- KEEP the FAITH - https://ktfnews.com/es -

El Disparate Mortal de Sansón: Un Tipo del Mensaje de los Tres Ángeles

By Pastor Hal Mayer

Queridos amigos,

¡Bienvenidos al Ministerio Guardad la Fe! Gracias una vez más por estar juntos para estudiar otra fase de la vida de Sansón y entender su sentido profético. Hemos visto cómo el movimiento ecuménico, simbolizado por la mujer de Timnat, quiere distraer a la iglesia de Dios de su más poderoso mensaje. Debemos ser cuidadosos y evitar las reuniones ecuménicas o seremos arrastrados por ellas. Aunque esto no significa que no debemos tener contacto con personas evangélicas o católicos romanos con el fin de darles el mensaje, no debemos comprometernos con el espíritu ecuménico. Tenemos un mensaje único y distintivo que proclamar el cual está en total contraposición con este movimiento. De modo que no hay base alguna sobre la cual comprometerse.

Para comenzar, vamos a orar.

Nuestro Padre celestial, gracias por Jesús, quien nos inspira con las asombrosas predicciones de su Palabra y por la salvación que nos ha dado. Anhelamos tanto ver el fin de este mundo y a Jesús volviendo en las nubes de gloria. Pero no estamos listos para ese gran día, por eso te imploramos que nos envíes Tu Espíritu Santo para que nos enseñe hoy y que nos muestre cómo comprender el consejo del Señor para nuestros tiempos y para nuestras vidas. Muéstranos las cosas importantes que necesitamos entender de la vida de Sansón. En el nombre de Jesús oramos, amén.

Continuemos con el capítulo 15 de Jueces, los versículos uno, dos y tres. “Aconteció después de algún tiempo, en los días de la siega del trigo, que Sansón visitó a su mujer con un cabrito. Al llegar dijo: Entraré para ver a mi mujer en la alcoba. Pero el padre de ella no lo dejó entrar,  sino que le dijo: Pensé que la aborrecías, y la di a tu compañero. Pero su hermana menor, ¿no es más hermosa que ella? Tómala, pues, en lugar de la mayor. Entonces le dijo Sansón: Sin culpa seré esta vez respecto de los filisteos, si les hago mal.”

Sansón tenía claro que no podía confiar en los filisteos. No debería haberse sorprendido por lo que hizo su suegro. Es bastante evidente la pobre excusa del suegro para entregar a su esposa a otro hombre. Sansón tenía razón de estar enojado por lo que su esposa le había hecho. La ausencia de la casa por un tiempo, por derecho, no debería haber sido tomada como permanente por su padre. Dios estaba tratando de despojar a Sansón de los filisteos y ahora que se había convertido en su enemigo no había muchas posibilidades de reconciliación.

Aquí había un problema más profundo y era que Sansón había perdido el sentido de cuán sagrado era su trabajo. “El cuidado providencial de Dios había asistido a Sansón, para que pudiera prepararse y realizar la obra para la cual había sido llamado. Al principio mismo de la vida se vio rodeado de condiciones favorables para el desarrollo de su fuerza física, vigor intelectual y pureza moral. Pero bajo la influencia de amistades y relaciones impías, abandonó aquella confianza en Dios que es la única seguridad del hombre, y fue arrebatado por la marea del mal. Los que mientras cumplen su deber son sometidos a pruebas pueden tener la seguridad de que Dios los guardará; pero si los hombres se colocan voluntariamente bajo el poder de la tentación, caerán tarde o temprano.” Patriarcas y Profetas, pág. 612,613.

Aunque Sansón era físicamente fuerte, moralmente era muy débil. Era como si su voto nazareno de pureza no significara nada para él. Se había embarcado en un rumbo que Dios había prohibido y ahora estaba enredado en un gran problema. La mujer filistea que quería como su esposa había sido dada a otro hombre. Esto agitó su ira y se tomó venganza contra toda la región de los filisteos.

Por favor, entiendan el simbolismo en nuestro contexto moderno. Una mujer representa una iglesia. Cuando el pueblo de Dios se involucra con otras iglesias en actividades ecuménicas, compromete su posición espiritual y pierde el sentido de lo sagrado de su trabajo y su mensaje. Sansón representa el poderoso mensaje de los tres ángeles. Si el pueblo de Dios olvida la importancia y el poder de este mensaje, perderá su fortaleza y no podrá resistir la atracción gravitacional hacia la unión con aquellos que no aman la verdad de Dios en este momento y finalmente serán absorbidos en una alianza con aquellos que están decididos a extinguirlos doctrinalmente.

El Señor ha instruido a su pueblo a no unirse con aquellos que no tienen su verdad en ellos “¿Qué armonía puede haber entre Cristo y Belial? ¿O qué parte el creyente con el incrédulo? ¿Y qué acuerdo hay entre el templo de Dios y los ídolos?…” 2ª Corintios 6: 15, 16.

A quienes consideran el culto dominical por encima del carácter sagrado del séptimo día Sábado de la Ley de Dios no se les debe confiar que ayuden al pueblo de Dios a santificarlo. Recuerden que los israelitas estaban bajo la opresión de los filisteos que los odiaban. Y a estos filisteos seguramente les daba una considerable satisfacción gobernarlos. Para ellos era un símbolo de que su dios Dagón era más poderoso que el Dios de Israel.

El suegro de Sansón estaba algo satisfecho con lo que había sucedido. Su oferta gratuita de dar a su hija menor revela su falta de comprensión de la relación matrimonial. Veía esto como un mero contrato social al que se podía entrar y salir a voluntad, similar a la forma en que los franceses llegaron a ver el matrimonio ante el caos y la confusión de la Revolución Francesa y que sobrevendrá a este mundo en estos últimos días de acuerdo a la profecía. Ahora más que nunca el pueblo de Dios necesita comprender el valor sagrado de la relación matrimonial. Su pureza debe ser guardada como si fuera un tesoro del cielo. Del mismo modo, también deben poner un gran valor en el mensaje sagrado de los tres ángeles y permanecer casados con Cristo y rechazar su unión a la agenda ecuménica.

“En el festín de su boda Sansón se relacionó familiarmente con los que odiaban al Dios de Israel. Quienquiera que voluntariamente entabla relaciones tales se verá en la necesidad de amoldarse, hasta cierto grado, a los hábitos y costumbres de sus compañeros. Pasar el tiempo así es peor que malgastarlo. Se despiertan y fomentan pensamientos, y se pronuncian palabras, que tienden a quebrantar los baluartes de los buenos principios y a debilitar la ciudadela del alma”. Patriarcas y Profetas pág. 607.

