- KEEP the FAITH - https://ktfnews.com/es -

Los Evangélicos y la Administración Trump

By Pastor Hal Mayer

Queridos amigos:

Bienvenidos una vez más a Guardad la Fe, mientras exploramos otro principio de la profecía bíblica y su impacto en nuestras vidas en estos últimos días. Nuestra fe es en Cristo y debiera crecer y madurar mientras experimentamos más y más de Cristo, y nos acercamos más al cierre del tiempo de gracia. Muchas personas no entienden que su madurez en Cristo tiene que crecer continuamente. Ellos piensan que una vez que recibieron a Cristo, están perdonados de todos sus pecados y con eso ya no necesitan preocuparse. Pero cultivar una relación amorosa con Cristo no es parte de sus planes. Consecuentemente, no se interesan mucho en la Biblia ni en reformar sus vidas a la imagen de Cristo. Así que hay muchos que están metidos en este terreno espiritual de nadie, y yo estoy muy preocupado.

El mensaje de hoy va a tratar sobre desarrollos recientes con los evangélicos. Muchos de ellos no poseen la luz que nosotros poseemos con relación a las profecías. Y ellos realmente solo están escuchando a sus pastores y a otros líderes. Ellos no disciernen entre el camino correcto a tomar y el camino errado que es muy fácil, porque éste es muy atractivo. Sin duda, que ustedes han pensado en los peligros de la influencia evangélica en la Casa Blanca en este tiempo de la historia. Hemos colocado mucho énfasis en esta nueva alianza entre el presidente y sus consejeros evangélicos durante los últimos años pero es hora que nos alejemos un poco para ver el cuadro mayor.

¿Cómo debemos entender a nuestros vecinos evangélicos? Algunos de nosotros han pensado en cuán malos son los cambios evangélicos que ellos están abiertamente apoyando, relacionados con las enfermedades sociales que llenan nuestra sociedad. Ellos quieren cambiar las leyes y las cortes que tanto han ofendido a los cristianos en los años recientes y que han hecho de Norteamérica algo irreconocible para muchos de ellos.

Así, hoy, quisiera compartir con ustedes algunas cosas que tienen que ser tomadas en consideración cuando tocamos los asuntos y el fundamento del cumplimiento profético del tiempo del fin de las profecías bíblicas. Por lo tanto, para comenzar, inclinemos nuestras cabezas en oración mientras buscamos la guía de Dios para nuestro estudio de hoy.

Nuestro Padre celestial, gracias por Tu sabiduría y guía en las Escrituras. Oramos para que Tu Espíritu Santo nos hable mientras estudiamos Tu palabra. Ábrenos a Tu entendimiento de las cosas que necesitamos comprender acerca de nuestros tiempos, de tal manera que tengamos un punto de vista equilibrado de aquellos que están trabajando para corregir las enfermedades sociales que son tan prevalecientes. Gracias por Cristo, nuestro Señor, quien es nuestro Salvador y quien está interesado en todo lo necesario para nuestra salvación. Y te agradecemos por Tu Espíritu Santo, que quiere impresionarnos con las escrituras que vamos a leer. Bendícenos nuevamente hoy, lo rogamos, en el nombre de Jesús, amén.

Comencemos hoy abriendo nuestras Biblias, si es que usted no está manejando su automóvil, en Lucas 17:20- 25. Leamos estos versículos mientras consideramos lo que sucedía en los días de Jesús. “Los fariseos preguntaron a Jesús, cuándo había de venir el reino de Dios. Y él respondió: ‘El reino de Dios no vendrá con manifestación exterior. Ni dirán: ‘Aquí está, o allí’, porque el reino de Dios está entre vosotros ya’. Y dijo a sus discípulos: ‘Vendrá tiempo en que desearéis ver uno de los días del Hijo del Hombre, y no lo veréis. Entonces os dirán: ‘¡Aquí está, o allí!’ Pero no vayáis, ni los sigáis. Porque como el relámpago resplandece y brilla desde un extremo del cielo hasta el otro, así también será el Hijo del Hombre en su día. Sin embargo, es necesario que primero padezca mucho, y sea rechazado por esta generación’”.
Los Fariseos le habían enseñado al pueblo que el reino del Mesías sería literal y que destruiría a las naciones enemigas. Ellos esperaban un reino temporal. También esperaban un Mesías que hiciera avanzar a su nación sobre las demás naciones de la tierra.

Pero también tenían motivos más siniestros. Éstos que le exigieron a él, querían hacer parecer a Cristo como un falso profeta. El profeta Juan el Bautista había dicho que el reino del cielo estaba cerca. Pero su entendimiento del reino celestial era literal y aun no había llegado. Ni tampoco había ninguna señal que les dijera que llegaría pronto. Por lo tanto, le pidieron a Cristo que estableciera una fecha para el reino. Entonces, cuando eso no sucediera, y que ellos realmente no esperaban, lo podrían acusar de no estar guiando bien al pueblo. Su pregunta estaba más bien dirigida para perjudicar la obra de Cristo y para alienar al pueblo de Él.

Escuchen lo que dice en El Deseado de Todas las Gentes pág.467. “Habían pasado más de tres años desde que Juan el Bautista diera el mensaje que a manera de toque de trompeta había repercutido por el país: ‘Arrepentíos, que el reino de los cielos se ha acercado’. Y sin embargo los fariseos no veían señal alguna del establecimiento del reino. Muchos de aquellos que habían rechazado a Juan y que a cada paso se habían opuesto a Jesús, estaban insinuando que su misión había fracasado”.

Cuando Jesús les respondió a estos asesinos respecto a Su reputación y respecto a Su vida (si es que podían hacerlo), Él dirigió su respuesta primero a los Fariseos, y después a los discípulos, y ambas se aplican a nosotros hoy en día.

“El reino de Dios no vendrá con manifestación exterior… el reino de Dios ya está entre vosotros”. Lucas 17:20-21.

Los reinos terrenales se afirman a través de guerras, revoluciones, conflictos y derramamiento de sangre. Estas son las cosas que llenan las noticias y que son tomadas en cuenta por las naciones. Un ejemplo actual, es la manera en que los Estados Unidos y Corea del Norte se comunican entre ellos.

Pero, no es así con el reino de Cristo. Su reino viene silenciosamente a nuestro corazón. Viene sin pompa, sin ruido, ni con ningún show externo. Viene calmadamente y obra en el corazón para cambiar la manera en que usted piensa, la manera en que usted habla y la manera en que usted vive.

Jesús no les respondió directamente a los Fariseos. Él quería elevar sus mentes para que pensaran más profundamente. Él quería rectificar sus errores explicándoles la naturaleza y el carácter de Su reino.
No nos toca saber el tiempo cuando el reino del cielo va a ser establecido. Eso es algo secreto. Lo que sí tenemos que entender son las grandes intenciones de este reino. Eso sí ha sido revelado.

En aquellos días, donde quiera que estuviera el rey, esa era su corte. Algunos dirán, hablando de Cristo, Él está aquí, o Él está allí. Pero no sigan esos rumores. Esas son solo manifestaciones del enemigo, quien está tratando de engañarlos para que piensen en forma material, y no espiritualmente. El reino de Cristo no será establecido en este o en aquel lugar en particular.

