- KEEP the FAITH - https://ktfnews.com/es -

La Coalición Cristiana de Bolsonaro Sigue Siendo Precaria

Foreign Policy: Una alianza de conservadores católicos y evangélicos ayudó a llegar al poder al nuevo presidente de Brasil. Pero su continuo apoyo está lejos de ser seguro…

Después de 13 años de gobierno del partido de los Trabajadores de centro-izquierda (conocido por su acrónimo en portugués PT), que culminó en 2016 con escándalos de corrupción, recesión y altos índices de criminalidad, el resentimiento contra el partido sigue siendo un sentimiento común. Feliciano es uno de los millones de antiguos partidarios del PT que lograron la victoria de Bolsonaro.

Bolsonaro, es un católico que trabajó arduamente para atraer a estos votantes especialmente a los evangélicos. Hace dos años, fue bautizado en el río Jordán durante una visita a Israel, y en la campaña, llenó sus discursos con retórica religiosa e hizo docenas de videos destinados a atraer a los cristianos religiosos, incluidas múltiples apariciones del popular pastor Silas Malafaia, miembro de las Asambleas de Dios…

Para asegurar su victoria, Bolsonaro se apoyó en un movimiento a largo plazo con raíces mucho más profundas que las de su campaña, para establecer en Brasil una derecha religiosa de estilo estadounidense.

Pero su alianza cristiana unida es un rebaño inconstante: su apoyo entre los evangélicos se redujo en los últimos días de la campaña, en parte debido al activismo popular de los cristianos progresistas, y los congresistas evangélicos se enojaron en las últimas semanas cuando eligió a un ministro de educación sin consultarles. La popularidad de Bolsonaro después de su transición de un candidato anti-establishment a un presidente en funciones, revelará la medida en que la derecha cristiana del país se ha convertido en una verdadera base política, en lugar de un bloque de votación transitorio. Hasta ahora, muchos de los fieles cristianos de Brasil parecen ver su voto por Bolsonaro más como una apuesta que un cheque en blanco.

En las últimas décadas, Brasil ha experimentado un dramático cambio demográfico religioso. En 1970 el país era 92 por ciento católico. Hoy en día, aunque sigue siendo el hogar de la población católica más grande del mundo, alrededor del 30 por ciento de la población de 16 años y más grandes se identificada como evangélica, según la organización de encuestas Datafolha. Obispos evangélicos populares a nivel nacional como Robson Rodovalho y Edir Macedo, el propietario de lo que se ha clasificado en los últimos meses como la segunda red de televisión más vista de Brasil, dicen que apuntan al poder político evangélico.

El éxito de la campaña “Brasil antes de todo, y Dios sobre todo” de Bolsonaro se sostiene en el contexto de su trabajo político. Datafolha encontró cerca de la segunda vuelta presidencial de octubre de 2018 que los católicos (alrededor del 55 por ciento de los votantes brasileños) planeaban dividir sus votos casi en partes iguales entre la izquierda y la extrema derecha, con alrededor del 5 por ciento de los católicos moviéndose desde la segunda vuelta de 2014, mientras que los evangélicos apoyan a el candidato de la derecha subió de alrededor del 50 por ciento en 2014 a alrededor del 70 por ciento.

El rol de los evangélicos en la política brasileña ha cambiado drásticamente desde 2002, cuando el apoyo de los líderes evangélicos ayudó a que Luiz Inácio Lula da Silva del PT que asumiera el cargo. Para el 2010, un grupo vocal de esos líderes había comenzado a despegarse abandonando un discurso sobre la desigualdad en favor de las guerras culturales y abrazando ideas como la afirmación de que la izquierda quiere enseñar a los jóvenes a ser homosexuales (como afirmaba Bolsonaro durante su campaña).

Nuestro Comentario:

Los evangélicos en Brasil quieren poder político. Políticas similares a las de Trump en Brasil probablemente reforzarán el poder de las iglesias y organizaciones religiosas en la política brasileña, lo que llevará al control religioso del gobierno y como consecuencia las leyes de culto religioso.

Conexión Profética:

“…pues las demás naciones seguirán el ejemplo de los Estados Unidos. Si bien estos encabezarán el movimiento, la misma crisis sobrevendrá a nuestro pueblo en todas partes del mundo.” Testimonios para la Iglesia, vol. 6, pág. 395.


Source References