¿Ven qué fácil es llegar al compromiso? Ahora leamos los versículos cuatro y cinco de Jueces 15.

“Fue Sansón y cazó trescientas zorras, tomó antorchas, juntó cola con cola y puso una antorcha entre cada dos colas. Después, encendiendo las antorchas, soltó las zorras en los sembrados de los filisteos y quemó las mieses amontonadas y en pie, y las viñas y olivares.”
Sansón se veía como una persona pública. Él fue juez en Israel y también su libertador de los filisteos. No solo se vengó del desaire de su suegro sino que se vengó de toda la región. Él destruyó sus fuentes de alimentos tal vez en un esfuerzo por crear una hambruna en toda la tierra.

No tengo idea de cómo Sansón hizo para atrapar 300 zorras. Tengan en cuenta que no eran tres o treinta; ¡Fueron 300 zorras! Luego las ató por parejas, dos y dos por la cola, y les ató una tea o palo encendido en fuego. Las zorras aterrorizadas corrieron al campo en busca de refugio para esconderse y de este modo incendiaron todo el campo, los viñedos y los olivares a la vez y en muchos lugares diferentes que los filisteos casi no pudieron apagarlos. Dios estaba en esto. El maíz, el vino y el aceite eran una ofrenda de carne para Dagón, el dios filisteo. Al destruirlo con fuego, Dios convirtió esto en un holocausto para sí mismo. Es interesante notar que los filisteos habían herido a Sansón con sutileza y malicia. Ahora él usa las sutiles zorras para devolver la herida y causarles grandes daños.

Consideremos un instante lo que esto nos dice. El enemigo a menudo emplea la sutileza en sus esfuerzos por arruinar la iglesia de Dios. Y no hay un asalto más sutil a la misión de la iglesia de Dios en estos últimos días, que el fuego de la división y la desunión. Crea una tremenda distracción.

Otra tentación sutil para la iglesia es el movimiento ecuménico, que profesa amistad y bondad, pero solo conduce a la negligencia y eventual desautorización del mensaje distintivo. Tengan en cuenta que las iglesias ecuménicas tienen un interés bastante diferente al de la iglesia remanente de Dios. Se unen en el principio de las doctrinas con las que están de acuerdo, principalmente en la observancia del domingo. Por otro lado, la iglesia remanente de Dios de los últimos días tiene un mensaje único para dar que los diferencia y los coloca en oposición a las iglesias ecuménicas. Enfatiza el séptimo día sábado como el producto de la lealtad a Cristo. Declara que estas iglesias han caído y se han convertido en parte de Babilonia. Estas dos misiones diferentes nunca pueden reconciliarse. Son diametralmente opuestas la una de la otra.

El incendio que Sansón hizo a las tierras irritó a los filisteos porque los había dejado sin recursos para la subsistencia. Leamos el versículo seis: “Y dijeron los filisteos: ¿Quién hizo esto? Y les contestaron: Sansón, el yerno del timnateo, porque le quitó su mujer y la dio a su compañero. Y vinieron los filisteos y la quemaron a ella y a su padre.”

Los filisteos estaban indignados con Sansón y sabían que no podían atacarlo, asique su indignación fue descargada contra su suegro y su ex esposa. Entendieron que su propio comportamiento fue lo que provocó que Sansón hiciera esto, pero la turba los atacó de todos modos y los quemó con fuego, posiblemente en sus propios hogares. Después de todo, fueron estas dos personas las que provocaron el enojo de los filisteos. Se tomaron la venganza que Sansón no estaba dispuesto a llevar a cabo él mismo, tal vez por su relación con ellos.

Aquí hay otra cosa interesante. Los filisteos habían amenazado a la mujer diciéndole que si no les conseguía la solución al enigma de Sansón, la quemarían a ella y a la casa de su padre. Para salvarse y complacer a sus compatriotas, traicionó a su marido y trajo este mal sobre sí misma. A menudo terminamos provocándonos un mal al querer escapar de una travesura o algún acto ilegal y pecaminoso. Si tan solo confiáramos en Dios, Él nos puede librar de cualquier perplejidad y nos puede sacar de cualquier mal sin que nos comprometamos. El que quiera salvar su vida (a través de un pecado) la perderá.

Escuchen esta poderosa declaración del libro El Deseado de Todas las Gentes, pág. 297. “Nuestro Padre celestial tiene, para proveernos de lo que necesitamos, mil maneras de las cuales no sabemos nada. Los que aceptan el principio de dar al servicio y la honra de Dios el lugar supremo, verán desvanecerse las perplejidades y percibirán una clara senda delante de sus pies.”

Ahora los versículos siete y ocho: “Entonces Sansón les dijo: Ya que así habéis hecho, juro que me vengaré de vosotros, y después desistiré.  Y los hirió cadera y muslo con gran mortandad; y descendió y habitó en la cueva de la peña de Etam.”

En otras palabras, los mató con la fuerza que tenía en su cadera y su muslo y no en sus brazos y manos. Los humilló ya que no los golpeó de la manera habitual. En cambio, los pateó y los mató con sus pies. Y no fueron solo uno o dos de ellos sino que fue una gran matanza.

Sansón luego subió a una fortaleza natural llamada la roca Etam, que aparentemente estaba cerca de la frontera con Judá. Allí esperó para ver si los filisteos querrían negociar la paz. Ellos vinieron con un gran ejército y se desplegaron cerca de Lehi, que está en Judá.

Versículo nueve: “Entonces los filisteos subieron y acamparon en Judá, y se extendieron por Lehi.”

Vinieron con una fuerza mucho más formidable que cuando Sansón los golpeó en la cadera y el muslo. Venían por venganza, así que llegaron en un comando armado y peligroso. Se dividieron en batallones desde arriba hasta abajo del territorio en un esfuerzo por encontrar a Sansón. La ubicación de Lehi no se conoce pero fue obviamente en Judá. Tal vez era una región o territorio muy parecido a estados o provincias de hoy día.

Hasta entonces la tribu de Judá aparentemente estaba viviendo feliz en la servidumbre a los filisteos y se alarmaron al ver que un ejército armado hasta los dientes se extendiera sobre su país. Los filisteos sin embargo, solamente querían apoderarse de Sansón. No tenían la intención de luchar contra los israelitas. ¿Han oído alguna vez de una servidumbre cómoda? Lo dije a propósito. Volveremos a ese punto más adelante.

Versículo diez:” Y los varones de Judá les dijeron: ¿Por qué habéis subido contra nosotros? Y ellos respondieron: A prender a Sansón hemos subido, para hacerle como él nos ha hecho.”

