- KEEP the FAITH - https://ktfnews.com/es -

Comunismo vs. Catolicismo en Hong Kong

The Age, por Kirsty Needham: La directora ejecutiva de Hong Kong, Carrie Lam, se enfrentó al público el martes por la noche y se disculpó a solo unos días después de que dos millones de personas marcharon en contra de su proyecto de ley de extradición, muchos de ellos pidiendo su renuncia. Pero el lunes, Lam tomó el consejo de seis líderes religiosos.

La mano dura de la comunista Beijing está siendo observada en Hong Kong, a medida que aumenta la especulación sobre si Lam renunciará como líder. Pero otro factor importante en la política de Hong Kong, comenzando por la oficina del director ejecutivo, las calles y hasta el movimiento del poder popular, es el cristianismo.

Lam se negó a convertirse en miembro del Partido Comunista porque requeriría que renunciara a su fe católica.

Sin embargo cuando se reunió con el cardenal católico John Tong el lunes por la noche, el obispo Joseph Ha se quedó fuera de su oficina, rezando con los jóvenes manifestantes que le exigían que renunciara.

“No importa cuánto tiempo se queden, continuaré quedándome con ellos”, dijo el reverendo Ha, de 60 años de edad.

Yat-ming Fung, director de la oficina de Asuntos Sociales Católicos de Hong Kong, dijo que los manifestantes estaban en contacto con los sacerdotes, y cuando las cosas se agitaron demasiado, llamaron a los obispos a la zona de protesta para calmar la situación.

“Estamos tratando de mantener a los jóvenes tranquilos”, dijo Fung, de Melbourne. “No hay razón para que las cosas vuelvan violentas.”

Él dice que Lam es miembro de la parroquia de Wanchai, pero la iglesia católica no promueve ningún candidato político. En cambio exige justicia, lo que significa sufragio universal.

El miércoles, el cardenal Tong y el jefe del reverendo de la Iglesia Cristiana de Hong Kong, Eric So, emitieron una fuerte declaración conjunta diciendo que las iglesias aceptaron las disculpas personales y públicas de Lam “con la admisión de sus propias deficiencias.”

Pero llamaron a Lam a ir más allá y “hacer una declaración pública explícita de que el proyecto de ley ha sido ‘retirado’ para satisfacer la fuerte demanda del público en general”. Dijeron que las iglesias también querían una investigación independiente sobre los enfrentamientos entre la policía y manifestantes el 12 de junio.

La Iglesia Católica se opone a la ley de extradición porque pondría en peligro a los misioneros en China, donde la represión de los grupos religiosos ha empeorado bajo el presidente Xi Jinping.

“¿Qué pasa si un individuo en particular es acusado de comercio ilegal: vender Biblias?” dice Fung, quien marchó el domingo.

El también cantó. “Canta Aleluya al Señor” se ha convertido en el himno del movimiento.

El abogado australiano Antony Dapiran dice que los manifestantes creen que las canciones religiosas los protegerían del enjuiciamiento, porque las reuniones religiosas están exentas bajo las leyes de orden público de Hong Kong.

La noche antes de que la policía disparara gases lacrimógenos para dispersar a los manifestantes el 12 de junio, un grupo de la iglesia comenzó a cantar “Canta Aleluya al Señor” en una pasarela con vista al Consejo Legislativo. No se detuvieron hasta que el gas los obligó a salir.

El profesor Jean-Pierre Cabestan de la Universidad Bautista de Hong Kong dice que el cristianismo, particularmente el catolicismo y el metodismo, son una fuerte influencia en el activismo político de Hong Kong.

El fundador del movimiento Umbrella Joshua Wong asistió a una escuela metodista.

“Hong Kong es una ciudad religiosa. Todas las mejores escuelas son católicas. Lam fue a una escuela dirigida por monjas”, dice Cabestan. “Muchos chinos huyeron del comunismo porque eran cristianos.”
El primer movimiento de protesta por la democracia en masa, Occupy Central, se lanzó en la Iglesia de la Unión de Kowloon en 2013.

El único fundador de Occupy que escapó de la prisión en abril, el reverendo Chu Yiu-ming, de 75 años, recibió clemencia por su historial de servicio público. El pastor bautista marchó nuevamente el domingo.

Kenneth Chan, un ex miembro del Consejo Legislativo para el Partido Cívico, dijo que muchos activistas de la democracia como él son católicos laicos que sienten una fuerte preocupación por proteger la libertad de expresión y la libertad religiosa de Hong Kong.

“No es solo el clero. Hay líderes individuales sinceros como el cardenal retirado Joseph Zen que son líderes morales, y muchos católicos laicos responden.”

El martes, Lam realizó una conferencia de prensa para disculparse personalmente con el público, pero se negó a retirar el proyecto de ley de extradición o renunciar. Un día antes, el comisionado de policía Stephen Lo había tratado de calmar la ira pública diciendo que solo cinco manifestantes habían cometido actos de disturbios el 12 de junio y que la mayoría de los jóvenes no deberían temer el enjuiciamiento. Lam dijo que su posición era la misma.

Pero los grupos de derechos humanos dijeron que si solo cinco personas eran violentas, el uso policial de 150 rondas de gas lacrimógeno y balas de goma era desproporcionado.

Chan dijo que el gobierno de Lam ya no podía gobernar: “La gente está enojada por su arrogancia y no está dispuesta a escuchar. Debería hacer lo honorable y simplemente irse, pero puede que no sea fácil. Pekín tal vez no la deje ir.”

Cabestan dice que fue “demasiado tarde” el lunes para que Lam se comunique con la iglesia. Ella debería haber traído a la comunidad de [su] lado antes.

Dijo que el cargo de director ejecutivo era una “tarea imposible: responder a Beijing y al mismo tiempo ser responsable ante el pueblo de Hong Kong”. Ningún director ejecutivo desde la entrega británica ha gobernado un mandato completo.

“Está en modo de control de daños. Es difícil de predecir pero puede verse obligada a renunciar pronto o puede sobrevivir porque ¿cuáles son las alternativas?”

Nuestro Comentario:
La Iglesia Católica está jugando a la política para ganar influencia en Beijing. ¿Quién crees que ganará?

Conexión Profética:
“Vino entonces uno de los siete ángeles que tenían las siete copas, y habló conmigo diciéndome: Ven acá, y te mostraré la sentencia contra la gran ramera, la que está sentada sobre muchas aguas; con la cual han fornicado los reyes de la tierra, y los moradores de la tierra se han embriagado con el vino de su fornicación.” Apocalipsis 17:1-2.


Source References