término en Apocalipsis 2 y 3, como para enfatizar el punto.

“Al que venciere, le daré a comer del árbol de la vida, el cual está en medio del paraíso de Dios.” Apocalipsis 2:7.

“El que venciere, no sufrirá daño de la segunda muerte.” Apocalipsis 2:11.

“Al que venciere, daré a comer del maná escondido, y le daré una piedrecita blanca, y en la piedrecita escrito un nombre nuevo, el cual ninguno conoce sino aquel que lo recibe.” Apocalipsis 2:17.

“Al que venciere y guardare mis obras hasta el fin, yo le daré autoridad sobre las naciones.” Apocalipsis 2:26

“El que venciere será vestido de vestiduras blancas; y no borraré su nombre del libro de la vida, y confesaré su nombre delante de mi Padre, y delante de sus ángeles.” Apocalipsis 3:5.

“Al que venciere, yo lo haré columna en el templo de mi Dios, y nunca más saldrá de allí; y escribiré sobre él el nombre de mi Dios, y el nombre de la ciudad de mi Dios, la nueva Jerusalén, la cual desciende del cielo, de mi Dios, y mi nombre nuevo.” Apocalipsis 3:12.

“Al que venciere, le daré que se siente conmigo en mi trono, así como yo he vencido, y me he sentado con mi Padre en su trono.” Apocalipsis 3:21

¡Estas promesas son maravillosas! Son una gran motivación para vivir para Jesús, ¿verdad? Luego, para agregar una buena medida, Él añade una promesa más en Apocalipsis 21: 7.

“El que venciere heredará todas las cosas, y yo seré su Dios, y él será mi hijo.”

¿Realmente Jesús dice esto? No hay duda de que aquí Él está hablando de vencer el pecado. No hay duda que Él está hablando de vivir por el poder de Cristo en tu vida. No puedes vencer el pecado sin Cristo. Y nunca serás un vencedor a menos que creas que Jesús tiene el poder de expulsar al enemigo de tu vida.

Leamos ahora el versículo 35 de Mateo 24.

“El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán.” 

Como pueden ver, la fe depende en realidad de las palabras de Jesús para hacer lo que dicen que van a hacer. Si Jesús dice que puede evitar que te caigas (Judas 24), ¿acaso no será así? Estas palabras son del apóstol y hermano del mismo Jesús (Judas 1), inspiradas y registradas para nuestra comprensión y experiencia. Si Jesús dice que puede evitar que caigas, ¿no crees que te dará la experiencia de vencer cada tentación y cada pecado? ¿Por qué lo diría si no es verdad? La Biblia solo enseña lo que es verdad, ustedes lo saben. ¿O es que Jesús solo está jugando con nosotros? ¡Nada de eso!
Las palabras de Jesús te sostendrán contra el enemigo. Apréndelas. Memorízalas. Emplea armas contra todas las agencias malvadas que juegan en tu corazón y en tus emociones para que hagas cosas que sabes que están mal. Cuando llegue la tentación, ora para que Cristo renueve su poder en tu vida y luego arroje al enemigo el arma de las Escrituras. Le pegará justo donde debe, como la piedra que David tiró a Goliat. Ahora escuchen lo que Jesús dice en el versículo 36.

“Pero del día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino sólo mi Padre.”  

Él está diciendo que no podemos saber el día y la hora, pero podemos saber que está cerca por las señales de los tiempos, los eventos que se están desarrollando en el mundo que nos rodea. Saben, creo que es interesante que haya quienes están en ambos lados del tema. Algunos dicen que no tenemos que preocuparnos de que el final esté cerca. No hay en camino una ley dominical. No podemos vencer todos los pecados y por lo tanto, no tenemos que pensar en el fin de los tiempos como se describe en las Escrituras y el libro El Conflicto de los Siglos.

Por otro lado, otros dicen que el cierre del tiempo de gracia para el pueblo de Dios será en una fecha determinada. Estamos viendo que el enemigo usa incluso a hombres buenos para luchar contra la verdad de Dios en ambos lados del asunto.