Los hombres de Judá les preguntaron por qué habían venido contra ellos. Ya habían pagado su dinero del tributo y no habían ofendido a los filisteos. Éstos les dijeron que sólo querían a Sansón, para hacerle “como él nos ha hecho.” Es decir, herirle la cadera y el muslo. Conocemos el principio “ojo por ojo”. Recuerden que fue enviado un ejército completo contra un solo hombre.

Ahora pensemos en las consecuencias espirituales y proféticas. Como aprendimos en nuestro último mensaje, Sansón representa el mensaje de los tres ángeles de Apocalipsis 14. Es poderoso para liberar a los pecadores del control del opresor, tanto de Satanás como de sus agentes humanos. Pero el enemigo está decidido a detener esta obra y ha venido en formación de batalla contra la iglesia de Dios en estos últimos días.

Los tres mensajes involucran el séptimo día sábado, el mensaje de salud, el santuario y la hora del juicio investigador (versículo 6). Identifican la Babilonia espiritual como el papado y declaran que ella ha caído, esa gran ciudad de Roma que hizo que todas las naciones bebieran de sus falsas doctrinas y prácticas que ella ha enseñado por muchos siglos (versículos 7, 8). Condenan la unión de iglesia y el estado y finalmente las consecuencias de adorar en su comunión (versículos 9-12). En otras palabras, estos tres mensajes resumen todo el sistema de la verdad que Dios se complació en darnos en las Sagradas Escrituras. Son el concepto de la verdad más completo, más sistemático, más comprensible y más maduro que jamás se haya dado a la raza humana. Abarcan lo que se encuentra en toda la Escritura. Y aquellos que no los aprecian o no los entienden, cometerán el gran error de luchar contra ellos.

En el tiempo del fin, el mundo entero estará desplegado en contra de estos tres mensajes y contra la lealtad del pueblo de Dios a las verdades contenidas en ellos, así como el ejército filisteo vino en busca de Sansón y se puso en formación de batalla para un conflicto. Los poderes de las tinieblas perseguirán al pueblo de Dios si no cumplen con las leyes que se impondrán.

Aquí hay un clásico tipo profético de lo que vendrá en los últimos días. Nabucodonosor organizó una ceremonia de adoración legalmente obligatoria para todos los sectores principales de la sociedad en la llanura de Dura. Su propósito era hacer que toda la sociedad apoyara sus principios de adoración. Hizo esto en una suposición arrogante contra el Dios del cielo. Fue un prototipo profético de los últimos días de la tierra. Si estudiamos los versículos 2-4 del capítulo 3 de Daniel, veremos que estaban los príncipes, los sátrapas, los magistrados, los capitanes, los oidores, los tesoreros, los consejeros, los jueces y todos los gobernadores de las provincias.

Consideremos a quién representan estas personas. Los príncipes estaban trabajando detrás de las escenas políticas para manipular el resultado. Estas elites no fueron elegidas y no estaban en el frente político. Son como las sociedades secretas de hoy, como los Bilderberg, la Comisión Trilateral, el Consejo de Relaciones Exteriores, etc.

Los gobernadores son los gobernantes de territorios como presidentes, primeros ministros, monarcas, e incluso territorios menores, y burócratas dentro de los gobiernos. Los capitanes representan a los militares. Los jueces representan el sistema judicial. Los tesoreros son los que controlan la economía, como los banqueros centrales y las empresas multinacionales. Los consejeros son los abogados que formulan las leyes y sus castigos por la desobediencia.

En el versículo cuatro hay un sector más de la sociedad envuelto en la adoración global. El pregonero que anuncia en alta voz lo que ha de hacerse, que representa los medios de prensa.
Todos estos y más se organizarán contra el pueblo de Dios y sus principios de fe en los últimos días. No habrá escapatoria excepto en Dios. Y fue Cristo mismo quien estuvo junto a Sadrac, Mesac y Abednego cuando fueron arrojados en medio del horno de fuego. Fue su fuerte y poderoso brazo que los liberó. Fue su presencia que los levantó y los sostuvo.

Ahora veamos lo que hicieron los miembros de la iglesia de Sansón en el versículo 11. “Y vinieron tres mil hombres de Judá a la cueva de la peña de Etam, y dijeron a Sansón: ¿No sabes tú que los filisteos dominan sobre nosotros? ¿Por qué nos has hecho esto? Y él les respondió: Yo les he hecho como ellos me hicieron.”

Observemos que no eran solo 30 ni 300 hombres, sino 3.000 hombres de la tribu de Judá. Deberían haberse unido contra los filisteos pero no lo hicieron. Tres mil hombres son del tamaño de una pequeña mega iglesia en estos días y es mucha gente.

Esta gran congregación se acercó al Monte Etam y se enfrentó a Sansón. Probablemente hubo líderes y laicos. Estas personas habían aceptado el dominio filisteo sobre ellos y no creían que las acciones de Sansón estuvieran ayudando a mantener la paz en la iglesia y mucho menos con sus opresores. Estaban muy preocupados por ser políticamente correctos con los matones filisteos. Sabían que perturbaría la paz y el status quo (dejar las cosas como están) si Sansón continuaba haciendo lo que solía hacer, creando un desastre y matando a sus enemigos. Querían impresionar a Sansón de que iba contra la corriente. No querían causar problemas porque se sentían bastante tranquilos en esa servidumbre cómoda.

Pero Dios había ordenado a Sansón que perturbara su tranquila servidumbre. Lo sabían y aun así, estaban dispuestos a entregarlo en manos del gobierno (de los filisteos). Imaginen eso mis amigos. Iban a entregar a Sansón, uno de sus propios miembros de iglesia que era visto como un juez en Israel, a esas autoridades paganas. Es interesante notar que cuando apoyamos al gobierno en alguna medida opresiva, perdemos nuestra libertad en Cristo. No solo eso, perdemos nuestro amor por el mensaje y siempre estaremos observando para ver quién nos está mirando y preocupándonos por sus opiniones sobre nosotros. Buscamos evitar el conflicto, incluso cuando Dios requiere que vayamos a la batalla. Primero que todo pertenecemos a Cristo. Él gobierna nuestra conciencia y si el gobierno hace cosas que están diseñadas para separarnos de Cristo o para hacernos quebrantar su Ley, siempre debemos ponernos de parte de Cristo y la Biblia, que es su palabra para con nosotros. Con demasiada frecuencia, históricamente estuvimos del lado del gobierno. Que Dios nos ayude a no hacer lo mismo en estos últimos días.