Aquellos que confinan el cristianismo y la iglesia en este lugar o en aquel lugar, en este partido político o en aquel partido político, están diciendo: “Helo aquí, o helo allí”. La prosperidad, el poder político, o la popularidad nunca han sido una señal de la verdadera iglesia.

Ellos pueden decirte, aquí hay un partido que está trabajando bien, y allí hay un partido que está trabajando mal. Ellos pueden decir, vean, tenemos que seguir a aquella persona, porque él está trabajando con los poderes que pueden cambiar nuestra sociedad de una manera que apoye nuestros planes y agendas.
He aquí uno que va a liberar a los Judíos de los opresores Romanos, y aquí hay uno que va a liberar a los cristianos de las manos de los gobernantes seculares opresores.

¿Qué dijo Jesús de todos ellos? “No vayan tras ellos”. Los van a conducir a entender mal el verdadero significado de Mis palabras. Ellos los van a conducir por un camino que eventualmente los hará rechazarme y no los preparará para el verdadero reino del cielo.

El reino de Dios “está dentro de vosotros”, dijo Jesús. “Mi reino no es de este mundo: si mi reino fuese de este mundo, entonces mis siervos pelearían, para que no sea entregado a los Judíos: pero ahora mi reino no es de aquí”. Juan 18:36. En otras palabras, Jesús estaba diciendo que las peleas a espada, o las peleas políticas, no van a asistir (ayudar) para establecer Su reino en los corazones de los hombres. Las políticas y las guerras solo agitan las pasiones pecaminosas del alma y conducen a la destrucción eterna.

El reino de Cristo tiene poder sobre las vidas de aquellos que puede influenciar. Tiene poder sobre sus almas y sobre sus conciencias. Y recibe el homenaje de ellos, y no solamente de sus cuerpos, sino que también de sus mentes y de sus corazones. Cuando el reino de Cristo es establecido, interiormente usted es cambiado, de tal manera que su vida exterior es modelada conforme a la vida de Cristo, quien vive en usted. Él es nuestro ejemplo. Y tenemos que hacer lo que Él hizo, o lo que quiso hacer.

El reino de Dios no cambia la condición externa del hombre, sino que Su reino aparece cuando lo ha renovado a usted interiormente. El que usted siga a Jesús no significa que usted va a ser rico, o que no va a ser perseguido o protegido de las persecuciones y otros problemas. Jesús no fue un predicador próspero. Miren el reino del cielo para que produzca una revolución del corazón, no una revolución de la billetera, o del gobierno civil.

“Jesús contestó: “El reino de Dios no vendrá con advertencia [manifestación exterior, V.M.] ni dirán: Helo aquí, o helo allí: porque he aquí el reino de Dios está entre vosotros.” El reino de Dios comienza en el corazón. No busquéis aquí o allí manifestaciones de poder terrenal que señalen su comienzo”.

“Tiempo vendrá –dijo dirigiéndose a sus discípulos,– cuando desearéis ver uno de los días del Hijo del hombre, y no lo veréis.” Por cuanto no va acompañada de pompa mundanal, estáis en peligro de no discernir la gloria de mi misión. No comprendéis cuán grande es vuestro presente privilegio de tener entre vosotros, aunque velado por la humanidad, al que es la vida y la luz de los hombres. Vendrán días en que miraréis retrospectivamente y con ansia las oportunidades que ahora disfrutáis, de andar y hablar con el Hijo de Dios”.

“Por causa de su egoísmo y mundanalidad, ni los discípulos de Jesús podían comprender la gloria espiritual que él procuraba revelarles. No fue sino hasta después de la ascensión de Cristo al Padre y del derramamiento del Espíritu Santo sobre los creyentes, cuando los discípulos apreciaron plenamente el carácter y la misión del Salvador. Después de recibir el bautismo del Espíritu, comenzaron a comprender que habían estado en la misma presencia del Señor de gloria. A medida que les eran recordados los dichos de Cristo, sus mentes se abrían para comprender las profecías y entender los milagros obrados por él. Las maravillas de su vida pasaban delante de ellos y parecían hombres que despertaban de un sueño. Comprendían que ‘aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad’. En realidad, Cristo había venido de Dios a un mundo lleno de pecado para salvar a los caídos hijos e hijas de Adán. Los discípulos se consideraron entonces de mucha menor importancia que antes de haber comprendido esto. Nunca se cansaban de referir las palabras y obras del Señor. Sus lecciones, que sólo habían entendido obscuramente, pareciéronles una nueva revelación. Las Escrituras llegaron a ser para ellos un libro nuevo”. El Deseado de Todas las Gentes pág.467-468.

¿No quieren esa experiencia, mis amigos? ¿No quieren que las Escrituras sean un nuevo libro para ustedes? Eso puede suceder. “Mientras los discípulos escudriñaban las profecías que testificaban de Cristo, llegaron a estar en comunión con la divinidad”. ¡Y no quieren ustedes eso! “Reconocieron que había en él un conocimiento que ningún ser humano podía comprender sin ayuda de la intervención divina”.

Pero habían sido tan escasos en su entendimiento, tan débiles de mente, que a menudo no entendían la verdad y el significado más profundo de las palabras habladas por Uno que era más sabio que Salomón y reflejaban dolorosamente en su falta de fe para creer y aun para negar al que era la Luz del mundo.

“Mientras los sacerdotes y príncipes se combinaban contra ellos y eran llevados ante concilios y arrojados a la cárcel, los discípulos de Cristo se regocijaban de que ‘fuesen tenidos por dignos de padecer afrenta por el Nombre’. Les era grato probar, ante los hombres y los ángeles, que reconocían la gloria de Cristo, y querían seguirle aun perdiendo todo lo demás”.

“Hoy es tan cierto como en los días apostólicos que sin la iluminación del Espíritu divino, la humanidad no puede discernir la gloria de Cristo. La verdad y la obra de Dios no son apreciadas por un cristianismo que ama el mundo y transige con él. No es en la comodidad, ni en los honores terrenales o la conformidad con el mundo donde se encuentran los que siguen al Maestro. Han dejado muy atrás estas cosas y se hallan ahora en las sendas del trabajo, de la humillación y del oprobio, en el frente de batalla ‘contra principados, contra potestades, contra señores del mundo, gobernadores de estas tinieblas, contra malicias espirituales en los aires’. Como en los días de Cristo, no son comprendidos, sino vilipendiados y oprimidos por los sacerdotes y fariseos del tiempo actual”.

Pero qué quiso decir Cristo cuando dijo que “el reino de Dios no viene con manifestación exterior”. Estoy leyendo del Deseado de Todas las Gentes.