En Marcos 13:33 el apóstol repite y amplía el pensamiento agregando: “Mirad, velad y orad; porque no sabéis cuándo será el tiempo.”

El enemigo está haciendo todo lo que puede para mantenerte distraído, para mantenerte entretenido y tan ocupado que te niegas a pasar tiempo con Jesús y aprender de Él en Su palabra. Pero debemos “velar y orar para que no entremos en tentación.” (Mateo 26:41).

Esto no suena como que deberíamos ignorar el cumplimiento de la profecía bíblica y olvidarnos de entender los tiempos finales. En esta última generación somos llamados a prestar especial atención a las cosas que tienen que ver con la venida del Señor. Una vez más, Jesús menciona las señales de los tiempos. Leámoslo de Mateo 24: 37-39.

“Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre. 

Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca, y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del Hombre.”

La última generación de Dios, que proclama el mensaje de los tres ángeles y el mensaje del cuarto ángel de Apocalipsis 18 “salid de ella, pueblo mío”, será tratada como la gente trató a Noé en los días previos al diluvio. Lo ridiculizaron, se burlaron de él y dijeron que era imposible que un diluvio viniera sobre la tierra. Hicieron que sus científicos proclamaran que era una insensatez pensar que se avecinaba una inundación.
Trataron de decir que Noé era un viejo engañado y que el fin del mundo no era inminente. Trataron de que se rindiera, que detuviera su predicación y dejara de construir el arca. Lo mismo es verdad hoy. Tratarán de hacer que parezcas un tonto y que renuncies a contarle a la gente de la venida de Jesús, de las próximas leyes de adoración y de nuestro mensaje.

Así, en aquel tiempo los pastores liberales salieron y se opusieron a Noé al proclamar que Dios es tan amoroso que no destruiría la tierra con un diluvio. Trataron de decirle a la gente que Noé era un falso profeta y que su visión de la última generación de su época era falsa. “No viene el fin del mundo”, decían. “No somos la última generación. No debemos pensar que somos de alguna manera personas especiales con un mensaje especial. ¿Noé, qué te hace pensar que eres tan especial?”

Ellos desfilaron con sus teólogos y profesores de seminario que dieron credibilidad académica al argumento de que el carácter de Dios está tan lleno de amor que Él no destruiría ni siquiera a los malvados. Usaron argumentos teológicos muy sutiles y engañosos para disuadir a la gente de aceptar la predicción de Noé. ¿Y saben qué? ¡Fueron exitosos en gran parte! ¿Creen ustedes que lo mismo podría ocurrir nuestro tiempo?

¿Y qué pasó? Los días antes del diluvio fueron como cualquier otro día. No había ninguna nube en el cielo. Ni el menor cambio en el clima. La tierra permaneció en su belleza prístina hasta el día en que llegaron las inundaciones y se llevaron todo. Dios eliminó a esa generación malvada. ¿Qué nos hace pensar que Él no hará lo mismo con la nuestra? Ahora, versículos 40 y 41:

“Entonces estarán dos en el campo; el uno será tomado, y el otro será dejado. 
Dos mujeres estarán moliendo en un molino; la una será tomada, y la otra será dejada.”

Jesús está tratando de decirnos que la vida continuará como siempre lo ha hecho. Los justos y los impíos vivirán juntos hasta la cosecha. Podrían estar en la misma iglesia. Podrían estar en la misma casa. Uno será destruido y el otro será dejado. ¿Qué? ¿Cómo es esto? En los días de Noé, casi todas las personas en el planeta fueron destruidas por la abrumadora sorpresa. Fueron destruidos. Solo quedaron Noé y su familia y fueron salvados. Este versículo no se trata de un arrebato secreto que quita a algunos y deja atrás a otros; se trata de un evento mucho más devastador. Están los que son destruidos por los juicios de Dios, al igual que en los días de Noé, y están los que son salvados como Noé y su familia.

Ahora llegamos a nuestro punto principal. Tenemos que hacer algo. Tenemos que ser activos.

Escuchemos de Testimonios para la Iglesia, vol. 5, pág. 427,428.