Tal vez debería señalar que unirnos al movimiento ecuménico finalmente nos llevará a unirnos al gobierno cuando se exija el cumplimiento de las leyes que violan la conciencia. Lamentablemente ya lo hemos hecho antes que venga la gran ley dominical. Cuando hay situaciones en que el gobierno requiere que los hombres se unan al servicio militar y porten armas y trabajen en sábado, ¿qué les decimos a estos hombres que hagan? “Haz lo que te dicen, y luego vuelve a bautizarte cuando te den de baja”. Conozco a personas que fueron a la cárcel porque no aceptaron el consejo de sus compañeros o líderes eclesiásticos. Hay muchos otros ejemplos históricos de esto.

Amigos, Dios quiere que comprendamos este tema tan importante, los mensajes de los tres ángeles en nuestras vidas personales, para que podamos tener su presencia en nuestros corazones y su guía personal como apoyo para transitar los últimos días. Sin los mensajes de los tres ángeles no entenderíamos nuestro deber en estos tiempos problemáticos.

Los miembros de la iglesia de Sansón no estaban contentos porque él había alterado la situación (status quo) con aquellos falsos adoradores que gobernaban la tierra. No consideraban demasiado onerosa la regla de los filisteos como para no poder vivir con ella. Además habían pagado su tributo y estaban bastante conformes con el acuerdo. Al fin y al cabo, habían estado así por casi cuarenta años. ¿Por qué alguien debería perturbar las circunstancias relativamente pacíficas?

Aunque Sansón era considerado un juez en Israel, era bastante incorrecto políticamente, pues había destruido las fuentes de alimentos de esos filisteos y había matado a algunos de ellos causado un gran trastorno.

Ustedes saben cómo es el pensamiento popular. Nadie quiere arruinar un conjunto de circunstancias razonablemente cómodas, particularmente con un mensaje cortante que está diseñado para matar a los enemigos espirituales del pueblo de Dios. Queremos vivir en paz y seguridad y si eso significa un pequeño compromiso con las otras iglesias que nos rodean, y bueno, que así sea. Suavizar un poco el mensaje está bien, siempre y cuando lo creamos. No tenemos que ser tan atrevidos como para proclamarlo tan directamente. Eso crearía muchos problemas para la gente de Dios y además, no queremos traer persecución sobre nosotros mismos antes de tiempo. Lo último que queremos es que se nos acuse de ser un “secta” o alguna otra cosa desagradable.

Este tipo de razonamiento es el que lleva al pueblo de Dios a cumplir con las demandas del movimiento ecuménico para silenciar nuestro mensaje y colaborar con otras iglesias caídas, las hijas de Babilonia, en reuniones diseñadas para promover la así llamada paz y reconciliación entre iglesias. Sin embargo, para lograr esto debe haber una separación de creencias distintivas y un enfoque únicamente en aquello que es común a todos.

Aquí hay una declaración profética interesante del libro El Conflicto de los Siglos pág. 497. “Muchos consideran la gran diversidad de creencias en las iglesias protestantes como prueba terminante de que nunca se procurará asegurar una uniformidad forzada. Pero desde hace años se viene notando entre las iglesias protestantes un poderoso y creciente sentimiento en favor de una unión basada en puntos comunes de doctrina. Para asegurar tal unión, debe necesariamente evitarse toda discusión de asuntos en los cuales no todos están de acuerdo, por importantes que sean desde el punto de vista bíblico”.

Este movimiento ha madurado y en su mayoría hasta el punto en que prácticamente todas las iglesias participan ahora del movimiento ecuménico y se están moviendo hacia Roma. Las iglesias anteriormente protestantes, ahora conocidas como iglesias evangélicas, se están acercando. Han aprendido de Roma cómo dejar de lado sus diferencias al servicio de alguna causa común, como por ejemplo elegir a un presidente de los Estados Unidos u otro funcionario del gobierno.

Y esto conduce a lo que leemos en la página 498 de El Conflicto de los Siglos: “Cuando las iglesias principales de los Estados Unidos, uniéndose en puntos comunes de doctrina, influyan sobre el estado para que imponga los decretos y las instituciones de ellas, entonces la América protestante habrá formado una imagen de la jerarquía romana, y la inflicción de penas civiles contra los disidentes vendrá de por sí sola”.

¿Cuáles serían las principales iglesias de los Estados Unidos hoy? Esas serían las grandes megas iglesias con pastores poderosos e influyentes, ¿no es así? Algunas de estas iglesias tienen entre 25.000 y 40.000 miembros. Y su influencia va más allá de su membresía porque muchos de ellos tienen ministerios de televisión que alcanzan a millones más. Estas son las que actualmente están influyendo al presidente de los Estados Unidos, son las que han dejado a un lado sus diferencias doctrinales y han comenzado a trabajar juntos para lograr sus objetivos comunes.

¿Qué instituciones quieren mantener por decreto? Una sería la adoración del domingo, mis amigos. En estos momentos no escuchamos mucho sobre esto en la prensa, pero llegará el día en que los evangélicos hayan consolidado su poder y hayan aumentado su fuerza. Entonces el pueblo de Dios será llevado a situaciones muy difíciles. Sabemos que ellos quieren esto debido a la profecía bíblica. Podemos entenderlo claramente por el hecho de que están en una guerra total contra el movimiento de izquierda liberal en Estados Unidos. Saben que no hay forma de que puedan alinear a los liberales excepto mediante una legislación que vaya en contra de sus principios seculares y a menudo perversos. Es probable que esto se vuelva tan polémico, que eventualmente promulgarán leyes para obligar a estos liberales a regresar a la iglesia a fin de obtener alguna instrucción sobre la rectitud. Esa sería la base probable de las leyes dominicales.

Pero el enemigo es astuto. Eventualmente usará esto para atrapar al verdadero pueblo que guarda el sábado. Si ustedes se oponen a las leyes dominicales que están diseñadas para enseñar a los liberales “rectitud”, parecerá que están defendiendo a los izquierdistas liberales que son tan seculares y tan progresistas que resultan odiosos para cualquiera con pensamientos religiosos. Esto pondrá al pueblo de Dios en situación de rebeldía. Vendrán tras ellos en venganza. Los obligarán por ley a adorar el primer día de la semana y si no obedecen los perseguirán.

Y las iglesias saben cómo castigar a ese grupo malvado que causa problemas y altera el orden social. Saldrán a decir cosas que nos “atan” tanto a nosotros como a nuestro ministerio y esto hará que nuestros compañeros creyentes tengan sospechas y se distancien de nosotros. Es una forma de unir lo que es invisible. A menudo advierten que los “malvados” están en peligro de convertirse en incorrectos políticamente y de crear muchos problemas. Ellos dicen que los van a atrapar, advirtiendo a otros para que no se junten con ese grupo.