“Pero hoy hay en el mundo religioso multitudes que creen estar trabajando para el establecimiento del reino de Cristo como dominio temporal y terrenal”. Entre paréntesis, esto es conocido como dominionismo. Sus intenciones son las de establecer el reino de Cristo en la tierra en nuestros días. Continuaré leyendo.
“Desean hacer de nuestro Señor el Rey de los reinos de este mundo, el gobernante de sus tribunales y campamentos, de sus asambleas legislativas, sus palacios y plazas. Esperan que reine por medio de promulgaciones legales, impuestas por autoridad humana. Como Cristo no está aquí en persona, ellos mismos quieren obrar en su lugar ejecutando las leyes de su reino. El establecimiento de un reino tal es lo que los judíos deseaban en los días de Cristo. Habrían recibido a Jesús si él hubiese estado dispuesto a establecer un dominio temporal, a imponer lo que consideraban como leyes de Dios, y hacerlos los expositores de su voluntad y los agentes de su autoridad. Pero él dijo: ‘Mi reino no es de este mundo’. No quiso aceptar el trono terrenal”. El Deseado de Todas las Gentes pág.470.

Podemos apreciar los deseos y esfuerzos de muchos líderes religiosos, pastores evangélicos y sacerdotes católicos, por ejemplo, para corregir ciertos abusos que han infectado la nación, tales como el aborto, la restauración de la libertad religiosa, y otros asuntos de importancia. A menudo podemos identificarnos con estas cosas. Y también las queremos. Hasta podemos votar para apoyar asuntos que violan estas cosas. Podemos apoyarlos en sus esfuerzos para hacer volver la marea de matar a miles de miles de bebés. Podemos estar con ellos en la restauración de la libertad religiosa, de aquellos que han decidido demolerla. Pero escuchen atentamente lo que sigue, el cual es un párrafo famoso que está en la página 470.

“El gobierno bajo el cual Jesús vivía era corrompido y opresivo; por todos lados había abusos clamorosos: extorsión, intolerancia y crueldad insultante. Sin embargo, el Salvador no intentó hacer reformas civiles, no atacó los abusos nacionales ni condenó a los enemigos nacionales. No intervino en la autoridad ni en la administración de los que estaban en el poder. El que era nuestro ejemplo se mantuvo alejado de los gobiernos terrenales. No porque fuese indiferente a los males de los hombres, sino porque el remedio no consistía en medidas simplemente humanas y externas. Para ser eficiente, la cura debía alcanzar a los hombres individualmente, y debía regenerar el corazón”.

“No por las decisiones de los tribunales o los consejos o asambleas legislativas, ni por el patrocinio de los grandes del mundo, ha de establecerse el reino de Cristo, sino por la implantación de la naturaleza de Cristo en la humanidad por medio de la obra del Espíritu Santo”.

Tenemos una obra superior que hacer, mis amigos, una misión más noble. Tenemos que enseñarles a las personas a que salgan de Babilonia, que no unan la iglesia con el estado. Nuestra misión no es la de meternos en política para establecer una ley terrenal. Nuestra obra es llevar a Cristo en Su ley a los corazones a donde quiera que exista una apertura. Dios nos ha llamado a una obra muy alta y santa. Escuchen cuidadosamente la siguiente parte de esta declaración muy importante del Deseado de Todas las Gentes.

“Ahora, como en los días de Cristo, la obra del reino de Dios no incumbe a los que están reclamando el reconocimiento y apoyo de los gobernantes terrenales y de las leyes humanas, sino a aquellos que están declarando al pueblo en su nombre aquellas verdades espirituales que obrarán, en quienes las reciban, la experiencia de Pablo: ‘Con Cristo estoy juntamente crucificado, y vivo, no ya yo, mas vive Cristo en mí’”. El Deseado de Todas las Gentes pág.471.

He aquí otra declaración de Hechos de los Apóstoles pág.56. “En nuestros días debemos sostener firmemente este principio. El estandarte de la verdad y de la libertad religiosa sostenido en alto por los fundadores de la iglesia evangélica y por los testigos de Dios durante los siglos que desde entonces han pasado, ha sido, para este último conflicto, confiado a nuestras manos. La responsabilidad de este gran don descansa sobre aquellos a quienes Dios ha bendecido con un conocimiento de su Palabra. Hemos de recibir esta Palabra como autoridad suprema. Hemos de reconocer los gobiernos humanos como instituciones ordenadas por Dios mismo, y enseñar la obediencia a ellos como un deber sagrado, dentro de su legítima esfera. Pero cuando sus demandas estén en pugna con las de Dios, hemos de obedecer a Dios antes que a los hombres. La palabra de Dios debe ser reconocida sobre toda otra legislación humana. Un “Así dice Jehová” no ha de ser puesto a un lado por un ‘Así dice la iglesia’ o un ‘Así dice el estado’. La corona de Cristo ha de ser elevada por sobre las diademas de los potentados terrenales”.

Hoy, Norteamérica y muchas otras naciones están divididas por una amplia hendidura entre los partidos políticos y la cual se está ampliando. De hecho, nunca antes, excepto, tal vez durante la guerra civil, los Norteamericanos están en polos opuestos. Y la división política también existe en otros países occidentales. Muchos líderes políticos están frustrados porque no consiguen casi nada. Y cuando un lado está en el poder, saca ventaja de su posición para conseguir cuanto sea posible para apoyar su agenda, mientras el otro lado trata de recuperar el poder que ha perdido. Entonces, cuando el otro lado está en el poder, lo cual sucede inevitablemente, invierten eso y conducen a la nación tanto cuanto sea posible en la dirección contraria.
Eventualmente, son los dominionistas los que van a ganar un día, especialmente porque la Biblia predice que habrá leyes religiosas aprobadas para mantener la marea de impiedad. Ver Apocalipsis 13.

El enemigo de las almas ha creado esta división política, no los Rusos. En el pasado, Norteamérica era tan protestante como cualquier nación podía serlo. Pero esos días han cambiado. El movimiento ecuménico ha efectuado grandes embestidas en las iglesias protestantes, las cuales ahora evitan el término protestante. Los obispos Católicos les enseñaron a los Protestantes cómo dejar a un lado sus diferencias, de tal manera que pudieran trabajar juntos. Ellos les enseñaron que si querían llevar a cabo algún logro social, donde pudieran colocar sus opiniones religiosas y sus doctrinas distintivas, tenían que unir sus manos con la Iglesia Católica para conseguirlo políticamente.

Este método de trabajo es exactamente lo opuesto a la manera como Cristo trabajó. Cristo no trató de derrocar los males de la sociedad, porque Él sabía que eso no salvaría eternamente al hombre.
Y hoy, no le preocupa a la Iglesia Católica que los Protestantes, o ex Protestantes estén ahora trabajando juntos. Cuando ellos eran realmente protestantes, se podrían haber preocupado, porque sus esfuerzos habrían sido contra la Iglesia Católica Romana. Por lo tanto, ellos colocaron su énfasis en reducir la resistencia a las doctrinas y prácticas de Roma, y así han tenido mucho éxito. Pero los Protestantes están ahora tan comprometidos con el espíritu ecuménico, que ya no son más protestantes y son muy amigos de la Iglesia Católica y su agenda. Ellos están también tan envueltos con la Iglesia Católica, políticamente hablando, que esencialmente harán lo que la Iglesia Católica quiere que ellos hagan.