“Dios ha revelado lo que ha de acontecer en los postreros días, a fin de que su pueblo esté preparado para resistir la tempestad de oposición e ira. Aquellos a quienes se les han anunciado los sucesos que les esperan, no han de permanecer sentados en tranquila expectación de la tormenta venidera, consolándose con el pensamiento de que el Señor protegerá a sus fieles en el día de la tribulación. Hemos de ser como hombres que aguardan a su Señor, no en ociosa expectativa, sino trabajando fervientemente, con fe inquebrantable. No es ahora el momento de permitir que nuestras mentes se enfrasquen en cosas de menor importancia. Mientras los hombres están durmiendo, Satanás arregla activamente los asuntos de tal manera que el pueblo de Dios no obtenga misericordia ni justicia. El movimiento dominical se está abriendo paso en las tinieblas. Los dirigentes están ocultando el fin verdadero, y muchos de los que se unen al movimiento no ven hacia dónde tiende la corriente que se hace sentir por debajo. Los fines que profesan son benignos y aparentemente cristianos; pero cuando hablen, se revelará el espíritu del dragón.

Es nuestro deber hacer todo lo que está en nuestro poder para evitar el peligro que nos amenaza.”

Como pueden ver, no debemos quedarnos sentados sin hacer nada esperando que algo suceda. Debemos trabajar por las almas, estudiando nuestras Biblias y compartiendo la verdad con los demás. Observen que el enemigo está organizando los asuntos para que no tengamos ni piedad ni justicia, y lo hace en la oscuridad y en secreto, ocultando la verdad mientras los hombres duermen.

Si el enemigo se está preparando para un ataque total contra el pueblo de Dios en la oscuridad y en secreto, ¿no esperaríamos que justo en el momento en que todo esto sucede, él enviaría a sus agentes entre el verdadero pueblo de Dios y trataría de disuadirlos de enseñar los principios que los llevaron a ser lo que son? ¿No trataría de disminuir el valor del sábado en sus mentes? ¿No trataría de llevarlos al conflicto y la confusión sobre doctrinas falsas y sobre prácticas no bíblicas como la ordenación de mujeres? ¿No querría que discutieran y pelearan entre sí por muchas distracciones diferentes? Hará lo que sea para evitar que conozcan y proclamen la verdad, ¿no es así?

¿Qué hemos de hacer? Veamos el versículo 42 de Mateo 24:

“Velad, pues, porque no sabéis a qué hora ha de venir vuestro Señor.”

Oh, así que tenemos que velar. ¿No crees que en el mismo momento en que el pueblo de Dios debería estar observando las señales de los tiempos y orando fervientemente para que Cristo gobierne sus vidas, en el mismo momento en que las señales de la venida de Cristo se están cumpliendo ante nuestros ojos, el enemigo intentaría que la gente no les preste atención? ¿No ha tenido éxito en eso?

No sabemos cuándo vendrá nuestro Señor, pero debemos prestar atención a las señales que nos dicen que Su venida está cerca. Y si conocemos esas señales, sabremos cuán cerca estamos. Cuando estamos velando, si estamos haciendo lo que Jesús nos dijo que hiciéramos, no estaremos diciendo que las leyes de adoración no están viniendo. No vamos a discutir contra los principios de la última generación, el remanente, el santuario en el cielo y el juicio investigador. Si estamos prestando atención, está claro que cada detalle de los tiempos finales que la Biblia predijo se está cumpliendo en nuestro tiempo.

Algunos pueden tratar de decirnos que nuestra clara interpretación bíblica sobre Apocalipsis 13 no va a suceder como hemos pensado. En realidad, solo te están diciendo que vayas a dormir y no veles. ¿Cuántas personas se perderán porque prestaron atención a las palabras de estos siervos malvados que intentan disuadir a las personas de creer la verdad?

Ahora el versículo 43.

“Pero sabed esto, que si el padre de familia supiese a qué hora el ladrón habría de venir, velaría, y no dejaría minar su casa.”

