- KEEP the FAITH - https://ktfnews.com/es -

China Ordena a Hospitales que Aborten y Maten a Recién Nacidos de Minorías Religiosas y Étnicas

The Christian Post, por Leah MarieAnn Klett: El gobierno comunista chino ordenó a los hospitales de Xinjiang que abortaran y mataran a todos los bebés que nacieran en exceso de los límites de planificación familiar establecidos, incluidos los recién nacidos que nacieran después de haber sido llevados a término, o que se enfrentaran a fuertes multas, según un nuevo informe.

Hasiyet Abdulla, un obstetra que trabajó durante 15 años en varios hospitales de la Región Autónoma Uigur del noroeste de China, dijo a Radio Free Asia que las maternidades aplicaron estrictas políticas de planificación familiar destinadas a restringir a los uigures y otras minorías étnicas a tres hijos.

“Cada hospital tenía una unidad de planificación familiar que se encargaba de la aplicación -quién tenía cuántos hijos, cuándo los había dado a luz- y realizaba un seguimiento de todo ello”, dijo.

“Las normas eran muy estrictas: tenía que haber tres o cuatro años entre los niños. Había bebés que nacían a los nueve meses que matábamos después de inducir el parto. Lo hacían en las salas de maternidad, porque esas eran las órdenes”.

Abdulla dijo a RFA que los bebés eran abortados incluso si sus madres tenían “ocho y nueve meses de embarazo”, añadiendo que en algunos casos, el personal médico “incluso mataba a los bebés después de nacer”.

Los bebés que habían nacido en el hospital fuera de los límites de la planificación familiar tampoco eran seguros, dijo, añadiendo que los médicos “los mataban y se deshacían del cuerpo”.

“No le darían el bebé a los padres, los matan cuando nacen”, dijo.

“Es una orden que ha sido dada desde arriba, es una orden que ha sido impresa y distribuida en documentos oficiales. Los hospitales son multados si no la cumplen, así que por supuesto que la cumplen”.

Informes anteriores han revelado cómo el Partido Comunista Chino ha esterilizado a la fuerza, abortado y tomado otras medidas para reducir las tasas de natalidad en Xinjiang.

Un estudio realizado en junio por Adrian Zenz, académico y cronista de las atrocidades de Beijing en Xinjiang, documentó cómo los funcionarios del PCCh impusieron multas a las mujeres uigures que tenían tres o más hijos y obligaron a las mujeres a someterse a pruebas de embarazo obligatorias, a la implantación de dispositivos intrauterinos o a la cirugía de esterilización.

Calcula, sobre la base de la información de los sitios web públicos chinos, que el crecimiento demográfico ha disminuido en un 90% entre 2014 y 2019, y señala que, a pesar de la persistencia de la política de un solo hijo durante 40 años en la China continental, la tasa de crecimiento demográfico de los uigures es inferior a la media nacional.

En el condado de Guma (Pishan) y la ciudad de Hotan, los médicos realizaron esterilizaciones 143 veces superiores a la media nacional, según Zenz. Antes de un “dramático aumento” de esterilizaciones en 2016 que ha continuado hasta el presente, las tasas de natalidad uigures eran típicamente más altas que la media nacional y las esterilizaciones mucho más bajas.

Una mujer uigur llamada Bumeryem, del municipio de Toquzaq en el condado de Kashgar Kona Sheher (Shufu), que huyó de la región hacia Turquía en 2016, dijo a RFA que en 2004 se vio obligada a abortar mientras estaba embarazada de su cuarto hijo hacia la mitad de su segundo trimestre.

“[Los cuadros de planificación familiar] me dijeron que tenía que abortar porque el embarazo era el cuarto, y me pusieron una inyección en el ombligo – yo misma pagué 200 yuan (29 dólares estadounidenses) [por el procedimiento]”, dijo.

“[Los cuadros] me llevaron [al hospital] y me hicieron el aborto a los cinco meses”, dijo.

“Era un niño. Podíamos averiguar [el sexo] a los cinco meses. … Si mi bebé que fue abortado estuviera vivo hoy, tendría 15 años”.

Bumeryem dijo a RFA que se recuperó en una habitación con otras mujeres cuyos bebés habían sido abortados a los siete y ocho meses, así como a término.

“Había mujeres allí en situaciones aún peores que la mía”, dijo. “Me acosté en mi cama y lloré”.

El informe de la RFA se produce cuando China ha enfrentado una creciente crítica internacional por su tratamiento de los uigures y otras minorías en el oeste de China.

Se estima que entre 1 millón y 3 millones de musulmanes uigures y otros grupos minoritarios en el oeste de China han sido sometidos a campos de concentración en Xinjiang.

Un informe reciente documentó cómo la minoría religiosa ha sido objeto de masacres, campos de concentración masivo, torturas, extracción de órganos y desapariciones, además del control de la natalidad y la esterilización forzadas. En el informe también se destaca el traslado forzoso de niños de sus familias a orfanatos o internados del Estado chino.

En junio, la Comisión de Libertad Religiosa Internacional de los Estados Unidos sostuvo que la esterilización forzosa de los musulmanes uigures es “prueba de genocidio”.

“Es evidente a partir de los propios datos del gobierno chino que las políticas del Partido Comunista están claramente diseñadas para prevenir el crecimiento de la población de los uigures, kazakos y otros pueblos musulmanes turcos”, dijo la comisionada de USCIRF, Nury Turkel, en una declaración.

“Instamos al Departamento de Estado a que investigue si el intento deliberado y sistemático de las autoridades chinas de reducir genéticamente la población turco-musulmana en Xinjiang se ajusta a la definición legal de genocidio contemplada en la Convención sobre el Genocidio”.

En una declaración a Fox News, Morgan Ortagus dijo que el Departamento de Estado de EE.UU. está “extremadamente preocupado por los informes de abortos forzados y esterilización en Xinjiang”.

“Estos informes son consistentes con un abrumador y creciente conjunto de información que expone la campaña de represión brutal del Partido Comunista Chino contra los uigures, los kazakos étnicos, los kirguises y otras minorías musulmanas en Xinjiang”. Reiteramos nuestro llamado al gobierno de la República Popular China para que invierta su curso represivo en Xinjiang, libere a todos los detenidos arbitrariamente y ponga fin a sus políticas draconianas y brutales para adoctrinar e intimidar por la fuerza a sus propios ciudadanos”.

Nuestro comentario:
El racismo y la persecución legal son un tema común en China. El pueblo de Dios puede sufrir este tipo de persecución algún día.

Conexión Profética:
“mas los malos hombres y los engañadores irán de mal en peor, engañando y siendo engañados.” 2ª Timoteo 3:13.


Source References