En el mismo espíritu del ecumenismo, los Evangélicos han aprendido su lección. Han aprendido a dejar a un lado sus diferencias denominacionales y doctrinales, las cuales son muchas, y han trabajado juntos. Eso fue tan efectivo en el 2016, que pudieron elegir a Donald Trump como presidente de los Estados Unidos. Y ahora están trabajando juntos para transformar el poder judicial federal de los Estados Unidos en una fuerte bancada conservadora. Están trabajando para eliminar el aborto. Están trabajando para restaurar la libertad religiosa y otros asuntos.

De hecho, Paula White, pastora de una mega-iglesia de Florida, y cercana consejera del Presidente Trump dijo: “Si pensamos que hicimos algo el año pasado, muchachos, esperen lo que vamos a hacer este año (2018)”.
Mientras muchos del pueblo de Dios han estado observando a los obispos Católicos para ver si se metían visiblemente en la actividad política, y promovían la ley dominical, la cual es su agenda subyacente, han dejado de ver que ahora son los Protestantes los que están en las líneas de frente y que son ellos los que ahora están aprobando mucho de su agenda religiosa en la administración Norteamericana. Hasta han conseguido que el Presidente Trump reconozca Jerusalén como la capital de Israel, un objetivo evangélico favorito que establece ciertas falsas interpretaciones de la profecía bíblica que tal vez deben cumplirse. Los Evangélicos saben que no tienen mucho tiempo, así es que están trabajando diligentemente para llevar a cabo lo máximo que sea posible de su agenda legislativa antes que la casa o el senado cambie de manos, lo cual es muy posible, eventualmente.

¿Qué ha sucedido con los obispos Católicos? Ellos estaban todos en la Casa Blanca de George W. Bush. Bien, ellos aun están por ahí. Pero se han retirado de las líneas de frente, y han dejado que los Evangélicos tomen la iniciativa y que lleven a cabo su agenda religiosa para reformar las leyes federales de acuerdo con sus ideales. Los obispos saben que eventualmente, serán capaces de usar a los Protestantes para aprobar una ley dominical.

Hay dos declaraciones que yo quisiera leerles. Son casi idénticas. Pero existe una pequeña diferencia en una frase que confirma este punto de vista sobre los obispos. La primera declaración es de El Conflicto de los Siglos pág.665. Escuchen cuidadosamente.

“Satanás se pondrá alerta al ver que la controversia se extiende a nuevos campos y que la atención del pueblo es dirigida a la pisoteada ley de Dios. El poder que acompaña a la proclamación del mensaje sólo desesperará a los que se le oponen. El clero hará esfuerzos casi sobrehumanos para sofocar la luz por temor de que alumbre a sus rebaños. Por todos los medios a su alcance los ministros tratarán de evitar toda discusión sobre esas cuestiones vitales. La iglesia apelará al brazo poderoso de la autoridad civil y en esta obra los papistas y los protestantes irán unidos”.

Esa es la frase importante: “los papistas y los protestantes irán unidos”.

“Al paso que el movimiento en favor de la imposición del domingo se vuelva más audaz y decidido, la ley será invocada contra los que observan los mandamientos”.

Ahora, la otra declaración es del Espíritu de Profecía, volumen 4, página 425. El Espíritu de Profecía es el precursor del Conflicto de los Siglos. Fue escrito para ayudar a que el pueblo de Dios, guardador del Sábado pudiera entender lo que vendría en el futuro. Pero cuando fue revisado bajo el nuevo título, fue hecho un pequeño cambio para que fuese más fácil de leer y más aceptable para el público en general.

La primera declaración deja más claro el punto acerca de la unidad de los Católicos Romanos con los Evangélicos.

Escuchen cuidadosamente: “A medida que la controversia se extiende a nuevos campos, y que la atención del pueblo es dirigida a la pisoteada ley de Dios, Satanás se pondrá alerta. El poder que acompaña a la proclamación del mensaje sólo desesperará a los que se le oponen. El clero hará esfuerzos casi sobrehumanos para sofocar la luz por temor de que alumbre a sus rebaños. Por todos los medios a su alcance los ministros tratarán de evitar toda discusión sobre esas cuestiones vitales. La iglesia apelará al brazo poderoso de la autoridad civil, y en esta obra, [y aquí viene la diferencia] se les solicita a los papistas que vengan a ayudar a los Protestantes. El movimiento dominical se vuelve más audaz y decidido. La ley es invocada contra los guardadores de los mandamientos”.

¿Lo vieron? Nos da el interesante detalle de que los católicos Romanos son solicitados a que se unan con los Evangélicos para llevar a cabo su misión de aprobar una ley dominical. En otras palabras, los Evangélicos pensarán que necesitan ayuda en este masivo esfuerzo. Y desde luego, probablemente la necesitarán. Después de todo, estarán pelando contra el cielo en este asunto, y tienen que vencer una considerable resistencia, tanto de los guardadores del Sábado como de las personas seculares.

Pero esta declaración, con solo unas pocas palabras, explica por qué los obispos se están retrayendo de las líneas frontales, y están dejando que los Evangélicos tomen el liderazgo. Ellos aun están envueltos. No se engañen con eso. Pero están manteniendo un perfil bajo en el tiempo en que los Evangélicos consolidan su poder en los pasillos del Congreso, en la oficina oval y en las iglesias. Ellos necesitan que los Evangélicos trabajen su dominionismo. Ellos necesitan que los Evangélicos ayuden a fortalecer la causa de la observancia del Sábado en los Estados Unidos y en otros lugares. Así es que, ellos les permiten que tomen el liderazgo por algún tiempo. Y cuando los Evangélicos lleguen a un punto en que necesiten la ayuda de la Iglesia Católica, estarán listos para tenderles una mano, tan pronto como sean invitados a hacerlo.
Ahora, escuchen esta declaración acerca de lo que está sucediendo por detrás de las escenas. Hay mucho que tenemos que entender acerca de la agenda oculta y lo que tenemos que hacer con eso. ¿Sabían ustedes que tenemos algo que hacer con respecto al movimiento de la ley dominical? Helo aquí en el Tomo 5 de Testimonios para la Iglesia pag.427. “Mientras los hombres están durmiendo, Satanás arregla activamente los asuntos de tal manera que el pueblo de Dios no obtenga misericordia ni justicia. El movimiento dominical se está abriendo paso en las tinieblas”.

Así, no sabemos cuáles líderes están encubriendo el verdadero asunto. Pero ciertamente, los obispos Católicos tienen la ley dominical en mente. Ellos la han tenido como parte de su agenda durante muchos, muchos años. Y han estado trabajando abiertamente por ella, especialmente en Europa, y también en otros países. Pero en Norteamérica está oculta en las sombras. Se está abriendo paso en las tinieblas. Todo esto hace que sea difícil que los Evangélicos entiendan el verdadero propósito de cooperar con los poderes políticos. Ellos simplemente no ven el peligro.

Y esto es lo principal de lo que el enemigo está tratando de hacer. Él ha cegado a los Evangélicos con respecto a la verdadera naturaleza del movimiento de usar al gobierno para establecer el dominionismo cristiano. Los Evangélicos en la cima de los escalones del poder son muy apasionados con respecto a esto, y van a trabajar con cualquiera que los ayude a llevar a cabo su propósito.

