- KEEP the FAITH - https://ktfnews.com/es -

60 Años Después de JFK, Biden como Segundo Presidente Católico Ofrece una Renovación del Papel Político de la Iglesia

The Conversation, por Steven P. Millies: En campaña para convertirse en el primer presidente católico de los Estados Unidos en 1960, el Senador John F. Kennedy dijo a una audiencia de ministros protestantes cautelosos que “si llegara el momento… en que mi cargo me exigiera violar mi conciencia o violar el interés nacional, entonces renunciaría al cargo”.

Sesenta años después, Joe Biden se ha convertido en el segundo católico romano en ganar la Casa Blanca, y algunos prominentes católicos y obispos parecen creer ahora que la única manera en que un católico debería ocupar un cargo es anteponiendo la conciencia a lo que la ley dice sobre temas de guerra cultural como el aborto. Cinco décadas de políticas sobre el aborto han cobrado un precio.

La Iglesia Católica Romana es más diversa y está más dividida que hace 60 años. Los católicos americanos acaban de pasar por una temporada electoral que trajo acusaciones de “católico sólo de nombre” contra los demócratas católicos como Biden y un amargo debate sobre la mejor manera de que un “buen católico” vote.

Habiendo observado y escrito sobre los católicos y la política americana durante 30 años, creo que este momento proporciona una oportunidad para promover la diversidad de la enseñanza social católica en lugar de verla a través de la preeminente y singular lente del aborto. En Joe Biden, los estadounidenses tienen un presidente que aparentemente ve la política a través de su fe católica, pero de una manera menos divisiva. Los católicos estadounidenses tienen la oportunidad de seguir este ejemplo en un nuevo compromiso con la política estadounidense.

“No tengan miedo”

Durante cinco décadas, los católicos conservadores y los líderes republicanos de EE.UU. han tratado de ganar a los votantes católicos para una agenda que sirva a los intereses de los republicanos, especialmente en lo que respecta al aborto.

A pesar de estas aperturas en nuestra política nacional, esa agenda nunca ha encontrado realmente ningún éxito a nivel federal. Roe vs. Wade es la ley hoy tanto como lo era en 1973.

La Iglesia Católica de hoy es muy diferente a la que pertenecía JFK. La iglesia es más diversa, pero también se está reduciendo rápidamente. Y cada vez más, la Iglesia Católica es un cuerpo en guerra consigo mismo. Biden es un tipo diferente de católico para este momento.

Biden ha llevado su catolicismo en la manga a lo largo de su carrera, pero especialmente durante esta campaña. En septiembre, citó al Papa Juan Pablo II cuando llamó a los estadounidenses a “no tener miedo”. Y citando un conocido himno católico en su primer discurso como presidente electo, Biden ha enviado fuertes señales de que ve su fe como una forma de curar y liderar.

De FDR al Papa Francisco

Una semana antes del día de las elecciones, Biden fue a Warm Springs, Georgia, un lugar más conocido por su asociación con Franklin D. Roosevelt, quien regresó muchas veces para recuperarse de una enfermedad antes de morir allí en 1945. En ese sentido, la aparición de Biden señaló una administración que espera una reforma y transformación a nivel del New Deal (nuevo acuerdo). Sin embargo, la inspiración de Biden no se limitó a FDR. Citó extensamente en Warm Springs la más reciente encíclica papal, “Fratelli Tutti”.

Una carta encíclica es una manera autorizada de que los Papas enseñen la doctrina católica, y el Papa Francisco publicó una nueva encíclica en octubre. En parte, “Fratelli Tutti” dice, “La política es algo más noble que las posturas, el marketing y el giro de los medios”.

En general, los pasajes que Biden eligió citar sugieren que puede estar pensando en cómo su propia fe católica debería guiar su enfoque para liderar una nación compuesta por católicos y aún más no católicos.

“Para aquellos que buscan liderar”, dijo Biden, citando al Papa Francisco, “hacemos bien en preguntarnos, ¿por qué estoy haciendo esto? ¿Cuál es mi verdadero objetivo?”

El mensaje de “Fratelli Tutti” se puede resumir en la frase “todos estamos en el mismo barco”.

Más allá del aborto

Las enseñanzas sociales de la Iglesia Católica ofrecen un lugar para empezar a elaborar una agenda política que podría disfrutar de un amplio apoyo entre los demócratas, mientras que también se amplía el compromiso político católico de una manera que va más allá de la cuestión del aborto.

Por ejemplo, en “Fratelli Tutti” el Papa Francisco describió cómo los católicos creen en una distribución justa de la riqueza. Cita a Juan Pablo II, quien dijo, “Dios dio la Tierra a toda la raza humana para el sustento de todos sus miembros, sin excluir o favorecer a nadie”.

“Fratelli Tutti” llamó a la “defensa del medio ambiente”, a la atención del desempleo y a la creación de trabajos que ayuden a la gente a “ganarse la vida con su propio esfuerzo y creatividad”. El Papa Francisco dijo que espera que la sociedad pueda aprender de la pandemia y revertir el “desmantelamiento” de los sistemas de salud.

Mientras tanto, la Iglesia Católica condena el racismo en los mismos términos que condena el aborto – es un mal intrínseco. El Papa Francisco no nombra la violencia policial en “Fratelli Tutti”, pero habla apasionadamente por la justicia racial, y hace un llamado a la “solidaridad” contra “las nuevas formas de violencia que amenazan la formación de la sociedad”.

Cientos de miles de jóvenes se manifestaron en las calles de EE.UU. durante el verano pasado. Católicos o no, comparten estos valores con el Papa Francis y Joe Biden.

Falso dilema

Ese acuerdo tiene potencial para un nuevo tipo de momento en el Partido Demócrata, en la Iglesia Católica y en los Estados Unidos.

Además del Presidente electo Biden, hay otros líderes en ascenso en el Partido Demócrata que son católicos – como Julián Castro, Ted Lieu y Alexandria Ocasio-Cortez. El liderazgo que convoca a los estadounidenses a reconocer “todos estamos en el mismo barco” podría sanar las divisiones al unir las voces sobre una agenda que los católicos y los no católicos pueden abrazar.

Los católicos han sido prominentes en la política americana durante casi un siglo. Desde que el aborto llegó a dominar nuestra política en la década de 1970, la elección entre la conciencia católica y el servicio público se ha enmarcado como una calle de un solo sentido hacia un solo destino.

Hay una gran diversidad dentro del catolicismo. La administración Biden ofrece la oportunidad de desatar esa diversidad tanto como una expresión de fe como abrazando a todos los estadounidenses, católicos o no.

Nuestro comentario:
Asumiendo que Biden sea confirmado como Presidente, la alineación entre Biden, el catolicismo y el socialismo, le da a la Iglesia Católica nuevas oportunidades para influenciar a Estados Unidos a alejarse de su constitución, la cual odia.

Conexión Profética:
“Cuando el protestantismo extienda la mano a través del abismo para asir la mano del poder romano, cuando se incline por encima del abismo para darse la mano con el espiritismo, cuando, bajo la influencia de esta triple unión, nuestro país repudie todo principio de su constitución como gobierno protestante y republicano, y haga provisión para la propagación de las mentiras y seducciones papales, entonces sabremos que ha llegado el tiempo en que se verá la asombrosa obra de Satanás, y que el fin está cerca.” Testimonios para la Iglesia, vol. 5, pág. 426.


Source References