Este versículo tiene varios niveles. Primero, es fácil estar despierto y vigilar si el ladrón te dice cuándo vendrá para robar. Pero, ¿el ladrón hace eso? No, él viene cuando menos se espera. Llega en un momento en que la atención del padre de familia se centra en otras cosas. Llega en un momento en que el padre de familia está mirando hacia otro lado. Si va a proteger su casa y sus objetos de valor, será mejor que esté vigilando constantemente.

Escuchemos esto de El Conflicto de los Siglos, pág. 562, 563.

“Cuando los cristianos escogen la sociedad de los impíos e incrédulos, se exponen a la tentación. Satanás se oculta a la vista y furtivamente les pone su venda engañosa sobre los ojos. No pueden ver que semejante compañía es la más adecuada para perjudicarles; y mientras más se van asemejando al mundo en carácter, palabras y obras, más y más se van cegando.”

¿Notan que cualquier holgura y el plegamiento de las manos para descansar te llevarán a la ruina por el engaño? Tus ojos estarán cubiertos y no verás cómo el enemigo te ha atrapado. Y entonces lucharás contra el mensaje de la verdad.

Un segundo nivel es que la casa de la iglesia ha sido infiltrada. Mientras la gente no está velando, mientras duermen en el sueño de Laodicea, el enemigo se ha infiltrado entre ellos y ha ganado credibilidad. Ahora, ha colocado a sus agentes en muchos puestos de responsabilidad. Se les encarga la tarea de decirles a las personas que no necesitan vencer sus pecados. Dicen que el pueblo de Dios no tiene nada de qué preocuparse, que el final no está cerca y que solo necesitan confiar en Jesús para perdonar sus pecados. Minimizan la necesidad de vencer, ya que de todos modos no puedes ser perfecto. No hay necesidad de rogar a Cristo que venga a tu vida y te cambie. No hay necesidad de seguir todas las Escrituras. Amigos, estas ideas son mortales. Ahora leamos el versículo 44.

“Por tanto, también vosotros estad preparados; porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora que no pensáis.”

“A la hora que no pensáis”. ¿Qué está diciendo Jesús? Él está diciendo que en el momento en que no estés prestando atención, en el momento en que te has dormido, en el momento en que piensas que es más improbable que Jesús venga, ese es el momento en que Él vendrá. En otras palabras, sorprenderá a los que no están observando las señales de los tiempos.

Si escuchamos a aquellos que dicen que no tenemos que preocuparnos por las profecías bíblicas y los eventos de los últimos tiempos, seremos atrapados. Si nos dejamos caer en un sueño espiritual para estar felices de escuchar cosas suaves y agradables, homilías superficiales, nos sorprenderá una devastadora sorpresa. Si te dejas satisfacer con las enseñanzas evangélicas de las hijas caídas de Babilonia, te quedarás sin protección cuando caigan los juicios de Dios. Isaías 30: 9-10 dice esto:

“Porque este pueblo es rebelde, hijos mentirosos, hijos que no quisieron oír la ley de Jehová; que dicen a los videntes: No veáis; y a los profetas: No nos profeticéis lo recto, decidnos cosas halagüeñas, profetizad mentiras;” 

Veamos esta declaración de Testimonios para la Iglesia, vol. 3 pág. 359,360.

“Nunca hubo mayor necesidad de advertencias y reprensiones fieles, y un trato estricto y directo, como en este tiempo. Satanás ha descendido con gran poder, sabiendo que tiene poco tiempo. Está inundando el mundo con fábulas agradables, y al pueblo de Dios le encanta que se le hablen cosas halagadoras. El pecado y la iniquidad no son aborrecidos. Se me mostró que el pueblo de Dios debe hacer esfuerzos más firmes y resueltos para rechazar las tinieblas que están por llegar. Se necesita ahora como nunca antes la obra cabal del Espíritu de Dios. Hay que liberarse de toda tontería. Debemos despertar del letargo que traerá nuestra destrucción a menos que lo resistamos. Satanás tiene una influencia poderosa, dominante, sobre las mentes. Los predicadores y la gente están en peligro de ser hallados del lado de las potestades de las tinieblas. No hay tal cosa ahora como una posición neutral. Estamos decididamente en favor de lo bueno o decididamente de parte de lo malo. Cristo dijo: “El que no es conmigo, contra mí es; y el que conmigo no recoge, desparrama” (Mat. 12:30).”