Y eso es lo que le hicieron a Sansón. Estos hombres de la tribu de Judá le dijeron que lo iban a “atar”. Y enviaron 3.000 hombres, una fuerza abrumadora de influencia y poder. Hablaban en serio. Mandaron a todos esos hombres para rodear a Sansón y controlarlo. Y las intenciones de los miembros de la iglesia de Sansón no eran buenas. Leamos las Escrituras en el versículo 12.

“Ellos entonces le dijeron: Nosotros hemos venido para prenderte y entregarte en mano de los filisteos…”

Vemos que el propósito de “atar” a los verdaderos siervos de Dios que dan el verdadero mensaje es entregar al mensajero en manos del enemigo. Hoy en día, podríamos decir que no se permite que la voz de los mensajeros de Dios se escuche en las iglesias. Los lazos y las conexiones ecuménicas atan al verdadero mensajero y lo presionan para que guarde silencio.

Veamos el resto del versículo 12:”  Y Sansón les respondió: Juradme que vosotros no me mataréis.”

Sansón no estaba tan preocupado por su propia vida como por el ministerio que Dios le había llamado a realizar. Y hoy, los mensajes de los tres ángeles han llegado a tiempos difíciles mis amigos. La gente no quiere proclamarlos y algunos quieren “matarlos” a todos juntos. No son convenientes y agitarán a los enemigos del pueblo de Dios. La Biblia misma se ha vuelto políticamente incorrecta, incluso entre algunos cristianos, como así también en el mundo secular. Por lo tanto, si dan un testimonio puntual con respecto a la verdadera identidad de la bestia, o la identidad de la marca de la bestia, despertarán la ira de sus enemigos e incluso de aquellos que deberían ser sus amigos.

Versículo 13:” Y ellos le respondieron, diciendo: No; solamente te prenderemos, y te entregaremos en sus manos; mas no te mataremos. Entonces le ataron con dos cuerdas nuevas, y le hicieron venir de la peña.”

Estos líderes y miembros de la iglesia estaban dispuestos a dejar que los enemigos de Dios hicieran el trabajo sucio contra el mensajero de Dios. Sansón no estaba en una especie de colaboración con estos israelitas para engañar a los filisteos. Pero esto tampoco era políticamente correcto en lo que respecta a los miembros de su iglesia. Era mucho mejor dejar que otros hicieran lo que no era apropiado para el pueblo de Dios.

¿Recuerdan lo que sucedió en los días de Cristo? Los sacerdotes y los gobernantes no mataron a Jesús ellos mismos aunque creyeron que de acuerdo con su ley, Él merecía morir. En cambio, lo entregaron a las autoridades estatales para que hicieran este trabajo porque no tenían la autoridad para ejecutarlo.

Lo mismo sucedió con la Iglesia Católica Romana en la Edad Media o la Edad Oscura. Usaron al estado para derramar la sangre de los fieles seguidores de Jesús. Nunca mancharon con sangre sus propias manos, al menos exteriormente. Sí estarían muy cerca de los ejecutores para escuchar la confesión y ofrecer el perdón por sus pecados. Pero no derramarían sangre ellos mismos. Organizaron al estado para que lo hiciera bajo sus órdenes y control. Es interesante que la experiencia de Sansón es una advertencia para todo el fiel pueblo de Dios desde entonces y hasta nuestros propios días.

Sansón permitió que lo aten y que básicamente lo entreguen traicioneramente a los filisteos. Amigos, es importante comprender que cuando participamos del movimiento ecuménico, terminamos trabajando en contra de los verdaderos mensajeros de Dios, enviados a liberar a su pueblo de la esclavitud del pecado y del control de sus enemigos espirituales. A veces hasta los miembros de la iglesia y los líderes trabajan en contra de Dios al igual que estos 3.000 israelitas.

Versículo 14:” Y así que vino hasta Lehi, los filisteos salieron gritando a su encuentro; pero el Espíritu de Jehová vino sobre él, y las cuerdas que estaban en sus brazos se volvieron como lino quemado con fuego, y las ataduras se cayeron de sus manos.”

¡Esto fue un milagro! mis amigos. Sansón no tenía todo ese poder excepto por la bendición de Dios. ¿Se imaginan a los filisteos rodeando a Sansón pensando que ahora estaba seguro en sus manos? Y de repente se libra de las cuerdas como si fueran de ceniza.

¡Qué chasco! Sansón no tiene arma. Él no tiene espada, ni arco ni flecha, nada. La Biblia dice, “Y hallando una quijada de asno fresca aún, extendió la mano y la tomó, y mató con ella a mil hombres.” Versículo 15.

De modo que no importaba lo que le hicieran los miembros y líderes de su iglesia, él aún prevalecía sobre los enemigos de Dios. ¿No es esa la forma en que se desarrollará en estos últimos días? Dios pasará por alto a aquellos que están conectados con el movimiento ecuménico. Él marginará a aquellos que se oponen a su verdadero mensaje para estos últimos días y usará instrumentos humildes y armas inusuales para luchar por el Señor de los ejércitos.

Versículos 16 y 17:” Entonces Sansón dijo: Con la quijada de un asno, un montón, dos montones; Con la quijada de un asno maté a mil hombres. Y acabando de hablar, arrojó de su mano la quijada, y llamó a aquel lugar Ramat-lehi.”

Así, Sansón quien representa al poderoso mensaje de los tres ángeles en estos últimos días, mató a mil enemigos solo por la fuerza con que Dios lo invistió. Él celebró su victoria con un canto que compuso y el pueblo de Dios celebrará su victoria que Cristo les dará sobre el enemigo y proclamarán el poder de Dios en un cántico.

Esto también tiene un paralelo con el tiempo de Cristo que es el Salvador de la humanidad. Él mató a los enemigos de sus verdaderos seguidores, los libró de la esclavitud del pecado y los salvó por Su poder como el León de la tribu de Judá. En su camino de regreso al cielo, los ángeles cantaron una cantico de victoria cuando se acercaba a las puertas de la Ciudad Santa.

¿Pero por qué la tribu de Judá estaba disgustada con Sansón? Tal vez estaban celosos de su poder. Es posible que hayan deseado haber sido de su tribu en lugar de la tribu de Dan. No entendieron el plan de Dios al levantar a Sansón como el comienzo de la liberación de Israel. A menudo Dios trabaja en las sombras y hace cosas que son muy inusuales y misteriosas. Los caminos de Dios parecen ser lo opuesto a lo que tiene sentido para las mentes humanas. No se dieron cuenta de que Dios había comenzado el proceso por el cual serían liberados del control filisteo. A menudo la iglesia ha obstaculizado su propia liberación por pretendidos puntos de honor, que en realidad son celos mezquinos y disputas entre creyentes.