Muchos ven las buenas cosas que ellos están haciendo para conducir a Norteamérica de vuelta a los apuntalamientos religiosos en los cuales fue fundada. Ellos se regocijan que finalmente el ala liberal torcida de la ley en Norteamérica y de su jurisprudencia esté siendo corregida. Ellos están muy agradecidos de que la libertad religiosa esté siendo restaurada y que ellos puedan ser escuchados en el mercado. Nosotros también podemos apreciar esto. La izquierda ha presionado tan fuertemente con su secularismo, con su identidad de género, con su matrimonio del mismo sexo, y con su insistencia de que la homosexualidad sea apoyada y celebrada aun por negocios cristianos, obligándolos a acatar las leyes diseñadas para promover esas cosas; para muchas personas cristianas, es como un hálito de aire fresco para poder ver por lo menos que algunos de ellos están siendo rechazados.

Ahora, voy a continuar leyendo de esta importante declaración del Tomo 5 de Testimonios para la Iglesia pág. 427. “Los fines que profesan son benignos y aparentemente cristianos; pero cuando hablen, se revelará el espíritu del dragón”.

¿Entendieron eso? Parece ser muy bueno. Es externamente cristiano en su profesión. Y todos los cristianos debieran ser capaces de unirse para hacer que la nación sea correcta nuevamente, así dicen ellos. Pero, ¿es esto algo correcto que debamos hacer? Esto es dominionismo cristiano. Ellos quieren reconstruir Norteamérica, no solo como una nación cristiana, sino hacer que Norteamérica sea gobernada por cristianos y por la ley bíblica, tal como es definido por aquellos que gobiernan.

Ustedes pueden ver, que el enemigo ha construido un conjunto de circunstancias que va a hacer muy difícil que el pueblo de Dios guardador de los mandamientos se oponga al movimiento para establecer un reino legal de Cristo en la tierra. Esta ha sido la agenda de Roma durante mucho tiempo. Ahora que Roma tiene a los Evangélicos de su lado, y que están haciendo el mayor esfuerzo, Roma está en la línea lateral y espera para ser invitada a unirse con los Evangélicos para aprobar y hacer obligatorio su dominionismo a través de leyes dominicales.

¿Cuál es nuestro deber, mis amigos, a la luz de esta asombrosa profecía? Voy a continuar leyendo del Tomo 5 de Testimonios para la Iglesia pág.428.

“Es nuestro deber hacer todo lo que está en nuestro poder para evitar el peligro que nos amenaza. Debemos esforzarnos por desarmar el prejuicio y colocarnos en la debida luz delante de la gente. Debemos presentarles realmente lo que está en cuestión, e interponer así la protesta más eficaz contra las medidas destinadas a restringir la libertad de conciencia. Debemos escudriñar las Escrituras para poder dar razón de nuestra fe”.

¡Wow! No debemos silenciar nuestras voces, sino que tenemos que colocarnos a nosotros mismos con la mejor luz delante de las personas. Tenemos que colocar delante de ellos el verdadero asunto. ¿No sería ese el asunto que los líderes están escondiendo? Una vez más, tenemos que ser los verdaderos apoyadores de la libertad religiosa. Sí, ¡podemos animar y apoyar ciertas cosas pero finalmente, tenemos que colocar las cosas ocultas abiertamente delante de las personas!

Así que, resumamos las cosas de esta declaración del Tomo 5 de Testimonios para la Iglesia pág.427-428. Primero, Satanás está trabajando de tal manera que el verdadero pueblo de Dios no tendrá justicia ni misericordia. Esto es serio, mis amigos. Y él está haciendo un buen trabajo, especialmente después del 11/9. Él está colocando todos los elementos en su lugar en el nombre de pelear contra el terrorismo, de tal manera que el último blanco, los guardadores del Sábado de Dios, no tengan justicia ni misericordia, al igual que esos terroristas que soportaron la tortura en prisiones secretas, detención indefinida, juicio a través de un tribunal y no por un jurado, vigilancia masiva sobre todos los ciudadanos del planeta, muertes extra-judiciales y la lista continúa y continúa.

Segundo, el movimiento dominical está creciendo en las tinieblas. Tal vez no sea en la superficie en los Estados Unidos, tal como lo es en Europa. Pero, aun está ahí, de acuerdo con esta profecía. De vez en cuando, aparece. Pero seguirá quieto hasta que sea el tiempo justo y todo esté en su lugar.

Tercero, aprendimos que los líderes están ahora ocultando el verdadero propósito de sus acciones – tal vez instintivamente, pero deliberadamente. Ellos no quieren ser reconocidos como promotores de leyes dominicales, especialmente mientras están colocando el fundamento para ellas. Una vez que ya no haya más una vuelta hacia atrás, entonces aparecerán abiertamente. El conseguir que las diversas denominaciones evangélicas trabajen juntas, sería un paso muy importante para preparar el asalto final contra el pueblo de Dios. Por lo tanto, podemos asumir en forma segura que aquellos que están procurando la aprobación de los gobernantes seculares y que están uniendo la iglesia con el estado, están por detrás de las escenas, trabajando para establecer una ley de adoración religiosa. Eso es lo que está predicho en Apocalipsis 13.
Cuarto, tenemos que entender que, por ahora, el movimiento de estos líderes protestantes para reformar el gobierno de los Estados Unidos parece ser muy cristiano en sus propósitos. Los asuntos que ellos están tratando de reformar en Norteamérica, todo cristiano debiera apoyar de todo corazón. Son buenos, en su mayoría. Pero así como los líderes nacionales usaron la guerra del terror para aprobar leyes que esencialmente fragmentaron la constitución, así ahora, los líderes de la iglesia están trabajando con los oficiales del gobierno, para consolidar su poder y así trabajar hacia la transición tan suavemente como sea posible, a partir de las buenas cosas cristianas en las cuales están trabajando abiertamente ahora, hacia las cosas que van a eliminar la libertad religiosa del pueblo de Dios. Y la nación va a hablar como un dragón. El dragón es Satanás, el cual persigue a aquellos que no concuerdan con unirse a sus filas.

Finalmente, tenemos que hacer todo lo que esté en nuestro poder para desarmar el prejuicio, colocándonos nosotros mismos bajo una luz adecuada delante de las personas. En otras palabras, podemos apoyar muchos de los planes de estos Evangélicos para detener la marea del mal en nuestra nación. Tenemos que ayudarlos con los asuntos de los Diez Mandamientos que podemos apoyar. Y en ese proceso, tenemos que ayudarlos a ver hacia adonde está tendiendo la corriente subterránea.

Por lo tanto, ¿cómo vamos a desarmar el prejuicio? Bien, existe un ejemplo histórico, en la década de 1880 y hasta la segunda década del siglo XX. Hubo un movimiento llamado el “Movimiento de la Prohibición”, en el cual se hicieron esfuerzos para cerrar los ‘saloons’, los ‘speak easies’, y otras casas donde se vendían bebidas, debido a los terribles efectos del alcohol sobre las familias y la sociedad. Este movimiento fue muy importante para la estabilidad social. Desde luego, hoy, no queda nada de ese movimiento, ya que la industria del alcohol está creciendo y el alcohol, incluyendo el vino y la cerveza y el licor fuerte, se venden en cada negocio y también en bares, clubes nocturnos y otros lugares mundanos.

