- KEEP the FAITH - https://ktfnews.com/es -

“En lugar del Coronavirus, nos Matará el Hambre”. Se Avecina una Crisis Alimentaria Mundial.

NY Times, por Abdi Latif Dahir: NAIROBI, Kenya – En el mayor barrio bajo de la capital de Kenya, personas desesperadas por comer provocaron una estampida durante una reciente entrega de harina y aceite de cocina, dejando decenas de heridos y dos personas muertas.

En la India, miles de trabajadores hacen cola dos veces al día para obtener pan y verduras fritas para mitigar el hambre.

Y en toda Colombia, los hogares pobres están colgando ropa y banderas rojas de sus ventanas y balcones como señal de que tienen hambre.

“No tenemos dinero y ahora necesitamos sobrevivir”, dijo Pauline Karushi, que perdió su trabajo en un negocio de joyería en Nairobi y vive en dos habitaciones con su hijo y otros cuatro parientes. “Eso significa no comer mucho”.

La pandemia de coronavirus ha llevado el hambre a millones de personas en todo el mundo. Los cierres nacionales y las medidas de distanciamiento social están agotando el trabajo y los ingresos, y es probable que perturben la producción agrícola y las rutas de suministro, dejando a millones de personas preocupadas por la forma en que obtendrán suficiente comida.

El coronavirus a veces ha sido llamado un ecualizador porque ha enfermado tanto a ricos como a pobres, pero cuando se trata de comida, lo común termina. Es la gente pobre, incluyendo grandes segmentos de las naciones más pobres, que ahora pasan hambre y se enfrentan a la perspectiva de morir de hambre.

“El coronavirus ha sido todo menos un gran igualador”, dijo Asha Jaffar, una voluntaria que llevó alimentos a las familias del barrio marginal de Kibera en Nairobi después de la estampida fatal. “Ha sido el gran revelador, corriendo la cortina de la división de clases y exponiendo lo profundamente desigual que es este país”.

Ya 135 millones de personas se habían enfrentado a una aguda escasez de alimentos, pero ahora con la pandemia, 130 millones más podrían pasar hambre en 2020, dijo Arif Husain, economista jefe del Programa Mundial de Alimentos, una agencia de las Naciones Unidas. En total, se estima que 265 millones de personas podrían estar al borde de la inanición a finales de año.

“Nunca habíamos visto nada como esto antes”, dijo el Sr. Husain. “No era un cuadro bonito para empezar, pero esto lo convierte en un territorio sin precedentes e inexplorado”.

El mundo ha experimentado graves crisis de hambre anteriormente, pero fueron regionales y causadas por uno u otro factor: clima extremo, recesiones económicas, guerras o inestabilidad política.

Según los expertos, esta crisis de hambre es mundial y está causada por una multitud de factores vinculados a la pandemia de coronavirus y la consiguiente interrupción del orden económico: la repentina pérdida de ingresos de incontables millones de personas que ya vivían de forma precaria; el colapso de los precios del petróleo; la escasez generalizada de divisas debido a que el turismo se está agotando; la falta de ingresos de los trabajadores en el extranjero para enviarlos a sus hogares; y problemas continuos como el cambio climático, la violencia, los desplazamientos de población y los desastres humanitarios.

Ya, desde Honduras hasta Sudáfrica y la India, han estallado protestas y saqueos en medio de la frustración de los cierres y la preocupación por el hambre. Con el cierre de las escuelas, más de 368 millones de niños han perdido las comidas y los refrigerios nutritivos que normalmente reciben en la escuela.

Todavía no hay escasez de alimentos en todo el mundo, ni una hambruna masiva a causa de la pandemia. Pero los problemas logísticos en la plantación, cosecha y transporte de alimentos dejarán expuestos a los países pobres en los próximos meses, especialmente a aquellos que dependen de las importaciones, dijo Johan Swinnen, director general del Instituto Internacional de Investigación de Políticas Alimentarias en Washington.

Mientras que el sistema de distribución y venta de alimentos en las naciones ricas está organizado y automatizado, dijo, los sistemas en los países en desarrollo son “intensivos en mano de obra”, haciendo “estas cadenas de suministro mucho más vulnerables a las regulaciones de distanciamiento social y de Covid-19”.

Sin embargo, aunque no se produzca un aumento importante de los precios de los alimentos, es probable que la situación de la seguridad alimentaria de los pobres se deteriore considerablemente en todo el mundo. Esto es especialmente cierto en el caso de economías como la de Sudán y Zimbabwe, que estaban en dificultades antes del brote, o las de Irán, que han utilizado cada vez más los ingresos procedentes del petróleo para financiar bienes fundamentales como los alimentos y las medicinas.

En Venezuela, la pandemia podría asestar un golpe devastador a los millones de personas que ya viven en el mayor colapso económico del mundo fuera de los tiempos de guerra.

En el extenso barrio de Petare, en las afueras de la capital, Caracas, un cierre nacional ha dejado a Freddy Bastardo y a otros cinco miembros de su familia sin trabajo. Sus raciones suministradas por el gobierno, que habían llegado sólo una vez cada dos meses antes de la crisis, se han agotado hace tiempo.