Los hombres de Judá también podrían haber sospechado de Sansón porque él no era parte de la estructura oficial. Él no era uno de los sacerdotes ni de las autoridades de la iglesia. Es como si Dios hubiera trabajado por fuera de la estructura para hacer el trabajo. ¿Les suena familiar?

Escuchemos esta declaración de El Conflicto de los Siglos, pág. 664,665. “Así también será proclamado el mensaje del tercer ángel. Cuando llegue el tiempo de hacerlo con el mayor poder, el Señor obrará por conducto de humildes instrumentos, dirigiendo el espíritu de los que se consagren a su servicio. Los obreros serán calificados más bien por la unción de su Espíritu que por la educación en institutos de enseñanza. Habrá hombres de fe y de oración que se sentirán impelidos a declarar con santo entusiasmo las palabras que Dios les inspire. Los pecados de Babilonia serán denunciados. Los resultados funestos y espantosos de la imposición de las observancias de la iglesia por la autoridad civil, las invasiones del espiritismo, los progresos secretos pero rápidos del poder papal -todo será desenmascarado. Estas solemnes amonestaciones conmoverán al pueblo. Miles y miles de personas que nunca habrán oído palabras semejantes, las escucharán. Admirados y confundidos. Oirán el testimonio de que Babilonia es la iglesia que cayó por sus errores y sus pecados, porque rechazó la verdad que le fue enviada del cielo. Cuando el pueblo acuda a sus antiguos conductores espirituales a preguntarles con ansia: ¿Son esas cosas así? los ministros aducirán fábulas, profetizarán cosas agradables para calmar los temores y tranquilizar las conciencias despertadas. Pero como muchas personas no se contentan con las meras razones de los hombres y exigen un positivo “Así dice Jehová,” los ministros populares, como los fariseos de antaño, airándose al ver que se pone en duda su autoridad, denunciarán el mensaje como si viniese de Satanás e incitarán a las multitudes dadas al pecado a que injurien y persigan a los que lo proclaman”.

“Satanás se pondrá alerta al ver que la controversia se extiende a nuevos campos y que la atención del pueblo es dirigida a la pisoteada ley de Dios. El poder que acompaña a la proclamación del mensaje sólo desesperará a los que se le oponen. El clero hará esfuerzos casi sobrehumanos para sofocar la luz por temor de que alumbre a sus rebaños. Por todos los medios a su alcance los ministros tratarán de evitar toda discusión sobre esas cuestiones vitales. La iglesia apelará al brazo poderoso de la autoridad civil y en esta obra los papistas y los protestantes irán unidos. Al paso que el movimiento en favor de la imposición del domingo se vuelva más audaz y decidido, la ley será invocada contra los que observan los mandamientos. Se los amenazará con multas y encarcelamientos; a algunos se les ofrecerán puestos de influencia y otras ventajas para inducirlos a que renuncien a su fe. Pero su respuesta constante será la misma que la de Lutero en semejante trance: ‘Pruébesenos nuestro error por la Palabra de Dios’. Los que serán emplazados ante los tribunales defenderán enérgicamente la verdad, y algunos de los que los oigan serán inducidos a guardar todos los mandamientos de Dios. Así la luz llegará ante millares de personas que de otro modo no sabrían nada de estas verdades”.

Qué momento será ese mis estimados. Ver a los mismos a quienes se les ha encomendado el mensaje de difundir la luz de la verdad de Dios y enseñarle la Biblia a la gente, guiados a rechazar las sencillas enseñanzas de la palabra de Dios. Cualquiera que esté atrapado en el movimiento ecuménico estará entre aquellos que rechazan el mensaje de Dios. Es así de simple. La razón es porque se han apartado de la luz y del mensaje que Dios ha depositado en ellos y se han vuelto a las cosas que son comunes a todos. Ya no aprecian el mensaje que Dios tiene para su pueblo de los últimos tiempos.

En lugar de atar a Sansón y entregarlo a sus enemigos, estos hombres de Judá deberían haber despertado de su letargo y su propia satisfacción y haber visto esta oportunidad para liberarse del yugo de los filisteos. Si hubieran tenido siquiera un poco de coraje y un poco de ingenio, habrían unido sus fuerzas con un hombre tan valiente como Sansón y con una gran lucha podrían haberse librado de sus opresores y haber recuperado su libertad.

¿No hay tanta gente de Dios tan aletargada hoy como lo estaba en aquel entonces? ¿Cuántas personas de Dios realmente entienden los mensajes de los tres ángeles? Raramente son predicados desde el púlpito. Son muy pocos los que comprenden realmente lo que están hablando y con frecuencia tienen miedo de ser testigos de los demás porque temen que si conocieran y comprendieran la verdad, los alejaría de sus amigos y vecinos.

El pecado amigos míos, está en la raíz de esto. Hace que los hombres se desanimen, los desorienta y les oculta de la vista las cosas que pertenecen a su paz.

Sansón debió haber pensado que yendo a la frontera de Judá los hombres de Judá entenderían cómo Dios con su mano libraría a la nación de sus enemigos. Quería que se unieran a él en su misión. Les habría ofrecido su servicio para darles libertad. Pero no, no entendieron y de hecho, no solo rechazaron su ayuda para librarlos de los filisteos sino que se lo entregaron. Lo culparon de los problemas que les habían sucedido, como si les hubiera causado una gran herida. “¿Qué es esto que nos has hecho?”, dijeron.

Sansón había apelado a su naturaleza superior y les había ofrecido la esperanza de ser liberados cuando él les respondió. “Como ellos me hicieron a mí, así les hice a ellos… Si ponemos nuestras energías a trabajar, podemos derrotar a estos filisteos y quitarles el yugo y volver a ser libres”. Ellos no querían nada de eso. Así son las respuestas ingratas que a menudo han sido recibidas por aquellos que han llevado el mejor servicio imaginable a su gente. Lo mismo le sucedió a Jesús que hizo muchas buenas obras entre ellos. Estaban listos para apedrearlo y eventualmente crucificaron al Señor de la Gloria, el gran Libertador que había venido a salvar a su pueblo de sus pecados.

¿Qué tiene la naturaleza humana que los hace aficionados a sus cadenas y amar su servidumbre? Siempre y cuando tengan paz y seguridad y mientras no se les moleste, soportarán algún nivel de esclavitud. Incluso traicionarán a aquellos que les traen la libertad. Así como los judíos entregaron a nuestro Salvador a la muerte, así muchos de ellos lo harán con los verdaderos seguidores de Jesús que dan el mensaje completo con gran fuerza bajo el poder de la lluvia tardía.