Se nos advierte durante este tiempo, que el pueblo de Dios debería unirse donde sea posible con aquellos que están promoviendo el movimiento de temperancia, tal como fue llamado el movimiento de la prohibición por sus promotores. Hoy, los que están promoviendo la temperancia en todas las cosas, son esencialmente los Adventistas del Séptimo Día.

Hemos aprendido que tenemos que unirnos con el movimiento de temperancia donde sea posible, hablando en sus reuniones cuando se nos solicite, y promoviendo asuntos con los cuales podamos concordar. La temperancia es un asunto moral, y por lo tanto el unirse con aquellos que promueven el movimiento de temperancia nos daría una oportunidad de demostrar que estamos con ellos en ese importante asunto. También nos ayudaría a desarmar el prejuicio y nos abriría oportunidades para compartir el último mensaje de Dios con sus líderes.

Algunos de los más prominentes líderes entre nosotros dieron discursos en presentaciones de temperancia, y en otras reuniones en apoyo al movimiento de temperancia, o de prohibición (Tomo 4 de Testimonios para la Iglesia pág.274-275). Somos instruidos a permanecer unidos con los miembros del movimiento de temperancia (Tomo 6 de Testimonios para la Iglesia pág.110) y a unirnos con ellos cada vez que podamos hacerlo (Review and Herald, 14 de Febrero de 1888).

Pero no es un apoyo ilimitado el que tenemos que dar. Hemos sido cautelosos para unirnos con aquellos que han sido superficiales e inconsistentes, que se llaman a sí mismos de reformadores, pero que usan tabaco, te y café, y que usan alimentos dañinos. No debemos unirnos con cualquiera que se llame a sí mismo temperante, ni tampoco tenemos que ser exclusivos. Obviamente, tenemos que unirnos con aquellos que son sensibles, consistentes en su estilo de vida en otras áreas de la temperancia también. Tenemos que hacerles ver que apoyamos de todo corazón la obra de la temperancia (Carta 1, 1882).

Se nos ha dicho que no hablemos contra la temperancia haciendo una campaña con los líderes del movimiento (Carta 107, 1900), y que debemos dar charlas de temperancia en diversas iglesias denominacionales cuando se nos presente la oportunidad (Carta 107, 1900). Normalmente debemos usar la temperancia para trabajar por la salvación de otros envueltos en el movimiento e introducirlos en nuestra obra.

La Unión de Temperancia de las Mujeres fue una de esas organizaciones que fue ampliamente apoyada (Review and Herald, 18 de Junio de 1908). Tuvimos que tomar un decidido interés en la obra de esta organización. Tuvimos que invitar a sus presentadores a nuestras reuniones campales y a otros lugares, para que le hicieran presentaciones a nuestro pueblo sobre el asunto de la temperancia y para entrenar a nuestras mujeres en la obra de la reforma de la temperancia (Review and Herald, 15 de Octubre de 1914).

Pero nuevamente, el consejo de unirse con los que apoyaban la prohibición no fue irrestricto. “No debe haber ningún sacrificio de los principios por nuestra parte”. Eso está en el libro Temperancia pág.222. Cuando la UTM comenzó a exaltar el falso día de descanso, se nos aconsejó a no continuar con ellos, sino a invitarlos a que consideraran el verdadero Sábado. Eso lo pueden encontrar en el libro Temperancia pág.224.

Y cuando llegamos a tener que votar en el referendo sobre temperancia, ella dijo: “¿Debemos votar por la prohibición? ‘A un hombre, sí, siempre’, respondió ella. Y tal vez puedo chocar a algunos si les digo: “Si es necesario, vote en el día Sábado por la prohibición, si es que no puede hacerlo en ningún otro día’”. (3BIO:160, Años Solitarios).

Hoy, el movimiento de temperancia coordinado nacional casi no existe, aun cuando existen algunas organizaciones que poseen influencia en esta área. Pero aun se aplican los principios. Tenemos que unirnos con hombres y mujeres que trabajen por otras reformas que son necesarias, siempre que no comprometa nuestra fe, o que nos llamen a sacrificar un principio al hacerlo.

Todo este periodo de la historia en relación al movimiento de la temperancia es importante que nosotros lo entendamos, al considerar a nuestros amigos evangélicos. Cuando ellos presionan por mejoramientos morales en la sociedad, tenemos que unirnos con ellos, animarlos y participar con ellos en cualquier cosa que no comprometa nuestros altos y santos principios.

En otras palabras, podemos animar a los Evangélicos en hacer retroceder la mataza de bebés, también conocido como aborto, porque este es un asunto relacionado con los Diez Mandamientos. Y aun podemos estar con ellos y animarlos en la restauración de la libertad religiosa en nuestra nación y recuperar aquello que se perdió debido al acto de caridad. Y podemos unirnos con ellos en sus esfuerzos contra el así llamado movimiento de la “igualdad” del matrimonio del mismo sexo, el cual fue aprobado nacionalmente por la Corte Suprema.
Estos son asuntos con los cuales podemos concordar y apoyar. Es bueno tener algunos intentos a nivel nacional para corregir estos terribles abusos, que ciertamente van a traer la ira de Dios a su debido tiempo.

Pero aun tenemos una responsabilidad más alta. Tenemos que advertir a los evangélicos y a otros del peligro de ir demasiado lejos con su agenda de hacer cristiano a los Estados Unidos. Dios ordena el gobierno y las leyes del país. El gobierno tiene la responsabilidad de legislar con respecto a los últimos seis de los Diez Mandamientos. Nosotros tenemos que obedecerlos, mientras que no violen nuestra conciencia. Pero cuando lo hacen, no podemos continuar con ellos y tenemos que descargar fielmente nuestro deber delante de Dios.
El gobierno de Israel era una teocracia, esto es, un gobierno directo de Dios. Cuando Israel y Judá repetidamente violaron la ley de Dios y rechazaron Su gobierno, el Señor finalmente apartó de ellos Su gobierno directo y los dejó a lo que ellos deseaban—sujeción al hombre. Y entonces ellos cayeron bajo el dominio sucesivo de Babilonia, Medo-Persia, el Imperio Griego y finalmente Roma.

Desde entonces, no ha habido ningún gobierno en ninguna parte, donde Dios haya delegado la autoridad que Él le dio al rey de Israel en los días de la teocracia. La Biblia realmente enseña una separación de la iglesia y del estado, y por lo tanto existe libertad religiosa para todos.

Permítanme mostrarles donde. Vayamos a Mateo 22:17-22. Cuando los Herodianos vinieron a Cristo, habían sido enviados por los Fariseos para atrapar a Jesús con lo que ellos ocultaban bajo el halago y el engaño. “¿Qué piensas tú?” dijeron ellos. “¿Es lícito darle tributo al César o no?”

Ellos estaban tratando de colocar a Jesús en una gran dificultad, no importaba cuál fuese la respuesta que Él le diese a la pregunta. Si Él hubiese dicho no, lo habrían condenado a los Romanos. Si decía sí, lo alienarían con las personas, debido a su prejuicio contra los Romanos.