“Ya estamos pensando en vender cosas que no usamos en la casa para poder comer”, dijo el Sr. Bastardo, de 25 años, un guardia de seguridad. “Tengo vecinos que no tienen comida, y me preocupa que si empiezan las protestas, no podamos salir de aquí.”

La incertidumbre sobre los alimentos también está aumentando en la India, donde los trabajadores jornaleros con poca o ninguna red de seguridad social se enfrentan a un futuro en el que el hambre es una amenaza más inmediata que el virus.

Se estima que, a medida que los salarios se han ido agotando, medio millón de personas han abandonado las ciudades para volver a casa caminando, lo que ha provocado la “mayor migración masiva de la nación desde la independencia”, dijo Amitabh Behar, el director ejecutivo de Oxfam India.

En una tarde reciente, cientos de trabajadores migrantes, que han quedado atrapados en Nueva Delhi después de que se impusiera un bloqueo en marzo con poca antelación, se sentaron bajo la sombra de un puente esperando que llegara la comida. El gobierno de Delhi ha instalado comedores de beneficencia, pero trabajadores como Nihal Singh pasan hambre, ya que las multitudes en estos centros han aumentado en los últimos días.

“En lugar de un coronavirus, nos matará el hambre “, dijo el Sr. Singh, que esperaba comer su primera comida en un día. Los migrantes que esperan en las filas de comida han luchado entre sí por un plato de arroz y lentejas. El Sr. Singh dijo que se avergonzaba de mendigar comida pero que no tenía otra opción.

“El encierro ha pisoteado nuestra dignidad”, dijo.

Los refugiados y las personas que viven en zonas de conflicto son los más afectados.

Los toques de queda y las restricciones a la circulación ya están devastando los magros ingresos de las personas desplazadas en Uganda y Etiopía, la entrega de semillas y aperos agrícolas en el Sudán meridional y la distribución de ayuda alimentaria en la República Centroafricana. Las medidas de contención en el Níger, que acoge a casi 60.000 refugiados que huyen del conflicto en Malí, han provocado un aumento de los precios de los alimentos, según el Comité Internacional de Rescate.

Los efectos de las restricciones “pueden causar más sufrimiento que la propia enfermedad”, dijo Kurt Tjossem, vicepresidente regional para África Oriental del Comité Internacional de Rescate.

Ahmad Bayoush, un obrero de la construcción que fue desplazado a la provincia de Idlib, en el norte de Siria, dijo que él y muchos otros se habían inscrito para recibir alimentos de los grupos de ayuda, pero que aún no habían llegado.

“Esperamos una verdadera hambruna si continúa así en el norte”, dijo.

La pandemia también está frenando los esfuerzos para hacer frente a la histórica plaga de langostas que ha estado asolando el Este y el Cuerno de África. El brote es el peor que se ha producido en la región en décadas y llega poco después de un año marcado por sequías e inundaciones extremas. Pero la llegada de miles de millones de nuevas nubes de langostas podría agravar aún más la inseguridad alimentaria, dijo Cyril Ferrand, jefe del equipo de resistencia de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación en África oriental.

Las prohibiciones de viajar y los cierres de aeropuertos, dijo el Sr. Ferrand, están interrumpiendo el suministro de plaguicidas que podrían ayudar a limitar la población de langostas y salvar los pastizales y los cultivos.

Dado que muchos pasan hambre, en varios países existe la preocupación de que la escasez de alimentos dé lugar a la discordia social. En Colombia, los residentes del estado costero de La Guajira han comenzado a bloquear las carreteras para llamar la atención sobre su necesidad de alimentos. En Sudáfrica, los alborotadores han irrumpido en los quioscos de comida de los barrios y se han enfrentado a la policía.

E incluso las donaciones de alimentos de caridad pueden exponer a la gente al virus cuando aparecen multitudes, como ocurrió en el barrio de chabolas de Kibera en Nairobi a principios de este mes.

“La gente se llamaba y venía corriendo”, dijo Valentine Akinyi, que trabaja en la oficina del gobierno del distrito donde se distribuyeron los alimentos. “La gente ha perdido sus trabajos. Eso demuestra lo hambrientos que están”.

Para mitigar el impacto de esta crisis, algunos gobiernos están fijando los precios de los alimentos, entregando alimentos gratis y poniendo en marcha planes para enviar transferencias de dinero a los hogares más pobres.

Sin embargo, las comunidades de todo el mundo también están tomando el asunto en sus propias manos. Algunos están recaudando dinero a través de plataformas de intermediación financiera (crowdfunding), mientras que otros han comenzado programas para comprar comidas para familias necesitadas.

En una tarde reciente, la Sra. Jaffar y un grupo de voluntarios se abrieron paso por Kibera, llevando artículos como azúcar, harina, arroz y compresas sanitarias a docenas de familias. La Sra. Jaffar, que es oriunda de la zona, dijo que inició la colecta de alimentos después de escuchar tantas historias de familias que dijeron que ellos y sus hijos se iban a dormir con hambre.

La colecta de alimentos ha llegado hasta ahora a 500 familias. Pero con todas las llamadas de ayuda que está recibiendo, dijo, “eso es una gota en el océano”.

Conexión Profética:

“y habrá grandes terremotos, y en diferentes lugares hambres y pestilencias; y habrá terror y grandes señales del cielo.” Lucas 21:11.


Source References