Escuchen su ilógico argumento contra Sansón. “¿No sabes que los Filisteos gobiernan sobre nosotros?” ¿De quién era esa falta? La Biblia nos dice que fue porque ellos habían hecho “el mal a la vista del Señor”. (Jueces 13:1) Los hombres de Judá nunca hubieran sido entregados en sus manos, si primero no se hubieran vendido para cometer iniquidad.

Sansón hizo un pacto con los hombres de Judá para no caigan sobre él. ¿Fue porque estaba preocupado por su propia vida? Puede parecer así en la superficie, piénsenlo un momento. ¿No podría Sansón haber hecho a los miembros de esta iglesia lo mismo que les había hecho a los filisteos? Pero él era reacio a lastimar al pueblo de Dios. Si hubieran caído sobre él, habría estado muy tentado de caer sobre ellos y eso no hubiera terminado bien. Entonces, al recibir la confirmación que no lo matarían, dócilmente se dejó atar y fue con ellos, así como Cristo fue con sus perseguidores desde el Huerto de Getsemaní. ¿No podría Cristo haberse soltado de las cadenas? Por supuesto, pero eligió ser prendido por ellos.

Esto nos dice bastante acerca de la naturaleza de esos 3.000 hombres de Judá. Al traicionar a Sansón, eran en efecto sus asesinos. En otras palabras, lo estaban entregando a lo que pensaban que era la muerte. Lo estaban entregando a los filisteos incircuncisos que sabían que harían algo peor que matarlo. Lo abusarían y torturarían hasta la muerte. Al igual que Judas le hizo a Cristo, estos hombres de Judá complacieron a sus peores enemigos para abusar de su mejor amigo y libertador.

Amigos, ¿creen que esto puede sucederle a los verdaderos seguidores de Cristo que darán el último mensaje de advertencia al mundo? ¿Es posible que muchos de sus hermanos trabajen en contra de ellos y traten de perseguirlos? ¿Es posible que aquellos con quienes han adorado y confraternizado se vuelvan contra los que dan el último mensaje?

Escuchen esta declaración de El Conflicto de los Siglos, pág.666. “Conforme vaya acercándose la tempestad, muchos que profesaron creer en el mensaje del tercer ángel, pero que no fueron santificados por la obediencia a la verdad, abandonarán su fe, e irán a engrosar las filas de la oposición. Uniéndose con el mundo y participando de su espíritu, llegarán a ver las cosas casi bajo el mismo aspecto; así que cuando llegue la hora de prueba estarán preparados para situarse del lado más fácil y de mayor popularidad. Hombres de talento y de elocuencia, que se gozaron un día en la verdad, emplearán sus facultades para seducir y descarriar almas. Se convertirán en los enemigos más encarnizados de sus hermanos de antaño. Cuando los observadores del sábado sean llevados ante los tribunales para responder de su fe, estos apóstatas serán los agentes más activos de Satanás para calumniarlos y acusarlos y para incitar a los magistrados contra ellos por medio de falsos informes e insinuaciones”.

¿Notaron lo que dice esto? Aquellos que una vez se regocijaron en la verdad se convertirán en los enemigos más acérrimos de sus antiguos hermanos y serán los agentes más eficientes de Satanás para acusarlos con falsedades. Esto es serio mis amigos. Ya estamos viendo situaciones de esto, hay ministros y laicos que abandonan la iglesia de Dios y no lo hacen silenciosamente, sino que se vuelven en contra acusándola de ser una secta, de enseñar una falsa doctrina o de alguna otra insinuación malvada.

Cuando Sansón se soltó de sus ataduras vio una quijada de asno. La tomó y con ella mató a 1.000 filisteos. ¿Pueden imaginar eso? Mientras huían de él, los persiguió y uno por uno los mató hasta que mató a 1.000 de ellos. No 10, no 30, como lo había hecho antes, no 100, sino 1.000. Y aunque estaba pobremente armado, ¡qué ejecución hizo con esa quijada! Los filisteos, como el diablo, habían pasado más allá del arrepentimiento de su maldad y en su decidida rebelión contra Dios. Dios ordenó la ejecución de 1.000 de ellos por misericordia, para que el resto lo viera y crea en el Dios de Israel.

Hay una profecía en Josué 23 que Sansón cumplió. Escuchen atentamente estas palabras de los versículos 8-10. Después de advertirles que no se unan a las otras naciones, Dios dijo a través de Josué, el profeta y líder de Israel, “Más a Jehová vuestro Dios seguiréis, como habéis hecho hasta hoy. Pues ha arrojado Jehová delante de vosotros grandes y fuertes naciones, y hasta hoy nadie ha podido resistir delante de vuestro rostro. Un varón de vosotros perseguirá a mil; porque Jehová vuestro Dios es quien pelea por vosotros, como él os dijo.”

Sansón cumplió estos versículos. Si hubiera usado la mandíbula del león que había matado, podría haber sentido la tentación de pensar en sí mismo y que su fuerza era formidable. Al tomar la mandíbula de un animal humilde como el burro y hacer maravillas con las cosas simples de este mundo muestra que la excelencia del poder es de Dios y no del hombre. Cuando el Espíritu del Señor en todo su poder desciende sobre el hombre no hay límite para lo que puede hacer por Dios. Por medio de Dios y con el humilde instrumento, el mensaje será dado valientemente y con poder. ¿Recuerdan la declaración que acabo de leer, que Dios usó hombres y mujeres humildes y menos instruidos para dar el mensaje en lugar de aquellos que están en posiciones de poder y autoridad? La mandíbula del asno en la mano de Sansón representa esos instrumentos humildes en la mano de Cristo dando el mensaje de los tres ángeles con poder para matar a los poderosos enemigos del pueblo de Dios y liberarlos del pecado.

Observen también que al lugar le puso por nombre Ramat-lehi, que significa levanta la quijada, o el lugar donde se levantó la mandíbula para hacer una gran obra de liberación.
Versículo 18:” Y teniendo gran sed, clamó luego a Jehová, y dijo: Tú has dado esta grande salvación por mano de tu siervo; ¿y moriré yo ahora de sed, y caeré en mano de los incircuncisos?”

La Biblia nos dice que Sansón tenía mucha sed después de su trabajo de ejecución. Después de toda esa lucha, supongo que yo también estaría sediento. Cuando la batalla termina y se gana la victoria, o cuando nos hemos esforzado valientemente, a menudo nos damos cuenta que nos hemos agotado y llegado a nuestro último extremo: la sed. Es nuestra naturaleza y nos recuerda que somos humanos. Nos impide ser orgullosos y arrogantes. Sansón no era más que un hombre y estaba sujeto a la naturaleza del ser humano, al hambre y la sed, que son normales para el hombre.