Pero Jesús percibió su impiedad, y dijo: “¿Por qué me tentáis, hipócritas? Muéstrenme la moneda de tributo. Y le trajeron un denario. Y Él les dijo: ¿De quién es esta imagen, y la inscripción? Y ellos le dijeron: De César. Entonces Él les dijo: “Dadle a César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”.

Jesús, al decir esto, estaba presentando un nuevo principio de gobierno que les daría libertad de conciencia a todos los ciudadanos de las naciones que lo adopten. Él estaba separando la iglesia del estado. Y al hacerlo, estaba colocando el gran principio de la verdadera libertad religiosa.

Los gobiernos terrenales no deben forzar la conciencia o usurpar el lugar solo reservado a Dios en la teocracia de Israel. No será hasta la segunda venida de Cristo donde Dios establecerá nuevamente Su teocracia. Hasta entonces, los hombres no deben tomar por sí mismos la autoridad sobre la conciencia humana que Dios no les ha confiado.

Ahora escuchen esta interesante declaración de El Conflicto de los Siglos pág.668-669. “Pero mientras Jesús siga intercediendo por el hombre en el santuario celestial, los gobernantes y el pueblo seguirán sintiendo la influencia refrenadora del Espíritu Santo, la cual seguirá también dominando hasta cierto punto las leyes del país. Si no fuera por estas leyes, el estado del mundo sería mucho peor de lo que es. Mientras que muchos de nuestros legisladores son agentes activos de Satanás, Dios tiene también los suyos entre los caudillos de la nación. El enemigo impele a sus servidores a que propongan medidas encaminadas a poner grandes obstáculos a la obra de Dios; pero los estadistas que temen a Dios están bajo la influencia de santos ángeles para oponerse a tales proyectos con argumentos irrefutables. Es así como unos cuantos hombres contienen una poderosa corriente del mal. La oposición de los enemigos de la verdad será coartada para que el mensaje del tercer ángel pueda hacer su obra. Cuando la amonestación final sea dada, cautivará la atención de aquellos caudillos por medio de los cuales el Señor está obrando en la actualidad, y algunos de ellos la aceptarán y Estarán con el pueblo de Dios durante el tiempo de angustia”.

Como ustedes pueden ver, necesitamos hombres de gobierno que teman al Señor. Podemos no saber quienes son, pero Dios sí lo sabe. Él es Aquel que los ha colocado allí. Y mientras los ángeles del cielo le dan permiso al enemigo para desarrollar su estrategia y que tratan de socavar los principios de la verdad, Dios posee a sus “hombres de estado” en su lugar, donde harán el mejor bien.

El verdadero asunto, de los cuales la mayoría de los Evangélicos no tienen idea, y para el cual muchos de ellos están trabajando inconcientemente – esto es, la exaltación del domingo – va a venir, especialmente si el verdadero pueblo de Dios vive totalmente en Cristo y tiene la victoria sobre sus pecados y sobre las tentaciones del enemigo. Ellos van a apoyar el Sábado bíblico y esto va a agitar la oposición entre los pastores de las denominaciones que poseen intereses creados para guardar el domingo. Aun cuando tenemos que respetar a los hombres y a las mujeres que están trabajando para el bien de la nación, y aun cuando reconocemos que algunos de ellos han sido colocados allí para retener las restricciones que el enemigo colocaría sobre el pueblo de Dios, también tenemos que entender que existen poderes invisibles que están trabajando para cooperar con ellos al hacer esto, que sería contrario a la ley de Dios y contra el verdadero pueblo que guarda el Sábado de Dios.

La siguiente declaración es del Tomo 5 de Testimonios para la Iglesia pág.426. “La misma mente magistral que maquinó contra los fieles en siglos pasados sigue procurando librar la tierra de aquellos que temen a Dios y obedecen su ley. Satanás excitará indignación contra la humilde minoría que concienzudamente se niega a aceptar las costumbres y tradiciones populares. Hombres de posición y reputación se unirán con los inicuos y los viles para maquinar contra el pueblo de Dios. La riqueza, el genio y la educación se combinarán para cubrirlos de escarnio. Los perseguidores gobernantes, ministros de la religión y miembros de las iglesias conspirarán contra ellos. De viva voz y por la pluma, con jactanciosas amenazas y ridículo, procurarán destruir su fe. Por calumnias y airados llamamientos, despertarán las pasiones del pueblo. No teniendo un ‘Así dicen las Escrituras’, para presentarlo contra los defensores del sábado bíblico, recurrirán a promulgaciones opresivas para suplir la falta. Para obtener popularidad y apoyo, los legisladores cederán a la demanda de una ley dominical. Los que temen a Dios no pueden aceptar una institución que viola los preceptos del Decálogo. Sobre este campo de batalla se produce el último gran conflicto de la controversia entre la verdad y el error. Y no se nos deja en duda en cuanto al resultado. Ahora, como en los días de Mardoqueo, el Señor vindicará su verdad y su pueblo”.

¿Han estudiado realmente la historia de Ester a la luz de las profecías relacionadas con nuestro tiempo? Es un estudio realmente apasionante. Lo que sucedió en aquel entonces es un prototipo profético de lo que Dios va a hacer por Su pueblo en los últimos días, hasta en muchos de los detalles.

La ley dominical también se encuentra en la historia de Ester. ¿Sabían ustedes eso? Está en el capítulo 3 versículo 2. Observen lo que dice: “Y todos los siervos del rey que estaban a la puerta del rey, se arrodillaban e inclinaban ante Amán, porque así lo había mandado el rey”.

Esto es adoración, mis amigos, y se produjo a través de una orden ejecutiva (decreto). Amán representa al enemigo de Dios y de Su pueblo. Observen que el decreto de adoración abarcaba a todos, incluyendo a los Judíos, o guardadores del Sábado. Fue Satanás el que quería que todo el mundo lo adorara. Y él aun está trabajando con ese objetivo.

Esto es un tipo del tiempo del fin. Escuchen la siguiente declaración del Tomo 5 de Testimonios para la Iglesia pag´.426-427. “Por el decreto que imponga la institución del papado en violación a la Ley de Dios, nuestra nación se separará completamente de la justicia. Cuando el protestantismo extienda la mano a través del abismo para asir la mano del poder romano, cuando se incline por encima del abismo para darse la mano con el espiritismo, cuando, bajo la influencia de esta triple unión, nuestro país repudie todo principio de su constitución como gobierno protestante y republicano, y haga provisión para la propagación de las mentiras y seducciones papales, entonces sabremos que ha llegado el tiempo en que se verá la asombrosa obra de Satanás, y que el fin está cerca”.

Por lo tanto, tenemos que entender que el Protestantismo, o mejor dicho el evangelicalismo, va a tomar la iniciativa de cruzar el abismo y estrecharle las manos al espiritismo y también se va a dar las manos con el poder Romano. Esto, entre paréntesis, está hablando del movimiento ecuménico, mis amigos. El movimiento ecuménico esencialmente le ha quitado a la Reforma Protestante su voz distintiva de protesta. Ellos ahora se han acurrucado con Roma, como si ésta fuese su gran amigo perdido.

