- KEEP the FAITH - https://ktfnews.com/es -

El Ánimo Anti-religión Detrás del Derrumbe de Estatuas

CNS News, por Bill Donohue: El aplastamiento de estatuas religiosas está de moda. Mientras que la magnitud del vandalismo es nueva, las fuerzas ideológicas que lo desataron comenzaron hace una generación.

Si hay una fecha que marca el comienzo de esta cruzada, es el 15 de enero de 1987. Ese fue el día en que el reverendo Jesse Jackson marchó con cientos de manifestantes en el campus de la Universidad de Stanford gritando, “Hey, hey, ho, ho, Western Civ tiene que irse”. Estaban protestando por un programa de humanidades conocido como “Cultura Occidental”. Los manifestantes insistieron en que debía ser archivado, alegando que carecía de “diversidad”.

El asalto multicultural a la civilización occidental sólo ha empeorado. El Papa Benedicto XVI señaló que esta politización de la educación superior ha llevado a “un peculiar auto-odio occidental que es nada menos que patológico”. Ahora está en pleno apogeo, y los resultados están en la calle.

Es imposible atacar la civilización occidental sin atacar su herencia judeo-cristiana. La izquierda lo sabe y es este odio el que anima su activismo. La multitud ha estado muy ocupada últimamente.

Shaun King quiere que se retiren todas las estatuas de Jesús y María. Aunque este activista negro no enseña en la Escuela de Leyes de Harvard… …se le ha concedido espacio de oficina allí para promover su agenda. Jesús “y su madre europea”, como le gusta decir, representan “una forma burda de supremacía blanca”. Irónicamente, el certificado de nacimiento de King identifica a su padre como blanco, un hecho que no ha caído bien con sus amigos de mente abierta en Black Lives Matter.

A los manifestantes de St. Louis no les gusta el homónimo de la ciudad y quieren que se lo quiten (¡Imaginen si vivieran en Corpus Christi!). Se encontraron esvásticas y garabatos anticatólicos en las tumbas de varios frailes dominicos; sus lápidas se encuentran en el campus del Providence College. Las estatuas de San Junípero Serra, que defendió los derechos de los indios, han sido derribadas tanto en Los Ángeles como en San Francisco. La mafia también va tras los no católicos.

Salinas, California, ordena que una iglesia evangélica venda su propiedad, argumentando que no encaja con el nuevo aspecto de la ciudad. Una fuente conmemorativa en Santa Rosa dedicada a los sobrevivientes del Holocausto fue parcialmente destruida hace unas semanas. Una estatua de Brigham Young fue vandalizada en el campus universitario que lleva el nombre del líder de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. En Montana, un hombre ató una cadena a su camioneta y derribó un monumento a los Diez Mandamientos, dejando lo que quedaba de él en la calle.

La mafia está compuesta por nihilistas. A diferencia de los marxistas de antaño, que tenían un plan para el futuro (por muy defectuoso que fuera), los activistas de hoy sólo las quieren derribar. La mayoría de ellos ya no pueden apoyar seriamente el comunismo (aunque Black Lives Matter todavía lo hace), y no pueden señalar a la civilización oriental como digna de emulación. Al no tener ninguna ideología o modelo cultural que ofrecer, se conforman con destruir nuestra herencia judeocristiana.

Nada de esto es inevitable. Ocurre porque, con pocas excepciones, nuestras débiles elites capitulan ante sus demandas en todo el país. No se equivoquen, se enfrentarían a los supremacistas blancos (que deberían), pero no se enfrentarán a estos anarquistas de izquierda. Muchos de los que toman decisiones son simplemente cobardes, pero no todos: algunos están literalmente animando a los nihilistas.

En una sociedad libre, si la gente no se vigila a sí misma, la policía lo hará por ellos. Y si la policía está debilitada, el resultado es el dominio de la turba. Realmente no hay demasiadas opciones.

Conexión Profética:
“Entonces os entregarán a tribulación, y os matarán, y seréis aborrecidos de todas las gentes por causa de mi nombre.” Mateo 24:9.


Source References