Necesitamos prestar atención a las palabras de Jesús, ¿no es así? Él no dijo esto para entretenernos. Tampoco lo dijo porque solo estaba tratando de jugar un pequeño juego con nosotros. Lo dijo porque es verdad.

“A la hora que no pensáis”. Estas palabras nos dicen que nunca pensemos que su venida no está cerca. Sí, hay retrasos en nuestro cálculo humano, pero nos enseñan a no confiar en el razonamiento humano.

Hay voces entre nosotros hoy que nos dicen que en lugar de avanzar hacia una ley dominical y las circunstancias de los últimos tiempos que conducen a ella, toda la sociedad se está moviendo en otra dirección. La gente está cada vez menos interesada en la adoración del domingo y menos interesada en la religión en general. Estas voces quieren que dejes de pensar en el cumplimiento de la profecía y los eventos actuales. Quieren que dejes de pensar que el momento de la angustia y el fin están cerca.

Si bien es cierto que la sociedad se está alejando de la religiosidad e incluso de una ley dominical, se están implementando los elementos para la severa persecución del pueblo de Dios. Todo está en su lugar, desde la tortura en las cárceles secretas hasta la detención ilimitada sin un juicio; desde un juicio por tribunal en lugar de un jurado de pares hasta controles financieros sobre aquellos designados como extremistas; e incluso la vigilancia masiva. Sin embargo, la gente apenas dice algo en protesta. Quiero decir, el gobierno ha resucitado los principios de la inquisición en la sociedad moderna; ¿Crees que no se está preparando para usar esos principios?

Muchas de estas disposiciones han llegado como un medio para combatir el terrorismo. Pero las definiciones de terrorismo se expanden con el tiempo. Cualquiera que sea etiquetado como extremista será tratado como los terroristas, hasta la ley de no comprar ni vender que se predice en Apocalipsis 13:17. Creo que el enemigo está trabajando sigilosamente en nuestras filas y haciéndonos dormir con cosas suaves incluso cuando está destruyendo la Constitución de los Estados Unidos y creando nuevas leyes diseñadas para combatir el terrorismo.

Piensen un poco. ¿No querría el enemigo crear circunstancias que parecen que la sociedad se está alejando de la religión en lugar de avanzar hacia ella? ¿No alentaría el enemigo todo tipo de maldad para que el pueblo de Dios piense que el libro El Conflicto de los Siglos no es realmente correcto? ¿No querría que pensaras que pasará mucho, mucho tiempo hasta que estas cosas se cumplan? ¡Por supuesto que lo haría!
Esto es exactamente lo que ha hecho.

¿Puedes ver cómo los predicadores evangélicos populares e influyentes y los pastores de mega iglesias están presionando al presidente de los Estados Unidos en este momento? Están trabajando para derrocar años de progreso liberal e izquierdista. Están trabajando silenciosamente para cambiar los tribunales, los militares e incluso el pensamiento fundamental de los estadounidenses. Están trabajando mano a mano con los obispos que los guían y les enseñan a hacer política.

El diablo sabe que cuando se produzcan grandes desastres en el mundo, la naturaleza humana naturalmente pensará que estos son los juicios de Dios sobre las naciones por sus iniquidades. Entonces, ¿no crees que las personas se alejarán de su secularismo y tolerancia del mal y se volverán a Dios, al menos de manera superficial? Solo recuerden lo que pasó después del 9-11. Las iglesias estuvieron llenas por un tiempo al menos. O vean lo que sucedió con el misil en Hawái hace unos años cuando un técnico presionó el botón equivocado al cambiar de turno. La gente entró en pánico e incluso los ateos estaban orando.