Los hombres de Judá deberían haber acudido en ayuda de su necesidad. Deberían haber venido a él con agua. Deberían haberle traído pan, aunque no fuera por su victoria sino para expiar la herida que le habían causado, pero no lo hicieron. Puedo imaginar la decepción de Sansón por la falta de apoyo de sus hermanos. Él tiene que componer su propia canción de victoria. Ninguna hija de Israel salió a cantar para él como lo hicieron con David. Tenía que encontrar su propia agua en lugar de ellos venir y servirle agua y alimentos. Estaba cansado, agotado y nadie vino a servirle. ¿Pueden oír la frustración en su voz?, “y ahora voy a morir de sed, y caer en manos de los incircuncisos.”

¿Creen ustedes que Cristo se sintió de esa manera cuando sus discípulos lo abandonaron en el momento que más los necesitaba, y en el momento de su gran victoria sobre el enemigo de las almas? Todos huyeron. Ellos no atendieron sus necesidades ni lo apoyaron en su trauma. Estos son los mayores insultos que a menudo reciben aquellos que hacen el mayor servicio para Dios. Pero Dios no había abandonado a su siervo Sansón sino que Él mismo atendió su necesidad.

Él ora a Dios y ruega por dos cosas. Primeramente él reconoce el poder de Dios en “esta gran liberación”. Este es un excelente pedido de mayor misericordia. Y en segundo lugar, declara que necesita agua porque que no la tiene. “Dios, has hecho lo mas grandioso, ¿ahora puedes hacer lo menor y proporcionar un poco de agua?” Su sed y agotamiento lo expone a sus enemigos. “¿Por qué vas dejarme caer en manos de los filisteos incircuncisos? Eso sería un gran deshonor, Señor. Si estoy descansado, puedo continuar la lucha para tu gloria”.

¿Y no es esto lo que el pueblo de Dios hará bajo la lluvia tardía? Será un esfuerzo enorme. Será un poder sobrenatural que los asistirá. Estarán agotados y sedientos. ¿Alguna vez han leído sobre lo que le sucede al pueblo de Dios justo antes de su liberación?

Veámoslo de El Conflicto de los Siglos, pág. 673-674. “El pueblo de Dios se verá entonces sumido en las escenas de aflicción y angustia descritas por el profeta y llamadas el tiempo de la apretura de Jacob: ‘Porque así ha dicho Jehová: Hemos oído voz de temblor: espanto, y no paz… Hanse tornado pálidos todos los rostros. ¡Ah, cuán grande es aquel día! tanto, que no hay otro semejante a él: tiempo de angustia para Jacob; mas de ella será librado’. (Jer. 30:5-7).”

Y en la página 677 leemos: “Aun cuando los hijos de Dios se ven rodeados de enemigos que tratan de destruirlos, la angustia que sufren no procede del temor de ser perseguidos a causa de la verdad; lo que temen es no haberse arrepentido de cada pecado y que debido a alguna falta por ellos cometida no puedan ver realizada en ellos la promesa del Salvador: ‘Yo también te guardaré de la hora de prueba que ha de venir sobre todo el mundo’. (Apoc. 3:10, V.M.) Si pudiesen tener la seguridad del perdón, no retrocederían ante las torturas ni la muerte; pero si fuesen reconocidos indignos de perdón y hubiesen de perder la vida a causa de sus propios defectos de carácter, entonces el santo nombre de Dios sería vituperado.”

El pueblo de Dios sufrirá angustia. Tendrán sed de descanso y paz. Dios sabe que deben atravesar el tiempo de angustia solos para que dependan completamente de Él y les dé el poder de la santidad y la victoria sobre el enemigo en todo momento.

Dios liberó a su siervo Sansón, y liberará a sus almas fieles en el tiempo del fin.
Versículo 19:” Entonces abrió Dios la cuenca que hay en Lehi; y salió de allí agua, y él bebió, y recobró su espíritu, y se reanimó. Por esto llamó el nombre de aquel lugar, En-hacore, el cual está en Lehi, hasta hoy.”

Dios lo hizo un lugar de justicia que se llamó Lehi (lugar de la mandíbula), donde Sansón derrotó a los enemigos de Dios y para atender a su necesidad. Una fuente de agua salió de ese lugar y Sansón bebió de esa buena agua y revivió. En-hacore significa “el pozo que lloró”. En otras palabras, conmemora el lugar donde clamó al Señor y donde el Señor respondió su oración. En Ramath-lehi él triunfa sobre sus enemigos, pero en En-hacore se muestra necesitado y dependiente.

Amigos, el pueblo de Dios en los últimos días será victorioso y dependiente de Cristo para la victoria triunfal sobre el enemigo.

Finalmente Sansón fue aceptado por Israel, porque Dios estaba manifiestamente con él y no había nada que se pudiera decir en contra de eso. La Biblia dice en el versículo 20 que “Y juzgó a Israel en los días de los filisteos veinte años”.

No conocemos ningún detalle del juicio de Sansón. Aquí resulta adecuado decir que la piedra, que los constructores habían rechazado, se convirtió en la piedra angular. Su gobierno fue sin duda, de acuerdo con el gobierno de los jueces. Es un símbolo apropiado del juicio que el pueblo de Dios hará con Cristo durante 1.000 años cuando sean liberados.

Amigos, las lecciones de la vida de Sansón son muy poderosas. Nos dan una comprensión de cómo Dios usará el mensaje de los tres ángeles de Apocalipsis 14 y el cuarto ángel de Apocalipsis 18, que representa la lluvia tardía de una manera convincente y poderosa para vencer a los enemigos de su pueblo. Él será misericordioso con ellos, pero experimentarán muchas de las cosas que Sansón experimentó en tipo.

Oremos. Padre Santo, estamos muy impresionados por la vida de Sansón. Él es un poderoso prototipo profético de Cristo y especialmente del fin de los tiempos. Su trabajo refleja el nuestro bajo el poder de la lluvia tardía, cuando el último mensaje saldrá con gran poder y fuerza. Por favor envía a Tu Espíritu Santo para que trabaje en nosotros y así podamos ser lo que debemos ser, puros y santos, y recibir ese poder especial que ha de descender sobre todos los verdaderos seguidores de Jesús. Te rogamos que no des la victoria sobre nuestros pecados, que podamos ser llenos de Tu amor y recibir Tu poder. En el nombre de Jesús lo pedimos, amén.