Muchos de ellos son personas sinceras con buenas intenciones. Pero el enemigo es muy adepto a usar personas sinceras con buenas intenciones, para conseguir sus propósitos. Y si no son leales a la Biblia y a sus enseñanzas, ciertamente él los va a usar.

Voy a continuar leyendo de los Testimonios. “Como el acercamiento de los ejércitos romanos fue para los discípulos una señal de la inminente destrucción de Jerusalén, esta apostasía podrá ser para nosotros una señal de que se llegó al límite de la tolerancia de Dios, de que nuestra nación colmó la medida de su iniquidad, y de que el ángel de la misericordia está por emprender el vuelo para nunca volver. Los hijos de Dios se verán entonces sumidos en aquellas escenas de aflicción y angustia de Jacob. Ascienden al cielo los clamores de los fieles y perseguidos. Y como la sangre de Abel clamó desde el suelo, hay voces que claman a Dios desde la tumba de los mártires, desde los sepulcros del mar, desde las cuevas de las montañas, desde las bóvedas de los conventos: ‘¿Hasta cuándo, Señor, santo y verdadero, no juzgas y vengas nuestra sangre de los que moran en la tierra?’ (Apoc. 6:10).

El Señor está haciendo su obra. Todo el cielo está conmovido. El Juez de toda la tierra ha de levantarse pronto para vindicar su autoridad insultada. La señal de la liberación será puesta sobre los que guardan los mandamientos de Dios, reverencian su ley y rechazan la marca de la bestia y su imagen.

Dios ha revelado lo que ha de acontecer en los postreros días, a fin de que su pueblo esté preparado para resistir la tempestad de oposición e ira. Aquellos a quienes se les han anunciado los sucesos que les esperan, no han de permanecer sentados en tranquila expectación de la tormenta venidera, consolándose con el pensamiento de que el Señor protegerá a sus fieles en el día de la tribulación. Hemos de ser como hombres que aguardan a su Señor, no en ociosa expectativa, sino trabajando fervientemente, con fe inquebrantable. No es ahora el momento de permitir que nuestras mentes se enfrasquen en cosas de menor importancia. Mientras los hombres están durmiendo, Satanás arregla activamente los asuntos de tal manera que el pueblo de Dios no obtenga misericordia ni justicia”.

Oh, mis amigos. Piensen en los increíbles asuntos que están delante de nosotros. Estamos enfrentando los más importantes momentos de la historia y ciertamente las más importantes decisiones de nuestras vidas. He aquí otra declaración que debiera mostrarnos que estamos al borde de cambios masivos en la libertad religiosa. Esta señala exactamente lo que está sucediendo ahora en preparación para la crisis final. Deja claro lo que va a suceder cuando los “cristianos” ganen nuevamente el control del gobierno. Está en El Conflicto de los Siglos pág.496.

“Siempre que la iglesia alcanzó el poder civil, lo empleó para castigar a los que no admitían todas sus doctrinas. Las iglesias protestantes que siguieron las huellas de Roma al aliarse con los poderes mundanos, manifestaron el mismo deseo de restringir la libertad de conciencia”. Aquí está hablando de un tiempo en el siglo XIX, cuando hubo un intento para establecer una ley dominical. Los Protestantes se unieron con el gobierno para conseguir eso.

¿Han formado los Evangélicos una alianza con los poderes mundanos hoy? Ellos están en ese proceso ahora. El Presidente Trump les ha dado esencialmente en la mano a las iglesias en Norteamérica, a través de sus pastores, un enorme poder al unirse con ellos para recibir un apoyo político. Como respuesta, ellos a su vez lo apoyan en sus planes y agendas en el gobierno, tanto en los asuntos domésticos como en los asuntos extranjeros. Por lo tanto, podemos ver de la profecía hacia adónde conduce todo esto. Una vez que se consolide este poder político, conducirá a la persecución de aquellos que no acepten las leyes religiosas que algunos de ellos están trabajando para establecer.

Voy a leer de El Conflicto de los Siglos pág.638. “La Palabra de Dios ha dado advertencias respecto a tan inminente peligro; descuide estos avisos y el mundo protestante sabrá cuáles son los verdaderos propósitos de Roma, pero ya será tarde para salir de la trampa. Roma está aumentando sigilosamente su poder. Sus doctrinas están ejerciendo su influencia en las cámaras legislativas, en las iglesias y en los corazones de los hombres. Ya está levantando sus soberbios e imponentes edificios en cuyos secretos recintos reanudará sus antiguas persecuciones. Está acumulando ocultamente sus fuerzas y sin despertar sospechas para alcanzar sus propios fines y para dar el golpe en su debido tiempo. Todo lo que Roma desea es asegurarse alguna ventaja, y ésta ya le ha sido concedida. Pronto veremos y palparemos los propósitos del romanismo. Cualquiera que crea u obedezca a la Palabra de Dios incurrirá en oprobio y persecución”.

¿Cómo está creciendo Roma silenciosamente hacia el poder? Ella está trabajando a través del movimiento ecuménico, que ella misma inició. Ella trabaja por detrás de las escenas en los pasillos legislativos del Congreso, del Parlamento, de otros cuerpos legislativos y ella está tranquilamente presionando a sus miembros para que vayan a las oficinas públicas en todos los niveles.

Continúo leyendo. “Los Protestantes están perdiendo la marca de distinción que los distinguió del mundo, y están acortando la distancia entre ellos mismos y el poder Romano. Ellos han alejado los oídos para no escuchar la verdad; no han estado dispuestos a aceptar la luz que Dios ha colocado en su camino, y por lo tanto se están yendo hacia las tinieblas”.

Amigos, no nos confundamos con los asuntos superficiales. Tenemos que entender que estamos contendiendo contra principados y poderes que usan agencias humanas, organizaciones y personas, para conseguir sus propósitos. El enemigo está trabajando diligentemente para tener todo organizado para probar y arruinar al pueblo de Dios. Pero aquellos que son fieles a Cristo; aquellos que viven por Sus principios; aquellos que establecen el reino del cielo en sus corazones, van a dar el mensaje de advertencia, y Dios va a trabajar con ellos para darles Su Espíritu Santo en el poder de la lluvia tardía para la salvación de las almas, incluyendo a algunos de estos ex protestantes, y a otros.

Oremos. Nuestro Padre celestial, muchas gracias por darnos tantos consejos inspirados para guiar nuestro entendimiento de la única y difícil circunstancia de los tiempos en que vivimos. Oramos para que podamos tener Tu Espíritu Santo en nuestras vidas; Tu poder en nuestros corazones y mentes, para que el reino del cielo pueda brillar desde adentro, y para que pueda ser visto en nuestros rostros. Gracias por mostrarnos lo que debemos esperar en el futuro a través de la profecía. Por favor, ayúdanos a discernir las señales de los tiempos, para que podamos prepararnos para la crisis venidera. Queremos ser Tu pueblo. Tómanos hoy, moldéanos y confórmanos de acuerdo con Tu reino. Danos la victoria sobre el enemigo, lo rogamos, en el nombre de Jesús, amén.