Será muy fácil para el enemigo agitar las almas de hombres y mujeres malvados, haciéndolos parecer religiosos y muy comprometidos con Cristo. Ellos rezarán. Ellos abogarán fervientemente por la justicia. Le pedirán a la nación que haga cumplir la adoración del domingo para que esas personas seculares obtengan alguna religión y se conviertan a Cristo. Todo lo que se necesita son algunos desastres naturales una vez que todos los elementos de coerción y persecución están en su lugar. No va a ser difícil en absoluto, porque el enemigo sabe que la mayoría de la gente piensa que el domingo es el día de adoración correcto y el día para ir a la iglesia, el día de descanso de Dios.

Leamos ahora el versículo 45 de Mateo 24.

“¿Quién es, pues, el siervo fiel y prudente, al cual puso su señor sobre su casa para que les dé el alimento a tiempo?” 

¿Qué significa para que les dé el alimento a tiempo? Es la palabra de Dios; es un profundo conocimiento y sabiduría de la Biblia. No es enseñanza superficial. Es la verdad concerniente a la justicia por la fe y cómo vencer el pecado. La necesito en mi propia vida, y tú la necesitas en la tuya. Debemos experimentarlo. Y debemos ser fieles para enseñar la verdad y oponernos al error por todo lo que valemos. Sin embargo, a menos que nos apartemos del pecado en nuestras propias vidas, nunca podremos hacerlo. Leamos el versículo 46.

“Bienaventurado aquel siervo al cual, cuando su señor venga, le halle haciendo así.” 
Lucas 12:37 dice así: “Bienaventurados aquellos siervos a los cuales su señor, cuando venga, halle velando; de cierto os digo que se ceñirá, y hará que se sienten a la mesa, y vendrá a servirles.”

Como pueden ver, la verdadera felicidad nos llega cuando hacemos exactamente lo que Jesús quiere que hagamos, alimentándonos de la Palabra y luego compartiéndola con los demás.

Jesús dice que el siervo fiel se “ceñirá”. ¿Qué significa esto? Significa que estudiará para mostrarse “como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad.” (2ª Timoteo 2:15). Aprenderá las Escrituras y se pondrá la armadura del Señor. Aquí está de Efesios 6: 13-17.

“Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes. Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y vestidos con la coraza de justicia, y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz. Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno. Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios;” 

El siguiente versículo dice que debemos orar y observar con toda perseverancia.
Cuando nos vestimos con la armadura del Señor, eso significa que conocemos nuestra Biblia. Amamos a Jesús más que a cualquier otra cosa, y hemos dedicado la vida a él. Obedecemos sus instrucciones de orar y vigilar con toda perseverancia. Nuestra voluntad sigue su voluntad. Nos sometemos a su control en todas las cosas, lo que significa que Jesús ha venido a nuestra vida por nuestra invitación diaria y nos da la victoria sobre el enemigo. Entonces estamos listos para compartir con otros.

Comiencen un estudio de la Biblia o un grupo pequeño en el hogar. ¡Pueden hacerlo! Tan solo inviten a sus vecinos a cenar una noche a la semana. Muéstrenles cómo cocinar comida vegana o de origen vegetal. Trátenlos bien. Ellos harán preguntas. Luego cuando termine la comida, pueden invitarlos a la sala de estar para un pequeño estudio bíblico. Hablen con ellos acerca de Jesús. Cuéntenles de su amor y poder. Háganlo simple pero que vean que aman a Jesús. Hagan que su oración sea simple y sincera, mientras les dan a otros la oportunidad de orar si lo desean. Dios los recompensará con nuevos amigos y les mostrará a aquellos que tengan interés en saber más. Sigan invitando a nuevas personas. Tengo amigos que hacen esto y están teniendo experiencias maravillosas. Las personas atrapadas en el pecado y las adicciones quieren libertad. Quieren conocer a Dios. Aliméntalos y ellos responderán, no todos, sino aquellos cuya alma tiene hambre por Jesús.

Leamos ahora Mateo24:47.

“De cierto os digo que sobre todos sus bienes le pondrá.” 

Estimados, ¿cuáles son los bienes de Dios? Sus bienes son los principios que se encuentran en la Palabra de Dios. Cuanto más los compartas con los demás, más te familiarizarás con ellos y los dominarás. Y necesitamos dominar la Palabra de Dios, ¿no es así? Sus bienes se convierten en tus bienes. Los controlas en tu vida y en tu discurso, para que otros los vean y crean. Si quieres dominar los bienes de Dios y ser un poderoso testigo, comparte la Palabra con los demás.

Ahora el versículo 48 al 51.

“Pero si aquel siervo malo dijere en su corazón: Mi señor tarda en venir; y comenzare a golpear a sus consiervos, y aun a comer y a beber con los borrachos, vendrá el señor de aquel siervo en día que éste no espera, y a la hora que no sabe, y lo castigará duramente, y pondrá su parte con los hipócritas; allí será el lloro y el crujir de dientes.”

Quienes nos dicen que la venida del Señor se retrasará; que no necesitamos entender las profecías; y que no debemos preocuparnos por el tiempo de angustia que viene, realmente están haciendo el trabajo del enemigo. No me interesa si están en posiciones muy altas en los seminarios de buena reputación o en el liderazgo de la iglesia. Ellos están haciendo el trabajo del enemigo. Ellos están trabajando contra Cristo y están tratando de hacer que te pierdas. Es así de simple.

Pueden acusarlos de ser fanáticos o legalistas, pero en realidad, ¿no es eso lo que la gente le hizo a Noé? ¿Y qué le hicieron a Cristo? Ellos también se burlaron de Él, a pesar de que Él era el Rey de Gloria. Perdieron completamente el rumbo. Fueron engañados haciéndoles pensar que estaban bien. Después de todo, pensaron que estaban defendiendo la verdad, mientras en realidad, estaban crucificando la verdad. Y así es ahora. Hay hombres y mujeres entre nosotros que sacrificarían todo lo que hemos defendido y todo lo que hemos enseñado sobre el remanente y el mensaje de los tres ángeles. Quieren apartarte de la verdad y llevarte a fábulas.

Noten las palabras de Jesús en la última sección de Mateo 24. ¿Qué hacen estas personas que enseñan que el Señor está retrasando su venida a los que enseñan la verdad? Empiezan a herir a sus hermanos. ¿Qué significa esto? Significa que criticarán y acusarán a los que enseñan la verdad sobre la última generación. Significa que van a decir falsamente que son legalistas. Dirán que estas personas son herejes y deben ser rechazadas. ¡Ya está sucediendo, mis amigos! Ya está en funcionamiento.

Recientemente escuché un sermón de un líder de alto rango que hizo eso. Él demonizó a aquellos que creen en las doctrinas de la última generación y la verdad sobre la justificación por la fe. Me molestó muchísimo. Puedo ver a donde lleva esto, veo que nos está llevando al movimiento ecuménico. Puedo ver que derrocará el mensaje de los tres ángeles de Apocalipsis 14 y el mensaje del cuarto ángel de Apocalipsis 18. Puedo ver que nos está llevando de regreso a Roma al igual que todas las demás iglesias. Estos hombres no tienen amor por la última generación. Puede significar que un día la entregarán a las autoridades para su procesamiento. ¡No crean que habrá misericordia o justicia!

Mientras terminamos nuestro estudio hoy, quiero decirles que aunque vivimos en un tiempo confuso, no estamos sin ayuda. Cristo te ayudará a entender estas cosas. Él te dará una experiencia con Él mismo que te fortalecerá en cada prueba. Él te dará toda Su suficiente gracia, la cual por cierto, te capacita para vencer al enemigo.

Que Dios los bendiga y los guarde en su amor, en su cuidado y en su palabra.
Oremos.

Padre nuestro que estás en los cielos, grande es tu fidelidad y tu gracia. Padre ten misericordia de nosotros y ayúdanos a ver la verdad como es en Jesús. Ayúdanos a conquistar las tinieblas con la luz de la verdad, danos Tu presencia y sobre todo haznos vencedores por tu poder viviendo en nosotros. Que podamos vencer cada tentación. Y gracias por ser un Dios todopoderoso que puede salvar completamente a todos los que vienen a ti por Jesús. En Su nombre oramos, amén.